el puesto caliente de españa

El peligro que corre David de Gea en la Selección y cómo paga sus fallos

Asegura el nuevo seleccionador que no tiene un portero fijo y se aferra a lo bueno de la competencia. A no ser que Robert Moreno no tenga claro que David de Gea es el mejor

Foto: David de Gea hace un gesto de calma en un partido con la Selección española. (EFE)
David de Gea hace un gesto de calma en un partido con la Selección española. (EFE)

El asunto de la portería en la Selección española de fútbol no es ninguna broma. Robert Moreno tiene tres guardametas (David de Gea, Kepa Arrizabalaga y Paul López) y decide dejar el puesto abierto con el argumento de que la competencia es buena. Asegura el nuevo seleccionador que no tiene un portero fijo y que se guiará por el criterio de poner en cada momento al que mejor esté. Es una obviedad. Tienen que jugar los mejores y las rachas marcan la titularidad y la suplencia. Pero estamos hablando de un puesto especial. En el que es esencial la estabilidad para el portero y los compañeros que le acompañan en la defensa. La portería de un equipo, pese a que el seleccionador se aferra a que le funcionó la rotación en su época del Barcelona cuando alternaban Ter Stegen y Claudio Bravo, conviene que tenga los roles definidos. A no ser que Robert Moreno no tenga claro que De Gea sea el mejor. Esa es la sensación que transmite y por la que corre peligro el puesto del portero del Manchester United en la Selección.

España retoma los partidos de clasificación para la Eurocopa con las citas frente a Rumanía (este jueves) e Islas Feroe (el domingo), y Robert Moreno ha comunicado a los tres porteros que puede jugar cualquiera. El primero que tiene que preocuparse es David de Gea. Sigue perdiendo puntos para ser el titular. Todavía se le considera uno de los mejores arqueros de España, pero ya no es indiscutible. Está pagando esa inseguridad que transmitió en el Mundial de Rusia, con errores graves como en el partido inaugural contra Portugal y algunos más recientes. El fallo que cometió en el partido de Champions contra el Barcelona en el Camp Nou en un disparo de Messi. Fue calificado de cantada y con él se cebaron las redes sociales. Carnaza para los 'memes'.

Kepa Arrizabalaga atrapa un balón. (EFE)
Kepa Arrizabalaga atrapa un balón. (EFE)

A Luis Enrique le escuchamos decir, cuando cogió la Selección, que De Gea era su portero y que las críticas le iban a hacer más fuerte. Decía el técnico asturiano que estaba contento con su rendimiento. No había más debate que el de la prensa y los aficionados que ponían en duda la seguridad del guardameta del Manchester United. El giro en la situación de De Gea empezó en la Liga de Naciones, hasta que se produjo el bombazo en el último partido de España. Ya con Robert Moreno en el banquillo como provisional y Luis Enrique apartado por la enfermedad de su hija, se decidió que tenía que jugar Kepa contra Suecia. Era el primer test serio en el que el cuerpo técnico defendía la titularidad del portero del Chelsea. “Kepa está de dulce”, es el argumento que explicaban Robert Moreno y sus colaboradores.

La teoría de la fiabilidad

La apuesta por De Gea ha ido decreciendo, a pesar de que sigue entrando en las convocatorias. Esta temporada no juega la Champions, y tanto Kepa como Pau siguen subiendo el nivel. Esto provoca dudas al nuevo seleccionador, que prefiere mantener el puesto de titular abierto y comprobar quién le ofrece mejores garantías. La teoría que circula es que De Gea es un excelente portero cuando está en el Manchester United y resulta menos fiable en la Selección. La presión, el carácter y la personalidad juegan un papel clave, y aquí pueden ver más seguro a Kepa. En condiciones técnicas y físicas, todos están muy parejos.

La portería de la Selección española de fútbol es una cosa seria. No debería ofrecer dudas. A De Gea le está costando demasiados disgustos hacerse con el puesto desde el día en que Vicente del Bosque decidió, en la Eurocopa de 2016 en Francia, que había llegado el momento de dar el relevo a Iker Casillas. Llegó después Julen Lopetegui y reforzó el papel de indiscutible de De Gea. Ya no se puede decir con certeza que Robert Moreno deposite su total confianza en este guardameta. El puesto de portero, en la época dorada de la Selección, ha tenido un único dueño. Luis Aragonés apostó por Casillas en la Eurocopa de 2008 (con Reina y Palop de suplentes). Lo mismo hizo Del Boque en el Mundial de 2010 (con Reina y Víctor Valdés en el banquillo). Casillas también fue el dueño de los palos en la conquista de la Eurocopa de 2012 (con Reina y Valdés en la suplencia). Este puesto hoy está en el aire.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios