Los problemas de Carlos Sainz para cuajar una 'faena redonda' cuando surge la ocasión
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
CARLOS FALLÓ EN CLASIFICACIÓN

Los problemas de Carlos Sainz para cuajar una 'faena redonda' cuando surge la ocasión

Carlos Sainz está demostrando un rendimiento excepcional en su primer año con Ferrari, pero está fallando a la hora de cuajar un fin de semana perfecto

placeholder Foto: Sainz en la clasificación del G.P. de Hungría.
Sainz en la clasificación del G.P. de Hungría.

Carlos Sainz está demostrando un rendimiento excepcional en su primer año con Ferrari, pero está fallando a la hora de cuajar un fin de semana perfecto de principio a fin. La Fórmula 1 es mucho más parecida a la tauromaquia de lo que 'a priori' pueda parecer. Aparte de las similitudes que le encontrara Ernest Hemingway, que calificó a las corridas de toros y las carreras de coches como el único verdadero deporte junto al montañismo, un gran premio al final se asemeja bastante a las suertes a las que se tiene que enfrentar un torero que, aunque esté excepcional en casi todas sus fases, solo con que falle en una de ellas se pasa de la gloria de la puerta grande, a la sensación de relativo fracaso cuando la faena no sale redonda.

Esta misma sensación es la que estamos viviendo con Carlos Sainz, que cuaja actuaciones a gran nivel todos los fines de semana, pero fallos personales o contratiempos en determinados momentos están impidiendo que salgan los resultados que su nivel actual de pilotaje merecen.

Mejor de lo previsto

Ayer dábamos cuenta del buen trabajo realizado en los entrenamientos por el piloto español, donde logró el mejor tiempo en los simulacros de carrera con el neumático duro, y quedaba la incógnita del rendimiento de los Ferrari en su configuración de clasificación. Tal y como se sospechaba, Ferrari era más competitivo que las posiciones en la tabla de tiempos ayer parecían indicar con los dos coches fuera del 'Top Ten'. En la primera parte de la sesión clasificatoria Sainz marcó un 'tiempazo', muy cercano al de los intocables Red Bull y Mercedes, pero desafortunadamente en la Q2, cuando iniciaba su vuelta clave para pasar el corte que le diera acceso a la fase final con los diez mejores, perdió el control de su Ferrari en la curva de entrada y meta y allí se acabaron las esperanzas de dar un posible campanazo en este Gran Premio de Hungría.

"Estaba muy desconcertado porque realmente no entendía que es lo que pasó para que perdiera el control del coche, —comentó el madrileño al bajarse del coche—. Fui a ver a mis ingenieros para tratar de ver lo que podría haber hecho de forma diferente y, efectivamente, pudimos ver que, aunque entré en la curva más lento que en la Q1, aun así a causa de una ráfaga de viento de cola de 35 km/h se me fue de atrás mi coche. No lo voy a utilizar como excusa, tal vez debería haberme anticipado un poco a la situación, —continuó Sainz—, pero cuando entras en una curva más lenta que la anterior y aún pierdes la parte trasera, la verdad es que es muy desafortunado. Me duele porque no estoy acostumbrado a cometer este tipo de errores, pero tengo que echármelo a la espalda, pedir disculpas al equipo e ir a por todas de nuevo mañana".

Leclerc, como Sainz

Ciertamente fue bastante desafortunada la aparición ocasional de estas fuertes ráfagas de viento, pero como confirmó Charles Leclerc, las explicaciones de su compañero de equipo tenían bastante de cierto, pues estuvieron a punto de sucederle a él también: "Fue una verdadera lástima la ocasión perdida para nosotros, pero la parte trasera se movía demasiado a causa de los cambios del viento. Estuve a punto de perder también el control del coche al comienzo de mi vuelta en la Q1, pero tuve más suerte que Carlos y pude progresar hasta la Q3. Después nos costó adaptarnos a estas nuevas condiciones y la verdad es que hoy no podríamos haberlo hecho mucho mejor que el séptimo puesto, el ritmo de carrera es bueno, pero esta es una pista donde es difícil adelantar. El ritmo de carrera está ahí, pero para demostrarlo hay que estar en la parte delantera del tren y por desgracia estamos algo atrás. En la salida siempre hay mucho que ganar, pero también mucho que perder, así que trataré de hacer el mejor comienzo posible para estar por delante", concluyó el piloto monegasco.

La lluvia (una vez más) no hizo su aparición a pesar de lo que auguraban los pronósticos. La de este año es una de las temporadas donde más amenaza de lluvia planea sobre los fines de semana de competición, pero el líquido elemento acaba haciendo su aparición siempre antes o después del momento clave de la acción. No hubo por tanto la capacidad de sorpresa que barajaba ayer Ferrari y, por tanto, dado que la lluvia casi con seguridad no aparecerá mañana toca a los de Maranello ponerse en modo remontada, especialmente en el caso de Carlos al partir desde tan atrás, como es la séptima fila.

placeholder Un fallo provocado por una ráfaga de viento provocó que Sainz no pudiera progresar a la fase final de la clasificación.
Un fallo provocado por una ráfaga de viento provocó que Sainz no pudiera progresar a la fase final de la clasificación.

Toca remontar en carrera

"La verdad es que duele, —se lamentaba el piloto español—, porque es una de las peores pistas donde nos podía pasar esto, pero espero recuperarme mañana y poder obtener puntos para el equipo". Efectivamente, no va a ser fácil, por lo que el madrileño tendrá que ser muy hábil en la primera vuelta, que siempre es muy agitada en este circuito, además de planear muy bien la estrategia para rodar el mayor tiempo posible sin coches por delante y aprovechar su buen ritmo de carrera. 'A priori', saliendo desde atrás lo razonable sería tratar de estar el mayor tiempo posible en pista con el neumático medio y poner el neumático duro unas 10 vueltas antes del ecuador de la carrera.

Obviamente, todo dependerá de cómo progrese desde la parte de atrás del pelotón de Carlos. Partir con neumático blando sería quizá fiarlo demasiado a la aparición de un 'safety-car' en algún momento del primer tercio de carrera para poder avanzar varias posiciones de golpe en la parada, y no resulta descabellado pensar que esto pueda ocurrir en Hungaroring, pero parece que quizá sea jugársela demasiado con una posición de partida tan retrasada. Hay que tener en cuenta que muchos de los pilotos que preceden a Carlos escogerán dos paradas al partir con el neumático blando, al ser sobre el papel una estrategia ligeramente más rápida que la de una sola parada, pero las dificultades de esta pista para realizar adelantamientos invalidarían la mencionada ventaja del buen ritmo en carrera del Ferrari.

Por buena que sea la remontada de Carlos, depende demasiado del azar para obtener un resultado espectacular, y parece que tendremos que esperar a otro gran premio para que el piloto español consiga esa faena redonda que carrera tras carrera se le viene resistiendo. La realidad es que en las situaciones difíciles siempre suele ser cuando aparece el mejor Sainz.

Carlos Sainz Fórmula 1 - GP de Hungría Fórmula 1
El redactor recomienda