el equipo blanco pierde el liderato

El castigo Zidane en el Real Madrid o por qué el 'plan B' es un desastre

Primera derrota del Real Madrid en la Liga. Zidane apostó por los menos habituales y el planteamiento resultó un desastre: Isco y James fuera de sitio. Vinicius sin gol y Jovic no aparece

Foto: Isco, titular este sábado, conduce la pelota durante un instante del partido. (EFE)
Isco, titular este sábado, conduce la pelota durante un instante del partido. (EFE)

Zinedine Zidane se deja el liderato en la isla. La primera derrota del Real Madrid en la Liga llega con el 'plan B' en Mallorca (1-0). Zidane tuvo una mala noche. Un planteamiento que resultó inoperante. Desastroso. ZZ tiene la idea de que para ganar una Liga se tiene que contar con todos los jugadores y apostar siempre por los que están más frescos. En Mallorca quiso un once renovado de piernas y cabeza. Entre las lesiones y algunas rotaciones se decidió por darle la titularidad a los Odriozola, Militao, Isco, James, Vinicius y Jovic. Ninguno estuvo con sus selecciones en el parón de competición y eso le hizo pensar que era el día para armar un equipo con el 'plan B'.

La segunda unidad, que resultó determinante en la Liga que ganó el francés, y la amplitud de plantilla (nada despreciable) hacen pensar que cualquiera de estos futbolistas tiene un nivel suficiente para ganar a un equipo recién ascendido como el Mallorca. No funcionó nada. En ninguna de las líneas. Atrás, un coladero. En el centro del campo: ni consistencia ni creación de fútbol. Arriba, sin puntería. El Real Madrid ofreció en la isla una pobre imagen. La de un equipo que vuelve a no ser fiable. Un planteamiento caótico con jugadores fuera de sitio. Un equipo desestructurado. Frágil y sin pegada. Otro día en el que Courtois, de vuelta al once, tampoco pudo tener esa parada salvadora para sostener al equipo.

Odriozola acabó el partido expulsado en Mallorca. (EFE)
Odriozola acabó el partido expulsado en Mallorca. (EFE)

A los jugadores les entraron las dudas desde que aparecieron por el túnel de vestuarios. Salieron al partido sin tener claro qué cometido tenía cada uno. Las aprovechó el Mallorca en la primera transición. Una acción en velocidad de Lago Junior cogió al bloque desordenado y a Odriozola corriendo para atrás. El lateral derecho no cerró ni acabó el partido (expulsado por doble tarjeta amarilla). Odriozola tiene serios problemas cuando le toca defender. Zidane se confió dando descanso a Carvajal (se lo guarda para el decisivo partido contra el Galatasaray en Turquía). El gol le dio seguridad al equipo bermellón y puso de los nervios a los blancos. Sin plan, sin identidad y sin fútbol. La reacción pasó por Vinicius. El brasileño va sobrado de explosividad, descaro y energía. Pero carece de gol. No tiene el don de la puntería. Sus carrerones mueren en el área. Los disparos van a las nubes. En ocasiones se atranca y en otras es impreciso.

La apatía de Jovic

El peor no fue Vinicius. Es horrible ver la apatía que muestra Luka Jovic en un día que le dan la oportunidad en el ataque. Inofensivo. No remató a puerta. No se ofreció, ni tiró desmarques. Ausente de carácter. El Madrid anda falto de delanteros y Jovic no da señales de ser uno de esos arietes que tienen facilidad para hacer goles. No aparece el jugador agresivo y contundente por el que el club se ha gastado 60 millones de euros. Tiene, como cualquier fichaje, que cumplir un periodo de adaptación. Pero también debe mostrar algo más de ganas y raza. Vinicius no se esconde. Lo intenta, quiere hacer daño, se muestra y luego puede errar. Jovic vive al margen del juego y no mezcla, de momento, con Benzema. Hay que dar ese paso adelante que te exige el Real Madrid y Jovic lleva un ritmo lento. Cansino. Desesperante.

La cruz del Real Madrid vuelve a ser la falta de pegada. No estuvo en Mallorca su fichaje estrella: Eden Hazard. El belga tuvo permiso paternal para no viajar y acompañar a su mujer en el nacimiento de su cuarto hijo. Hay quien no puede entender ni comparte que un futbolista se puede pedir el día libre por este motivo. No es el motivo por el que perdió el Madrid en Mallorca, pero cuando tienes de baja a Bale, Modric, Kroos o, incluso, Lucas Vázquez corres más riesgos sin Hazard. En la segunda parte buscó la reacción y la remontada con Rodrygo y Fede Valverde. Llegó tarde. Zidane se durmió en los cambios. El Real Madrid gris se mostró incapaz para romper líneas ante un Mallorca ordenado y trabajador. Las sensaciones no son nada buenas.

El castigo para Zidane tiene que ver con una plantilla desequilibrada. No es algo nuevo decir que el Real Madrid se ha quedado corto de efectivos en el centro del campo. El remiendo que encuentra Zidane es meter en ese 'plan B' a Isco en el mediocentro y James por la derecha. El malagueño y el colombiano alejados del área quedan reducidos en visión de juego, desequilibrio y profundidad. Ni Isco dio salida al balón ni equilibrio. Perdido. James se fundió. Dos jugadores que tenían una oportunidad para reivindicarse fueron víctimas de un planteamiento desastroso. Zidane 'tiró' a los suplentes al césped y perdió el liderato.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios