Es noticia
Menú
Por qué Fernando Alonso y el GP de Hungría pueden revivir hoy su especial relación
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
opciones abiertas en una carrera loca

Por qué Fernando Alonso y el GP de Hungría pueden revivir hoy su especial relación

El ritmo en seco, en mojado y la siempre alocada dinámica del GP de Hungría ha dejado cartas de la baraja para que Alonso reedite otra de sus actuaciones en el trazado magiar

Foto: Fernando Alonso, dispuesto a todo en Hungría. (Reuters/Lisa Leutner)
Fernando Alonso, dispuesto a todo en Hungría. (Reuters/Lisa Leutner)

"El mayor regalo llegará más tarde. El año pasado, ganamos con Ocon y este año lo celebraremos con otra victoria, pero esta vez de Fernando". Durante el cumpleaños de Alonso, el viernes, Otman Szfanauer hacía un brindis al sol para el español. Después de los entrenamientos del Gran Premio de Hungría, no resulta descabellado aventurar un podio en una carrera propicia siempre a resultados que rompen la norma. Que le pregunten a Esteban Ocon...

La posición de parrilla repartió cartas para jugar a los dos pilotos del equipo galo, a combinar con otros factores típicos del trazado magiar: las carambolas de la salida, la posibilidad de lluvia (abierta en carrera), sin olvidar una composición de la parrilla anómala, también en esta edición. Hamilton y Verstappen salen fuera de la sexta posición, ambos por primera vez en la temporada. ¿Y Russell? Definitivamente, al circuito magiar le gusta echar los dados con los pilotos. Este año, también. Pero, además, Hungaroring y Fernando Alonso disfrutan de una más que estrecha relación. Quién sabe si el destino está esperando este domingo... "Fui segundo en los libres en agua, así que, si llueve este domingo, el coche parece rápido...".

El podio. ¿Por qué no?

El sexto puesto en los segundos libres se antojaba como otro viernes más de Alpine, gallito un día pero desinflado al siguiente. No fue el caso este fin de semana. Alonso pasó más que sobrado cada corte. El Alpine A522 se mueve como pez en el agua en un trazado sinuoso, de curvas encadenadas. Durante todo el fin de semana, el español llevó la voz cantante sobre su compañero, incluyendo la Q1 y Q2. Décima y media en la Q1, tres en la Q2. Sin embargo, en el intento final, Alonso sufrió un pequeño problema de motor y se le coló por delante Ocon por 60 milésimas, lo que desplazó a Alonso por la línea sucia. No todo iba a salir bien. Pero en Hungaroring, el sitio más insospechado en la parrilla puede ser una ventaja. De nuevo, que le pregunten a Ocon el pasado año.

Lando Norris se convirtió, de nuevo, en la china en el zapato de Alpine y será el gran rival para un posible podio de Alonso u Ocon si fallaran alguno de los pilotos de Ferrari o el sorprendente Russell, todavía por confirmar si está fuera de posición por ritmo de carrera. McLaren cuajaba un gran ritmo a una vuelta, como en Paul Ricard. Pero allí, Alonso jugó con el británico, incapaz de seguir el ritmo de degradación del Alpine. Posiblemente, se repita el mismo duelo este fin de semana. Pero el español necesitará quitarse de en medio en la arrancada a dos rivales, a su compañero y al británico. Ya lo hizo en Paul Ricard.

"Va a estar muy reñido con los McLaren, estamos entre los dos coches", comentaba Alonso al terminar la sesión, preocupado por la posición de salida. "Habrá que estar pendientes de Hamilton, que sale tercero. Pero tenemos que ejecutar una buena estrategia y veremos qué pasa al final. Estamos rindiendo muy bien en circuitos diferentes". El monoplaza francés, eso sí, ha progresado en su degradación de neumáticos. "No hubo ningún estrés en ningún momento", afirmó en referencia a Norris, con quien se dedicó a jugar durante la carrera.

Hungaroring y Alonso

Sin duda, el trazado magiar es escenario hermanado a la carrera de Alonso, y este fin de semana ofrece alicientes para deparar otro de esos momentos especiales ante las premisas con las que empezará este Gran Premio. Luego, la lotería de cada carrera dispone. Anécdota aparte de su cumpleaños en el mismo fin de semana, Alonso siempre ha sintonizado con el trazado húngaro, donde ha vivido momentos memorables de su carrera. Y decisivos.

Como aquella primera victoria en 2003, donde arrasó a todos sus rivales, récord de precocidad entonces para subir a lo más alto del cajón. En 2006, pudo haber logrado una de las victorias más memorables de su carrera y de la historia de la Fórmula 1, rival frustrada de aquel mítico triunfo de Ayrton Senna sobre la lluvia en Donington 1993.

Sancionado en los entrenamientos, el español arrancaba desde la decimoquinta posición. Su rival, Schumacher, salía undécimo por otra sanción por bandera roja. Como siempre, Hungaroring haciendo de las suyas con la parrilla. La carrera comenzó sobre mojado. Alonso dejó con la boca abierta desde la primera curva, buscando la adherencia en el asfalto mojado, por dentro y por fuera, por cualquier parte, evitando las trayectorias de seco impregnadas por la goma marcadas en los días precedentes. Al terminar la primera vuelta, Schumacher era cuarto, y Alonso sexto. Tras una fulgurante pasada al alemán, el español se colocó en cabeza. En la vuelta 25, rodaba con 40 segundos de ventaja. Llegó a doblar a Schumacher. A falta de 19 vueltas, entró en boxes para montar los neumáticos de agua que le llevarían a la meta. Una tuerca mal fijada arruinó una victoria increíble.

Pero Hungaroring también marcó la carrera de Alonso en otros sentidos. Como aquel archiconocido Gran Premio de 2007, la guerra fratricida en el seno de McLaren en la pista y el enfrentamiento con Ron Dennis en el 'motorhome' que marcó su carrera para los años siguientes. Hungría, siempre Hungría.

Tras su retirada, Alonso volvió a reencontrarse con un trazado marcado a fuego en su carrera. El brindis de Szfanauer del viernes recordó la victoria de Ocon. Que además de la impecable carrera del francés, fue posible gracias a la defensa en la distancia de Alonso al frenar magistralmente a un Lewis Hamilton con ritmo para alcanzar a Ocon y ganar de sobra. ¿Y si este Gran Premio de Hungría estuviera también marcado en la carrera de Fernando Alonso? De momento, hay cartas para jugar.

"El mayor regalo llegará más tarde. El año pasado, ganamos con Ocon y este año lo celebraremos con otra victoria, pero esta vez de Fernando". Durante el cumpleaños de Alonso, el viernes, Otman Szfanauer hacía un brindis al sol para el español. Después de los entrenamientos del Gran Premio de Hungría, no resulta descabellado aventurar un podio en una carrera propicia siempre a resultados que rompen la norma. Que le pregunten a Esteban Ocon...

Fernando Alonso Max Verstappen McLaren
El redactor recomienda