el brasileño alcanza la plenitud

Marcelo pone rumbo a la leyenda tras sortear un puñado de huracanes

Diez años después, sigue vivo y en pie. Es uno de los mejores laterales zurdos del mundo (si no el mejor), un fijo en los esquemas y en los planes de Zidane. Un futbolista vital

Foto: Marcelo celebra el gol marcado por Cristiano Ronaldo que dio el triunfo al Real Madrid en el último Clásico (Reuters)
Marcelo celebra el gol marcado por Cristiano Ronaldo que dio el triunfo al Real Madrid en el último Clásico (Reuters)

Marcelo Vieira da Silva (27 años) llegó al Real Madrid con apenas 18 años. Cuando aterrizó en el Bernabéu, el joven lateral zurdo del Fluminense tuvo que luchar contra la sombra de Roberto Carlos y las espinas de un club gigante en crisis. Diez años después, Marcelo sigue vivo y en pie. Es uno de los mejores laterales zurdos del mundo (si no el mejor), un fijo en los esquemas y en los planes de Zidane, uno de los capitanes de este Madrid que da tantos zarpazos como disgustos.

Hace ya diez años que Marcelo aterrizó en Madrid. En el Fluminense, pese a su corta edad, ya galleaba entre los más veteranos. Los agudos 'scouters' del Sevilla de Monchi, tras las exitosas operaciones con Dani Alves y Adriano, ya le habían echado el ojo al 'garoto' del club de Rua Marqués de Abrantes, pero en el último momento la oferta (triplicó lo que ofrecían los sevillistas) y el historial del Madrid le hicieron cambiar el billete de avión.

[¿Podría sufrir el Barça el síndrome del Madrid de Queiroz en Liga?]

El joven Marcelo, descarado y rápido como un caballo furioso, nunca lo tuvo fácil en el Santiago Bernabéu. Presente y pesando las toneladas de una pirámide, la huella que su paisano Roberto Carlos dejó en el club de Chamartín era muy profunda y Marcelo daba trompicones como un potrillo nervioso. Pero a diferencia de otros novatos (Illarra, que le costó al club 40 millones, no pudo asumir la presión), el brasileño mostró una personalidad a prueba de huracanes; nunca dejó de pedir el balón, siempre miró hacia adelante y aguantó estoicamente los silbidos de la exigente grada madridista. Marcelo cambió los pitos por las ovaciones que hoy recibe.

Marcelo se ha convertido en un futbolista vital para Zidane y el Real Madrid (Reuters)
Marcelo se ha convertido en un futbolista vital para Zidane y el Real Madrid (Reuters)

Un futbolista vital

Marcelo siempre ha terminado de titular con todos los entrenadores que han pasado por la casa blanca en la última década, incluso desactivó una fuerte apuesta del club (nada menos que 30 millones) por Fabio Coentrao, con el aval de Mourinho, que aburrido de esperar su momento, terminó yéndose al Mónaco.

A Marcelo solo le han tumbado las lesiones (gran castigo cíclico). Ha logrado sobrevivir a las últimas borrascas en el vestuario del Real Madrid, que salpicaron a las vacas sagradas del club como Casillas, Sergio Ramos o el mismísimo Cristiano Ronaldo. Marcelo, segundo capitán del equipo, sale al campo crecido porque ahora la grada lo lleva con viento a favor. Un técnico del club aseguró que el brasileño es vital en los esquemas de Zidane, pues no solo domina la banda izquierda, sino que rompe al rival con diagonales y pases al espacio, que son mortíferos. El valor de Marcelo ha crecido al mismo tiempo que su confianza, el lateral también ha pulido sus lagunas defensivas y hoy es un futbolista completo.

[Solo Cristiano se escapa de la meritocracia impuesta por Zidane]

El Real Madrid no ha dudado en prolongar el contrato (que firmó en julio de 2015) hasta más allá de 2020. Esto posibilitará que Marcelo, que nunca quiso escuchar las jugosas ofertas que le llegaron del exterior, bata los registros de muchas leyendas que hicieron carrera en el club y pueda mirar directamente a los ojos a su paisano Roberto Carlos. En realidad, el mítico 'tres' siempre se mostró orgulloso por el rendimiento ofrecido por su joven compatriota.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios