El reto de Carlos Sainz con Ferrari en 2021 y la carta que siempre guarda en la manga
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
la necesidad de un fin de semana redondo

El reto de Carlos Sainz con Ferrari en 2021 y la carta que siempre guarda en la manga

A pesar de que el español acumula los mejores parciales de su carrera en esta primera parte de la temporada con Ferrari, Sainz necesita repetir el patrón ya visto en temporadas anteriores

Foto: Sainz no se mostraba totalmente satisfecho de su balance parcial de su debut con Ferrari al llegar la pausa veraniega ¿Qué fallaba?
Sainz no se mostraba totalmente satisfecho de su balance parcial de su debut con Ferrari al llegar la pausa veraniega ¿Qué fallaba?

Cuando Carlos Sainz perdía el control de su monoplaza en los entrenamientos clasificatorios del GP de Hungría visibilizaba su primer gran error de la temporada con Ferrari. No fue el primero, pero sí el más violento. Antes llegaron otras salidas menores (como sobre el asfalto mojado de GP de Emilia Romagna, primera vez rodando en tales circunstancias). Pero que ese error llegara tan tarde como Hungaroring ilustraba su adaptación a Ferrari bajo las especiales circunstancias para aquellos pilotos que descubrían monoplaza en la singular temporada 2021.

Pero Sainz no se mostraba particularmente satisfecho al cerrar la primera parte del campeonato ante el inevitable balance provisional. “No es mi mejor temporada en la Fórmula 1” diagnosticaba Sainz horas después de la cita húngara aún acumulando más puntos a estas alturas que en el resto de su trayectoria en la Fórmula 1. “Creo que ha habido muchos puntos, muchas oportunidades perdidas por aquí y por allá. Creo que ya dije antes de esta carrera que siento que no he maximizado un fin de semana, como piloto de Ferrari no he logrado un fin de semana completo, y esto es algo que hacía muy bien”.

Sainz afrontará así el resto de la temporada con el objetivo y necesidad de suturar sus fisuras. Aunque su insatisfacción también se matiza con la perspectiva que ofrece su antiguo equipo y la referencia actual con Charles Leclerc. De momento, Sainz parece seguir el mismo guion y patrón que en aquellas primeras temporadas en Renault y McLaren, en las que logró apretarse a sí mismo las tuercas en la segunda parte del campeonato ¿Será también el caso con Ferrari en 2021?

Estadísticas casi calcadas

“Por alguna razón, quizás el integrarte en un equipo lleva tiempo, el maximizar los fines de semana...”, justificaba Sainz en Hungaroring, carrera que usaba para ilustrar sus primeros meses con Ferrari. “Este fin de semana ha sido el mejor ejemplo, cometí un error en los entrenamientos y pagué el precio en carrera. Y luego la extraña parada en boxes, que nos hizo perder el podio”. Un tercero tras la sanción a Vettel, pero que se paladeaba entonces con un sabor amargo. “De repente, el fin de semana te deja mal sabor porque podía haber logrado más puntos. Así que este fin de semana ha sido un buen ejemplo de cómo estas primeras diez u once carreras siento que tenía buena velocidad, pero por alguna razón las cosas no iban según el plan y hemos acabado donde lo hemos hecho".

Pero la realidad y las estadísticas no pueden jugar más a favor de Sainz a pesar de la autocrítica y la atenuante de debutar con el equipo italiano sin prácticamente pretemporada. Sainz es sexto con tres puntos más que el monegasco, un puesto por detrás. Ambos cuentan con un segundo como mejor resultado, con dos podios a favor del español. Ambos cuentan con un sexto como posición media en meta. A Leclerc le perjudican dos abandonos por ninguno del español. Uno de ellos, sin responsabilidad, en Hungaroring. El otro, fruto de su error en Mónaco. Pero donde Leclerc supera a su rival es el sábado, quizás el terreno que más se reprocha Sainz: Leclerc sale en la quinta posición de media, por la octava del español. Aun así, sus posiciones en meta son similares, lo que confirma uno de los puntos más sólidos de Sainz en la Fórmula 1: su formidable habilidad en carrera.

El patrón de otras temporadas

Pero los sábados delatan esas fisuras que se reprocha Sainz, sobre todo en momentos clave del Q3 tras mantener el pulso con su compalero durante el fin de semana. Sin embargo, es un patrón de Sainz en Renault y McLaren, como también el de elevar el listón en la segunda parte de la temporada. Como con Nico Hulkenberg en 2018, con un parcial inicial (7-5) favorable al alemán. Aunque sin contar posibles incidentes o averías, superaba al español al llegar el parón de agosto. En la segunda parte del año, Sainz mejoró su rendimiento los sábados hasta lograr el décimo puesto como posición media de parrilla por el undécimo del piloto alemán. El propio Alonso ponía como ejemplo recientemente a Sainz en aquella temporada para explicar el particular comportamiento del monoplaza francés y su tiempo de adaptación.

El mismo patrón se repitió durante la primera temporada con McLaren. Con un monoplaza de comportamiento singular, como Daniel Ricciardo está lamentando y los técnicos del equipo (Key y Stella) confirman a raíz del inesperado rendimiento del australiano. En 2019, Norris llevaba inicialmente la voz cantante los sábados. Pero desde el GP de Bélgica, Norris batió a su rival vez sin incidentes, y en el último gran premio de la temporada. Aquel año Sainz casi dobló los puntos del británico (96 por 49) a pesar de salir décimo de parrilla como media por la novena del británico. En 2020 Sainz también batía ampliamente (7-4) a Norris en la segunda parte del campeonato. La puntuación se igualó con la mayor experiencia de Norris en su segundo año (105 a 97), y Sainz una posición por delante en la meta de media, ambos casi igualados en la posiciónes de parrilla.

El espejo de Leclerc y Ricciardo

Por tanto, resta ahora comprobar para el resto de 2021 si Sainz puede meter una marcha más en su rendimiento como el pasado. Pero ahora con la referencia de uno de los pilotos más rápidos a una vuelta en la actual parrilla. Precisamente este espejo está favoreciendo al español, como también el de Daniel Ricciardo. Norris se està luciendo en la presente temporada, pero fue batido por Sainz con un monoplaza que hoy parece endiablado para un piloto de la talla de Ricciardo. Sainz superó al británico y domó una máquina de la que no se comentaba tanto su complicada naturaleza.

“Estoy muy contento por varios motivos. La primera razón es que creo que tenemos la mejor alineación de toda la parrilla”, reconocía el propio Mattia Binotto en su balance de la temporaada tras la carrera de Hungaroring. Creo que Carlos se está integrando muy bien en el equipo. Está mejorando de una carrera a otra, y también es un gran punto de referencia para Charles, presionándolo incluso cuando las condiciones son las más difíciles En Ferrari eran conscientes del diamanante en bruto que tienen con Leclerc, pero ya no se pasea como antes ¿Meterá Carlos Sainz esa marcha más que acostumbra en la segunda parte del campeonato? si lo consigue...

Carlos Sainz Ferrari Lando Norris Daniel Ricciardo Charles Leclerc Fórmula 1 Fernando Alonso
El redactor recomienda