muy pocas opciones atractivas para el alemán

La oscura situación de Sebastian Vettel y cómo ha fracasado en Ferrari

El piloto alemán se ha quedado sin equipo y en una complicada situación de futuro que le deja muy pocas opciones atractivas para continuar en la Fórmula 1

Foto: Sebastian Vettel ahora tendrá que decidir qué hacer con su carrera. (EFE)
Sebastian Vettel ahora tendrá que decidir qué hacer con su carrera. (EFE)

La bomba saltó este martes. Sebastian Vettel no seguirá en Ferrari más allá de 2020 y todo apunta a que Carlos Sainz será su sustituto. El piloto alemán se ha quedado sin equipo y en una complicada situación que le deja muy pocas opciones atractivas para continuar en la Fórmula 1. ¿Renault? ¿McLaren? Sería realmente duro para Vettel apostar por su llegada a un equipo de menor entidad con 33 años. Pero también podría ser un lugar para escapar de la presión, sentir esa diversión y volver a recuperar el nivel que se vislumbraba en él en aquel Gran Premio de Italia de 2008 al volante de un Toro Rosso.

Es una posición difícil a la que no se ha enfrentado desde hace más de 10 años. El de Heppenheim prácticamente siempre ha pilotado en escuderías ganadoras y ese paso atrás, por otro lado, también podría suponer apostar por una retirada o un año sabático. El alemán ha dejado claro en muchas ocasiones su deseo de volver a una vida tranquila. "A mí me hace feliz cortar el césped y ver que la hierba queda bien cortada... o estar con mi familia sin nada que hacer, solo viendo la televisión. También cuando me voy a escalar una montaña y llego a la cima, o cuando me pongo a jugar con mi moto", confesaba.

Mercedes sería la mejor opción. Toto Wolff ya ha dejado claro que estarán atentos, pero por el momento su fichaje parece difícil. "Es un gran piloto, tiene una gran personalidad y es un gran valor para cualquier equipo. De cara al futuro, estamos comprometidos en primer lugar con la lealtad a nuestros pilotos actuales. De todos modos, por supuesto, no podemos ignorar este desarrollo", señaló Wolff en declaraciones para la agencia de noticias alemana DPA. Y es que si hay un lugar mejor para Vettel que Ferrari, ese es Mercedes.

Decida lo que decida, lejos ha quedado aquel Vettel divertido y bromista de los tiempos de Red Bull. En Ferrari se convirtió en alguien abrumado y oscurecido por la responsabilidad y la presión. Lo ideal sería que el piloto alemán no se retirara de la Fórmula 1 bajo la imagen que proyecta actualmente. Pero hace tiempo que se encuentra bloqueado y agotado. Necesita ese reseteo total y eso es lo que ha podido jugar en su decisión de dejar Ferrari porque, como él dice, no ha sido cuestión de dinero, a pesar de la oferta a la baja de los italianos. "Los temas financieros no han jugado ningún papel en esta decisión conjunta. No es como pienso cuando se trata de tomar ciertas decisiones y nunca lo será", remarcaba en el comunicado de salida.

¿Ha fracasado en Ferrari?

Una vez ha finalizado su etapa de 'rojo', si nos centramos en sus cinco años en Maranello, ¿se puede calificar de fracaso el lustro de Vettel en la escuderia? El fichaje del alemán por el equipo más prestigioso y de mayor solera de la Fórmula 1 se produjo bajo una premisa: convertirse en el heredero de Michael Schumacher. Sobre todo después de que Fernando Alonso también fracasara en el intento. Cinco años después, el tetracampeón se va de la firma con los mismos campeonatos con los que llegó y con la imagen por los suelos. (Siempre y cuando no gane este 2020 si se reanuda el campeonato, nunca se sabe)

Hasta ahora ha logrado 14 victorias, 12 poles, 54 podios y dos subcampeonatos. Si nos centramos en la primera estadística ya se le puede considerar el tercer piloto más exitoso de la historia de Ferrari, solo por detrás de Schumacher (72 victorias) y Niki Lauda (15 victorias). Pero visto el nivel del monoplaza esas victorias pueden saber a poco y más cuando no se han traducido en un mundial.

Demasiados errores

Lo que ha venido persiguiendo al alemán durante toda su etapa en Ferrari han sido sus constantes errores. Fernando Alonso ya arrojó el guante en 2011 en su lucha con el alemán: "Veremos al verdadero Vettel cuando tenga un coche para estar sexto. Si ahí consigue colocarse segundo, tercero o cuarto estará bien, pero hasta ahora solo le hemos visto en un coche que gana el campeonato a cinco carreras del final. Hay que esperar".

La extrema complejidad de la Fórmula 1 condiciona en muchos factores el rendimiento del factor humano. No siempre se hace justicia al piloto. Pero cuando el piloto alemán se jugaba su prestigio al volante de un monoplaza que no era el mejor de la parrilla, sus constantes errores en la pista fueron más clavos en el ataúd de la percepción en torno a Vettel. Imposible olvidar el imperdonable abandono en Hockenheim cuando marchaba en cabeza. El alemán acabó forjándose una imagen de piloto vulnerable que se ha ventilado su condición de tetracampeón.

2018 era su año. Un mundial que tenía en su mano. Pero los incomprensibles errores en Paul Ricard, Bakú, Hockenheim, Monza… sirvieron en bandeja el título a Lewis Hamilton. No pudo capitalizar el enorme trabajo de Ferrari para volver a ser competitivos. Desde los tiempos de Schumacher el equipo italiano nunca había sido tan poderoso como ese 2018.

Charles Leclerc hundió a un ya tocado Sebastian Vettel el año pasado. (Reuters)
Charles Leclerc hundió a un ya tocado Sebastian Vettel el año pasado. (Reuters)

Hundido por Leclerc

El último año la situación fue a peor. En torno a Vettel se instaló un ambiente asfixiante y opresivo que se agudizaba cada semana. Los resultados no terminaban de llegar. Vettel no podía con Mercedes, incapaz de igualar a Verstappen, pero es que ni siquiera era capaz de liderar Ferrari. Al lado de su box, un joven piloto crecía a pasos agigantados hasta al punto de arrebatarle a mitad de temporada su condición de número uno. Una rivalidad que nunca tuvo con Kimi Raikkonen.

La realidad es que el colectivo humano que conforma un equipo de Fórmula 1 siempre busca al más fuerte y en Maranello han ido basculando cada vez más hacia Charles Leclerc. Una ley de vida dolorosa de asumir cuando llega y que ha empujado aún más hacia fuera de la escudería al alemán.

Tampoco en términos de sentimientos ha conseguido brillar. A diferencia de Alonso, Vettel tampoco llegó a calar entre los 'tifosi'. Las críticas hacia el alemán tardaron muy poco en aparecer y, pese a sus intentos de ganarse el corazón de los fans de Ferrari con sus "grazie ragazzi" y "forza Ferrari" después de cada victoria, nunca fue considerado 'uno di noi' por la siempre crítica afición de la fábrica.

En cambio, Leclerc ha tardado muy poco en ser un ídolo para la afición. La falta de alegrías en los últimos tiempos y el talento sin igual del monegasco, que le convirtió en el líder del equipo en su primer año, ha devuelto la ilusión y las esperanzas de unos seguidores que llevan 13 años sin ver a un campeón rojo. Ahora con la llegada de un nuevo piloto podrán tener una nueva esperanza a la que agarrarse.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios