Es noticia
Menú
Fernando Alonso y Alpine se suben a una montaña rusa totalmente imprevisible
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Meritoria séptima plaza

Fernando Alonso y Alpine se suben a una montaña rusa totalmente imprevisible

Después de un viernes anodino, el asturiano extrajo hasta la última gota de competitividad de su coche, pero en un fin de semana de rendimiento desconcertante

Foto: Fernando Alonsó logró una meritoria séptima plaza en la parrilla de salida del GP de Francia. (EFE/Sebastian Nogier)
Fernando Alonsó logró una meritoria séptima plaza en la parrilla de salida del GP de Francia. (EFE/Sebastian Nogier)

Esos viernes muy prometedores para Alpine que luego decepcionan los sábados con la mejora de sus rivales se revirtieron en Paul Ricard. De no ser por una vuelta estratosférica de Lando Norris, que logró con su quinta plaza intercalándose con su Mclaren entre Lewis Hamilton y George Russell, Fernando Alonso habría logrado el objetivo de colocarse su coche como el primero detrás de Red Bull, Ferrari y Mercedes.

Alonso confirmó que desconcertaba ver cómo se invertía la situación respecto al viernes, donde eran rápidos en los largos recorridos pero lentos en velocidad a una vuelta. "Crucemos los dedos y que el domingo recuperemos el ritmo de carrera que logramos el viernes. La gestión de los neumáticos va a ser un factor clave, ya que se sobrecalientan y les sale mucho 'graining'(pegotes de goma), por lo que será un verdadero desafío el calor".

Aún reconociendo que un séptimo puesto era un resultado positivo, el asturiano tampoco escondía las dificultades que están experimentando en el gran premio de casa: "La clasificación fue bien, pero el fin de semana para nosotros es un poco de momento bacheado. Sentíamos que éramos más competitivos en Austria y en Gran Bretaña, pero tenemos que entender por qué aquí no tanto. En la clasificación, cumplimos, y un séptimo es una buena posición de salida, pero tenemos que encontrar más ritmo en el coche porque si no va a ser difícil".

El rival es McLaren

Analizando los números, la distancia de Fernando Alonso, con los neumáticos blandos respecto al mejor tiempo marcado por Charles Leclerc, era tanto viernes y sábado de 1,7 segundos. Pero quizá sea más realista compararlo con el segundo crono de Max Verstappen (que no contó con ayuda de rebufos) a 1,4 segundos. Aun siendo amplía la diferencia, se apreciaba una clara mejoría de un día a otro del Alpine. Igualmente, Mercedes quebró la línea ascendente de mezclarse con los Red Bull y Ferrari, aquí más cerca de McLaren de Lando Norris, que de los dos contendientes reales al título.

Parece cada día más claro que será McLaren el rival de Alpine para luchar por el cuarto puesto en el campeonato de constructores. El equipo británico solo golpea fuerte con Lando Norris, pues Daniel Ricciardo sigue sin levantar cabeza. Alpine necesita mejorar la fiabilidad, porque de nada sirve clasificar por quinta vez consecutiva entre los diez mejores el sábado si luego en carrera el coche falla. Una carrera de calor sofocante será una buena prueba de fuego en este aspecto, y en el estratégico.

"Una sola parada sería la ideal porque aquí la pérdida de tiempo en el 'pit lane' es de las más altas del campeonato (alrededor de medio minuto), pero tendremos que esperar y ver", aseveró Fernando. Finalmente, la temperatura ambiente será más cercana a los 33 grados que a los 37 que se anunciaban. Aun así, se antoja difícil realizar esa única parada, por lo que habría que rodar muy despacio al principio para estirar al máximo la vida útil del compuesto medio. El problema para Alonso, como la mayoría de los pilotos que le rodean, es que solo le queda un juego nuevo de neumáticos medios disponible.

La posibilidad de dos paradas se tendrá que tomar sobre la marcha, aunque será un problema para Norris previsible rival para el quinto y sexto puesto. También habrá que tener en cuenta el factor del viento, que parece aumentará en la carrera, afectando al equilibrio aerodinámico de los coches. En Francia, ante los trabajadores y directivos de Renault, la propietaria de Alpine, se corre en casa: es el momento ideal para demostrar el valor añadido que sigue aportando Fernando Alonso, ahora que se discute su fichaje.

Esos viernes muy prometedores para Alpine que luego decepcionan los sábados con la mejora de sus rivales se revirtieron en Paul Ricard. De no ser por una vuelta estratosférica de Lando Norris, que logró con su quinta plaza intercalándose con su Mclaren entre Lewis Hamilton y George Russell, Fernando Alonso habría logrado el objetivo de colocarse su coche como el primero detrás de Red Bull, Ferrari y Mercedes.

Fernando Alonso
El redactor recomienda