La suerte también le acompaña

El viento a favor de Rafa Nadal en el US Open y el partidazo que emocionó a Tiger Woods

El balear se marcó un encuentro de altura ante Cilic, con golpeos imposibles que levantaron al público de sus asientos. Al manacorí no le quedan rivales top10 en su parte del cuadro. El título, posible

Foto: Rafa Nadal celebra uno de sus puntos agónicos contra Cilic en el US Open. (EFE)
Rafa Nadal celebra uno de sus puntos agónicos contra Cilic en el US Open. (EFE)

"Cambié cosas para que el partido estuviese en mi mano", comentó Rafa Nadal en sala de prensa tras su extraordinario encuentro, el mejor de lo que llevamos de torneo, en octavos de final del US Open contra Marin Cilic. No solo eso, a las múltiples versiones que estamos viendo del campeón español estos últimos años, capaz de adaptar su juego a cualquier superficie y rival, al balear también le está acompañando en esta última fase de la temporada un ingrediente carente durante buena parte de su carrera deportiva: la suerte. Rafa se encuentra sano tras un primer tramo del curso complicado, descansado y con un cuadro en este último Grand Slam que cierra el curso muy favorable. Si mantiene la exigencia, tiene el viento a favor.

Y es que la eliminación de Alexander Zverev la pasada noche despeja de tenistas top10 su camino hacia la final, donde teóricamente le esperaría un Roger Federer que no está gozando de las mejores sensaciones. Si todo sigue como hasta ahora y la diosa fortuna se mantiene de su lado, Nadal está ante una ocasión única de recortar las diferencias con el suizo en números de Grand Slam -ahora 18 frente a 20- y abrir distancias con su principal perseguidor, un Novak Djokovic que amenaza el trono de ambos y que tuvo que retirarse del prestigioso torneo americano por fuertes dolores en su hombro. En un duelo tan apretado por la historia de este deporte entre los tres, Nadal tiene ahora la oportunidad de dar un paso al frente importantísimo.

Rafa ya ganó el US Open en una situación parecida en 2017 y este pasado Open de Australia consiguió meterse en la final al sacar tajada del mismo hecho. La diferencia está ahora en su tenis y su nivel de confianza. Probablemente, estamos ante el Rafa más maduro y pletórico que se recuerda en mucho tiempo. Su consagración en Montreal le dio aire. El croata Cilic le obligó a dar lo mejor de sí la pasada madrugada y Rafa respondió con un sinfín de golpes espectaculares, muchos de ellos prácticamente imposibles. Los aficionados, entre ellos, un desatado Tiger Woods, vibraron con la garra y el pundonor del balear. "Es tan especial el apoyo de toda esa increíble multitud. Como dije antes del torneo: siempre tuve una conexión especial con el fanático aquí en Nueva York. Son muy enérgicos, apasionados", explicó el mallorquín. Cilic no pudo hacer más a partir del tercer set porque Rafa no le pasó ni media, apoyado en un gran servicio y un revés fluido. "Estoy sirviendo bien (11 aces), algo que mejoró bastante durante el último año. Pude incrementar la velocidad del segundo saque y eso fue algo que me ayudó mucho”, detalló.

Tiger Woods disfrutó de la victoria del español en las gradas del US Open. (EFE)
Tiger Woods disfrutó de la victoria del español en las gradas del US Open. (EFE)

La importancia del horario

A Nadal le espera ahora el argentino Schwartzman, una de las grandes sensaciones del torneo. El porteño, número 21 de la ATP, se ha enfrentado siete veces al español y nunca ha conseguido ganarle. El el US Open se cruzaron en 2015, en una de las rondas iniciales, y Nadal se impuso relativamente fácil en tres sets. Esta temporada se vieron las caras en el pasado Indian Wells que Rafa tuvo que abandonar por molestias en su rodilla. No obstante, antes de ese fatal desenlace, el balear consiguió deshacerse con facilidad de Schwartzman en dos sets. "No me sorprende que esté aquí en los cuartos de final. De hecho, antes del partido con Zverev mucho lo daban como favorito a Sascha, pero yo siempre lo vi a Schwartzman como el favorito. Realmente, está jugando fantástico”, explicó el numero dos del mundo, que no contempla relajaciones ni cree en la existencia de oponentes fáciles.

El partido entre ambos, que se disputará el miércoles en un horario todavía por definir, tiene su miga en un aspecto que normalmente pasa desapercibido, pero que suele ser fundamental: las horas. Al argentino le viene como anillo al dedo que el duelo se dispute de noche, cuando la bola bota menos y, en teoría, podrá plantarle más cara a Nadal por las características de su juego. Si, por el contrario, la organización decide colocar el encuentro en el turno de día, Schwartzman verá sus opciones seriamente reducidas, pues con el sol la pelota va más arriba y ahí Nadal es un auténtico especialista gracias a su amplia variación de alturas en su golpeo liftado.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios