El agujero negro que seguirá tragándose a casi todos los equipos de la F1 en 2020
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL TOPE PRESUPUESTARIO LLEVARÁ AÑOS

El agujero negro que seguirá tragándose a casi todos los equipos de la F1 en 2020

No ha terminado el campeonato y ya se trabaja en el gran cambio de 2021. Pero los equipos más potentes seguirán disfrutando de sus recursos actuales para mantenerse arriba

placeholder Foto: Ferrari, Mercedes y Red Bull podrán aplicar todos sus recursos actuales para arrancar con ventaja en la nueva era a partir de 2021 (EFE)
Ferrari, Mercedes y Red Bull podrán aplicar todos sus recursos actuales para arrancar con ventaja en la nueva era a partir de 2021 (EFE)

“Si hubieran retrasado las nuevas reglas (2021) un año más, todos los equipos hubieran tenido el mismo punto de partida. Pero ahora, los grandes pueden desarrollar el coche de 2021 con todos sus recursos actuales sin la entrada en vigor del tope presupuestario. Será una ventaja en comparación a los equipos pequeños”. Faltan meses para que comience el próximo campeonato, pero en la Fórmula 1 ya se trabaja en la temporada 2021. Aunque no todos podrán desplegar el mismo ritmo.

Christian Horner acertaba al anticipar que en 2021 seguirán dominando quienes lo hacen hoy, a pesar de que, paradójicamente, llegará la mayor revolución técnica y económica en la historia de la Fórmula 1. Pero existe un agujero negro en el que la mayoría seguirán atrapados la próxima temporada, y durante varios años. Además, habrá otras incógnitas. Con la mayoría de los pilotos de la parrilla libres de contrato a finales de 2020 ¿Por qué escuadra apostar desde el punto de vista competitivo?

Foto: El abrazo de los jefes de Red Bull y Honda (Honda)

Mucho carbón para la caldera

“Creo que los equipos punteros lograrán beneficios en términos de rendimiento por la cantidad de recursos que tenemos para desarrollar un coche nuevo”, anticipaba Mattia Binotto al anunciarse el nuevo reglamento técnico. “Más tarde, quizás los equipos más pequeños puedan dar un salto, pero las nuevas reglas son un desafío inicial. Es muy difícil entender todavía hoy como será”. Pero el potencial de recursos que aún mantendrán los grandes permitirá explorar con mayor amplitud ese nuevo territorio que abre una filosofía técnica radicalmente nueva. Por ejemplo, la incorporación de los nuevos neumáticos de 18 pulgadas representará un gran impacto aerodinámico por su menor flexibilidad de construcción. La capacidad de respuesta técnica será superior con mayores recursos técnicos y humanos en esta área.

Es aquí donde el actual agujero negro de la Fórmula 1 seguirá produciendo sus efectos: el gran diferencial de recursos hasta la entrada en vigor del tope presupuestario en 2021 (175 millones de dólares) que solo entonces los grandes equipos comenzarán a implementar. Mercedes, Red Bull y Ferrari todavía tendrán 2020 para, técnicamente, rodar a toda máquina y sin restricciones para echar carbón a la caldera. “Cuando se producen cambios regulatorios, alguien acierta, y otros no. Quieres asegurarte que quieres estar por arriba más que por abajo”, señalaba Horner. En pocas palabras, los tres grandes aún dispondrán de todo su potencial actual para crear el primer monoplaza de la nueva era. Horner lo expresaba claramente. “Creo que los mejores equipos seguirán siendo los mejores. Aún tenenos los mejores grupos técnicos, el mejor ‘know how’, los recursos y los presupuestos, así que estoy seguro de que no cambiará mucho”.

"El próximo año será carísimo"

Liberty anunciaba simultáneamente el nuevo reglamento técnico con ese tope presupuestario por primera vez en la historia de la Fórmula 1. Pero sus efectos solo se trasladarán al asfalto de forma progresiva. “Llevará años ver sus consecuencias en la pista”, declaraba Cyril Abiteboul, con Renault como uno de los equipos favorecidos. “Para mí era importante porque también tendremos restricciones de desarrollo en aerodinámica, partes compartidas, diseño…”. Limitaciones de evoluciones durante el fin de semana, durante la temporada, tiempo disponible en túnel de viento... "Serán como guardaespaldas para acelerar los efectos del límite presupuestario. Creo que daremos un paso en 2021, luego otro en 2022, 2023. Tenemos que aceptar que este cambio de la Fórmula 1 llevará tiempo”.

De momento, 2020 se antoja una pesadilla para quien deba cuadrar números, presupuestos y asignar recursos a los diferentes frentes abiertos durante la próxima temporada. ¿Cómo mantener la carrera de desarrollo sin perder terreno, puntos y dinero frente a los rivales? ¿Cómo y cuántos recursos técnicos y humanos se podrán dedicar al proyecto que rompe en 2021 con las tendencias aerodinámicas de la última década?. “La frustración sobre el nuevo reglamento es que hará que el próximo año sea carísimo”, explica Horner, “porque tendremos tres temas en marcha: el desarrollo del coche de la próxima temporada, las pruebas con los neumáticos de Pirelli, y el desarrollo del nuevo coche”.

placeholder Sebastian Vettel, Valtteri Bottas y Max Verstappen frente a un modelo del monoplaza de 2021. (Reuters)
Sebastian Vettel, Valtteri Bottas y Max Verstappen frente a un modelo del monoplaza de 2021. (Reuters)

¿Y los pilotos?

“En los próximos años no creo que haya grandes diferencias en la jerarquía actual. Estarán los tres primeros y el resto. Quizás se reduzcan a medida que pase el tiempo”, añadía Guenther Steiner, responsable de Haas, otro de los equipos favorecidos por los futuros recortes. “El recorte presupuestario está fijado por cinco años, los equipos más importantes tendrán el desafío de ajustarse a esos 175 millones. Y una vez que se llegue a eso, ahí nos quedaremos durante cinco años. De modo que, aunque siga la diferencia entre los equipos pequeños y los grandes durante un tiempo, si los ingresos suben como Liberty espera durante ese tiempo, las cosas convergerán naturalmente”, cerraba Steiner. “Lo crucial para mí es la estabilidad del reglamento durante esos cinco años”, coincidía Frederic Vasseur, de Sauber, “si cambiamos el reglamento de nuevo en 2023 o 2024 será muy difícil para los pequeños equipos”. Es decir, para igualar la parrilla de Fórmula 1 habrá que tomárselo con calma, señores.

Como en cualquier gran cambio reglamentario habrá quien acierte, y quien tropiece, con sus propuestas técnicas frente a sus rivales. En semejante contexto de incertidumbre, quién más carbón tenga en los almacenes y más palas para alimentar su caldera más ventaja llevará de partida. El Mercedes de la era híbrida es un ejemplo clásico. Pero, ¿y los pilotos? Con un mercado tan revuelto y disputado en 2020, ¿Por qué escuadra apostar sin conocer la competitividad de sus monoplazas? En principio, la clave será la misma de toda la vida: “show the money”. De momento, en 2020 es evidente dónde está.

Fórmula 1 Christian Horner Mattia Binotto Red Bull McLaren
El redactor recomienda