el entrenador, señalado

El reproche a Zidane por no retener a Ceballos en el Real Madrid

Al madridismo que se le cae la baba viendo las exquisiteces de Ceballos está molesto con Zidane. Pero tiene que preguntarse por qué este jugador no fue indiscutible con Lopetegui y Solari

Foto: Dani Ceballos durante un partido con el Arsenal. (Efe)
Dani Ceballos durante un partido con el Arsenal. (Efe)

A Zinédine Zidane se le señala como el culpable de la salida de Dani Ceballos. Al entrenador, en realidad, se le hace responsable de la marcha de Marcos Llorente, Ceballos, Kovacic, Reguilón, Odegaard, Kubo… La anunciada revolución y los cambios que se esperaban con el regreso de Zidane se quedaron en una purga de futbolistas jóvenes y de mucho talento. Tiene que asumir el entrenador que la afición le pueda echar en cara cada genialidad que vean por televisión de Ceballos, Kubo y Odegaard. Como el ímpetu y el entusiasmo con el que ha empezado la temporada Reguilón en el Sevilla de la mano de Julen Lopetegui.

Es un año duro para Zidane si todo este grupo de futbolistas mantienen una regularidad en el buen juego y su rendimiento es continuo. Si a la par no responden los Marcelo, Modric, Kroos o Isco se le reprochará a Zizou el poco atrevimiento para haber iniciado una revolución con estos chicos que tienen un aire fresco y, según sea el balance de resultados deportivos, no haber tirado a la basura otra temporada. Es un planteamiento ventajista. No deja de ser resultadista. A Zidane le tocó tomar decisiones y una de ellas fue la de no retener a uno de los talentos más brillantes del fútbol español. Dani Ceballos, antes de marcharse al Arsenal, destacó en el Europeo sub-21 que ganó la Selección española de Luis de la Fuente. Generó ilusión y esperanza. Precisamente lo que necesita el Real Madrid en el que conviven las dudas con el desánimo.

Dani Ceballos con la Selección sub-21 que se proclamó campeona de Europa en Italia. (Efe)
Dani Ceballos con la Selección sub-21 que se proclamó campeona de Europa en Italia. (Efe)

Zidane no hizo nada por retener a Ceballos cuando se reunieron para valorar en qué situación quedaba el futbolista en un nuevo proyecto que no estaba definido, pero que podía contar con incorporaciones en el centro del campo. Ni Zidane se esmeró en convencerle para que se quedara ni Ceballos puso de su parte por volver a demostrarle que tenía sitio en la plantilla y podría arrepentirse si le dejaba marchar. No ofreció la resistencia de Bale, James y Mariano. Se puede recriminar a Zidane y a Ceballos su falta de entendimiento por el acuerdo de conveniencia al que llegaron. Ceballos tenía la necesidad, la inquietud, de ser útil. “Quiero jugar cuarenta partidos y ser importante”, es el argumento más repetido por el de Utrera. Zidane no le podía garantizar la titularidad y al club llegaban el interés de diferentes equipos (Milan, Tottenham, Arsenal...). Ceballos tenía más ofertas que Bale, James y Mariano. Florentino Pérez se negó a venderlo.

Choque de intereses

Al madridismo que se le cae la baba viendo las exquisiteces de Dani Ceballos en el Arsenal y la Selección española, le queda el consuelo de que el chico puede regresar la próxima temporada. Está cedido sin opción de compra. Pero ese aficionado molesto con Zidane tiene que preguntarse por qué Ceballos no fue indiscutible con Lopetegui y Solari cuando se hicieron cargo del equipo y veían a un futbolista con un talento individual superior, pero al que le faltaba continuidad en su juego. Zinédine Zidane dio vía libre para que se rodara fuera y en el club no sentó especialmente bien porque se le considera uno de esos futbolistas que generan ilusión. Esto es muy importante para combatir el pesimismo. Se produjo un choque de intereses. Zidane no se podía quedar con todos y asumió seguir con el proceso de formación de Vinicius y Brahim Díaz.

La singularidad de Dani Ceballos está en su inspiración. El pase al espacio a Jordi Alba con el que rompe la línea defensiva rumana en el gol de Paco Alcácer es una de esas genialidades que recuerdan a los grandes como Messi e Iniesta. El talento puro le convierte en uno de esos futbolistas con los que te identificas y disfrutas. Ceballos es un jugador de barrio. Tiene el instinto de la calle y los registros de los niños que se retan en el patio del colegio. Cuando se ilumina, su juego tiene un arte que provoca admiración y con el que es imposible rebatir la belleza. En este nivel se encuentra el futbolista del Real Madrid cedido al Arsenal que vuelve a reabrir el debate del error que cometió el club blanco de dejar salir a un futbolista diferente y produce más irritación cuando la plantilla se ha debilitado en el centro del campo por la ausencia de fichajes.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios