ASUMIRÍA UNA FICHA DE cinco MILLONES DE EUROS

Los únicos obstáculos para el fichaje de Morata por el Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid se ha interesado por la situacion de Morata. El delantero no quiere seguir en el Chelsea, porque no es feliz y no juega, y el Sevilla, otro pretendiente, lo ve difícil

Foto: Álvaro Morata, con el Chelsea. (EFE)
Álvaro Morata, con el Chelsea. (EFE)

La desesperación de Álvaro Morata por salir del Chelsea en este mercado de invierno ha provocado que el Atlético de Madrid entre en escena y el futbolista se plantee su salida. Le da igual dónde y cómo, porque lo que necesita y pide es abandonar Londres. No cuenta para el entrenador italiano, Maurizio Sarri, y si no es feliz y no juega tiene decidido marcharse. Juanma López, su representante, lleva unos días de ajetreo extremo, hasta el punto de que primero ha negociado con el Sevilla, otro de los equipos que se han interesado, y ahora abre la puerta al Atlético de Madrid. Simeone necesita un delantero con la baja por lesión de Diego Costa, y la oportunidad de Morata se califica como de excelente. Todo encaja aunque hay dos obstáculos en el camino: los 5 millones de sueldo de Morata que le quedan por cobrar esta temporada (y el límite salarial del Atlético) y que el Chelsea encuentre un recambio.

Para hacerse realidad, tienen que darse una serie de condiciones que exige el Chelsea. En un principio, el club londinense no dejará salir a Morata si no tiene otro sustituto. Gonzalo Higuaín, delantero del Milan, es uno de los objetivos que pueden desbloquear la operación. Además, el equipo que se haga con el delantero español tiene que pagar la ficha que resta de lo que queda de temporada. Una cantidad de cinco millones de euros. Esta cifra es la que ha echado atrás al Sevilla y por la que el director deportivo, Joaquín Caparrós, ha tenido que salirse prácticamente de la operación. Ahora entra el Atlético de Madrid, que busca, además, poner sus condiciones porque pretende poner una opción de compra para hacerse con su fichaje definitivo al final de la temporada.

La gota que ha colmado el vaso para que Morata decida que lo mejor es abandonar el Chelsea son las palabras de Gianfranco Zola, ayudante de Sarri. Después del partido disputado el 5 de enero contra el Nottingham Forest, de la FA Cup, en el que el delantero hizo dos goles y no los celebró, tuvo que escuchar estas palabras: "Morata está en el Chelsea y no en el Southampton o el Brigthon, con todos mis respetos para estos clubes. La gente espera mucho del 9 del Chelsea. Muchos goles y buenas actuaciones. Si va a otro club grande, tiene que acostumbrarse". Morata se sintió señalado y sin la confianza del cuerpo técnico.

A Simeone le encanta

Sevilla y Atlético de Madrid son dos opciones apetecibles para el exmadridista. Se le han puesto sobre la mesa y no quiere desaprovecharlas. Pero no depende de él tener la última palabra, porque el Chelsea es un duro negociador. El Sevilla lo está sufriendo y ha tenido que renunciar prácticamente a su incorporación. El Atlético de Madrid, pese a que tiene limitaciones poque está muy ajustado con el gasto salarial, puede hacer algún movimiento en este mercado. El club rojiblanco estudia una posible salida del portugués Gelson Martins y de esta forma tener más margen de maniobra. Pero se pueden plantear otros escenarios: como una cesión hasta el final de temporada que incluya una opción de compra. Morata es un futbolistas que gusta al Cholo Simeone, y no es la primera vez que pide su incorporación por considerar que sus características se adaptan al sistema de juego del equipo rojiblanco. De acabar en el Atlético de Madrid, tendría morbo la operación por tratarse de un futbolista que ha jugado en el Real Madrid —ganó la Décima en Lisboa—.

Álvaro Morata fue el fichaje estrella en julio de 2017, cuando el club de Roman Abramovich pagó al Real Madrid una cantidad cercana a los 80 millones de euros. Antonio Conte, técnico que estaba en el banquillo, le dio su confianza y después se la retiró. Ha ido de más a menos. Empezó haciendo goles y una lesión en la espalda, a principios de 2018, le privó de jugar y ofrecer un buen rendimiento. Empezaron las críticas por su sequía y las consecuencias fueron nefastas, porque se quedó sin ir al Mundial de Rusia. Sus problemas se han agravado con la llegada del italiano Maurizio Sarri. Le ha dejado en la grada en varios partidos y ha preferido jugar sin un delantero centro puro. Apostando por Hazard como 'falso 9'. Un palo para Morata, que entiende que no puede perder lo que resta de temporada en el Chelsea. Ha peleado mucho por remontar su situación. Se ha puesto en manos de un psicológo para reforzar su autoestima y confianza, y el hecho de no ser feliz en el equipo inglés no le ayuda. Un regreso a España serviría para volverse a sentir realizado.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios