busca ganar más dinero

La 'bombita' de Varane al Real Madrid y su enfado porque no está valorado

Varane busca mayor reconocimiento en el Madrid y esto es lo mismo que decir que quiere ganar más dinero. No está Florentino para premiar a los jugadores tras una mala temporada

Foto: Raphael Varane disputa un balón contra Malcom en el Camp Nou. (Efe)
Raphael Varane disputa un balón contra Malcom en el Camp Nou. (Efe)

El regreso de Zidane no puede tapar todos los problemas internos en el Real Madrid. Hay futbolistas que están inquietos con su futuro –Keylor Navas, Isco o Bale, son algunos casos– y lo que pasará con ellos cuando finalice la temporada. Y hay otros, como Raphael Varane, que lanzan bombitas parar arreglar su situación personal. Lo que le faltaba a Florentino Pérez después de una mala temporada y que el equipo no esté en la pomada de la Liga. Tras quedar eliminados de la Champions y la final de la Copa del Rey, lo peor es que aparezca un caso como el de Varane. El central francés no desactiva la noticia del diario L’Equipe en la que se asegura que está planteándose salir del Real Madrid. “No tengo ganas de hablar de mi futuro”, es la respuesta de Varane a esta información. Un enfado habitual de un futbolista que reclama un mayor reconocimiento del club y tiene un arreglo: subirle el sueldo –gana 6 millones de euros netos–.

Está Zinedine Zidane tratando de calmar el patio en el Real Madrid y uno de sus chicos tiene una actitud ambigua con su futuro. Al Madrid no le sobra Varane. Lo necesita porque no anda sobrado de centrales. Ha fichado a Eder Miliato por 50 millones de euros y tiene a Sergio Ramos cerca de los 33 años –los cumple el 30 de marzo–, a Nacho –más irregular esta temporada– y Jesús Vallejo –castigado con demasiadas lesiones–. Varane saca la cabeza y deja la sensación de que está presionando al club. En una dirección u otra. Para que le paguen más y le suban el sueldo porque ya tiene status de campeón del mundo o para que le faciliten la salida. Renovó el año pasado, pero lleva ocho años en el Madrid, lo ha ganando todo y reclama otro esfuerzo.

Esta bombita de Varane es inesperada y enreda en la planificación de altas y bajas en el Real Madrid. Puede que abra los ojos al presidente y al entrenador para facilitarle el plan de reconstrucción de la plantilla. Lo que no se permite es otra temporada con jugadores que no están comprometidos. Ya hay un mosqueo con Bale porque no ha aprovechado el vacío que dejó Cristiano Ronaldo. El galés, jugador franquicia por sueldo –15 millones de euros netos– y figura en el ataque, tuvo la oportunidad de ser el líder y acabó en el banquillo con Solari. Decepcionante. Varane debería haber sido otro de los que tendría que haber dado un paso al frente esta temporada y su rendimiento se califica de irregular. Le ha faltado más voz de mando, jerarquía y carácter en determinadas situaciones límites en las que ha sufrido el equipo. Contra el Ajax de Ámsterdam, por poner un ejemplo.

Mal momento para presionar

Las decisiones en el Real Madrid se tienen que tomar con la frialdad y la seguridad de conocer quiénes están con la predisposición de recuperar la ambición por ganar, superarse y quiénes dan síntomas de estar cerrando un ciclo. Desgastados o desmotivados. Varane parece uno de estos últimos. Como Bale. Lo del francés se tendrá que llevar con más cuidado porque algo oculta que en el Madrid desconocen. Alguna oferta tiene que manejar para que se filtre un descontento por su situación en el Madrid cuando en el club aseguran que desde que llegó con 18 años ha sido una apuesta firme. Si está presionando para ganar más dinero ha elegido un mal momento porque Florentino no está para premiar a nadie después de una nefasta temporada y el dinero se tiene que emplear en los fichajes –que saldrán caros–. Si se quiere ir tiene que traer una oferta que ronde los 100 millones de euros. Si está cotizado tiene que dejar dinero en la caja.

Zidane transmite a la plantilla que estén tranquilos y en verano se tomarán las decisiones en cada caso individual. Lo que no se podía imaginar o esperar es que Raphael Varane ya esté tomando las suyas cuando tiene contrato y ha jugado con regularidad en el equipo titular. Pero con la llegada de Zizou no se puede arreglar todo el desaguisado de una mala temporada y unos jugadores que, en muchos casos, han pensado más en sí mismo que en el colectivo. Varane y sus tiranteces son un ejemplo. El francés quiere nuevos desafíos y está pendiente de si le pagan más dinero fuera del Real Madrid. Si acaba saliendo, en el club están obligados a fichar a otro central y ya se han gastado 50 millones en el brasileño del Oporto. La bombita de Varane hace, de momento, poco daño hasta que Zidane se lo eche a la cara y le pida una explicación.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios