el segundo capitán firma hasta 2022

Cinco años más con Marcelo, pero no lo podrá celebrar en Liga al ser sancionado

El Real Madrid anuncia la renovación del lateral izquierdo hasta junio de 2022, cuando cumplirá 15 años y medio como merengue el día que le caen dos partidos por su roja contra el Levante

Foto: El momento en que Marcelo recibe la roja ante el Levante. (Reuters)
El momento en que Marcelo recibe la roja ante el Levante. (Reuters)

Una vez finalizado el mercado de verano, uno especialmente tranquilo en el capítulo de entradas, las cuales se confirmaron a principios de julio, como tarde, el Real Madrid enfoca ahora la continuidad de sus jugadores más determinantes. El primero por pasar por la sala de firmas de contratos es Marcelo Vieira. El segundo capitán madridista ha renovado su vinculación con el club blanco hasta el 30 de junio de 2022, según ha anunciado el Madrid en un comunicado en su página web, en el que convoca a los medios para una rueda de prensa en el Santiago Bernabéu para este jueves a las 14:00.

"Me siento como un canterano", dijo Marcelo en una entrevista hace unos meses. No es un decir, no son palabras huecas de quien intenta ganarse el cariño de su afición. Marcelo lleva prácticamente toda su vida deportiva ligado al Real Madrid. No ha pasado por la cantera, no ha mamado el fútbol profundo de la escuela de Valdebebas, pero el carioca aterrizó en el club cuando apenas había superado la mayoría de edad. Ramón Calderón y Pedja Mijatovic le contrataron del Fluminense cuando apenas nadie sabía de él, no se había oído su nombre como uno de los carrileros más prometedores del mundo. Tuvieron ojo, pagaron 6 millones de euros (una cantidad irrisoria si la comparamos con el absurdo nivel de gasto alcanzado en la reciente ventana de traspasos) y compartió seis meses vestuario con su predecesor, Roberto Carlos. Así, sin presión...

Llegó con 18 años y en 2022, cuando finalice su ahora ampliada relación con el club blanco, tendrá ya 34. Serán 16 años vestido de blanco, como uno de los líderes menos visibles pero más determinantes del vestuario. Y si no ha sido muy visible es, en buena medida, porque hasta hace bien poco no obtuvo la confianza de sus entrenadores para ser el lateral izquierdo indiscutible. Costó a muchos técnicos encontrar en él al lateral perfecto. El Madrid buscó a Heinze, luego a Coentrao, cambió de posición a Ramos... cuando tenía a Marcelo. Cierto es que le costó mucho ser el buen defensa que es hoy, pues no dejaba de ser en buena medida el prototipo de lateral brasileño: excelente en ataque, un coladero atrás.

El Madrid de Calderón lo descubrió, pero no creyó en él inmediatamente. Le pidieron, de hecho, que se fuese cedido después de su primera media temporada, pero el futbolista se negó en rotundo. "El director deportivo me llamó a su oficina. Yo aún era joven y loco, llegué allí con mi gorra puesta, esperando una pequeña charla. Me dijo que quería que me fuese cedido y yo entendí lo que querían hacer, querían que cogiese experiencia pero pensé 'Esto es el Real Madrid, si me marcho ahora igual nunca vuelvo', así que le pregunté si podría quedarme si no firmaba, él me dijo que sí, que si quería el entrenador me quedaría, pero que él pensaba que tenía que marcharme".

Cuesta imaginar ahora mismo un Madrid sin Marcelo. (EFE)
Cuesta imaginar ahora mismo un Madrid sin Marcelo. (EFE)

Puede que fuera la decisión más importante que ha tomado en toda su vida. Tuvo paciencia, más que nadie dentro del Madrid. Hasta que Coentrao no empezó con sus serias muestras de indisciplina, Ancelotti no se atrevió a cambiar, a darle los mandos a Marcelo. De hecho, quizás le recuerden marcando en la final de la Décima, pero puede que se les haya olvidado que aquel encuentro lo empezó en el banquillo. Ahora, tres años largos después de Lisboa, resulta inconcebible un Madrid sin Marcelo, en plenitud de forma física y en el punto exacto de madurez, combina una calidad fuera de lo normal para un futbolista de su posición con un amor infinito por los colores que defiende, como si fuera eso, un canterano.

La sanción abre paso a Theo

Pero como humano que es, se equivoca. Su incomprensible acción ante el Levante le va a impedir seguir celebrando su continuidad sobre el césped, al menos en Liga. La temporada ha empezado con un enfrentamiento velado entre el Real Madrid y el colegio arbitral. No existe como tal, no abramos ningún melón de la conspiración, simplemente se han acumulado tres expulsiones en pocos partidos. La última, precisamente la de Marcelo contra el Levante por realizar un movimiento antinatural que el árbitro interpretó como agresión al jugador granota, motivo por el cual el Comité de Competición le ha sancionado con dos partidos de suspensión. De esta manera, el lateral se perderá los encuentros ante la Real Sociedad y el Real Betis, es decir, las jornadas 4 y 5 del campeonato de Liga.

Este miércoles, Marcelo estará en el césped de Chamartín para entrentarse al APOEL en el estreno de la Champions League, pero no se le volverá a ver hasta el 23 de septiembre, en la visita del club blanco a Mendizorroza para medirse al Alavés. Casualidades del destino, ese será, en principio, el día, contra su exequipo, en que Theo Hernández vuelva al banquillo después de dos partidos en los que tiene garantizada la titularidad. Es claramente la cara nueva que mejor ha encajado con Zidane, el que más oportunidades está teniendo y cuyo rendimiento está siendo más notable. Theo tiene ante sí la oportunidad de mostrarse como un futbolista importante en la rotación de la plantilla y, lo que es mucho más, como una alternativa real de futuro para Marcelo. Eso sí, si el segundo capitán mantiene la forma los próximos cinco años, a Theo le va a tocar tener también paciencia, mucha paciencia, hasta que llegue su momento.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios