Mercedes, Honda y Renault dudan de su futuro

Las grandes amenazas que pueden dejar desnuda a la revolucionaria F1 de 2021

Mercedes, Renault y Honda son los tres grupos que tienen dudas sobre su continuidad en la Fórmula 1. El fabricante japonés podría poner punto final incluso a finales de este año

Foto: Varios grupos dudan sobre su continuidad en el gran circo a partir de 2021. (Reuters)
Varios grupos dudan sobre su continuidad en el gran circo a partir de 2021. (Reuters)

El cambio de reglamento deportivo, técnico y el nuevo límite presupuestario de cara a 2021 de la Fórmula 1 sigue levantando dudas entre varios grupos automovilísticos. Entre ellos están Mercedes, Renault y Honda. El fabricante japonés podría poner fin a su aventura en el gran circo incluso a finales de esta temporada. La fuga pasa por la cabeza de estos tres grandes y la marcha de todos dejaría en jaque a la competición de cara a un 2021 que parece clave en la evolución e igualdad de la categoría.

A pesar del límite presupuestario, la primera temporada bajo las nuevas reglas podría suponer un alto coste para los fabricantes. Y, por otro lado, el último escollo que tiene que tratar la Fórmula 1 será el Pacto de la Concordia, el cual también tiene a varios equipos en vilo.

Mercedes espera el Acuerdo de la Concordia

El Acuerdo de la Concordia detalla en escala quien tiene más poder, así como quién recibe qué y en qué medida. Este es uno de los apartados que provoca que Mercedes no asegure su continuidad a partir de 2021. "Todo indica que nos quedaremos. Pero no es un hecho. Estamos discutiendo el nuevo Acuerdo de la Concordia. En relación con esto, e independientemente de ello, estamos discutiendo el desarrollo del coche y sus efectos en el campeonato”, comentó Toto Wolff, quien volvió a dejar el futuro de los de Brackley en el aire.

“Existe el modelo Ferrari que dice: 'Lo haremos siempre. Construimos coches de carreras y construimos coches de carretera'”, explicó. “El otro modelo es decir: Tuvimos una carrera muy exitosa. No hay nada más que demostrar. Haremos otra cosa ahora. Ambas son estrategias absolutamente plausibles”. Una idea poco ambiciosa y que también podría dejar tocados a otros equipos. Williams, Racing Point y McLaren contarán con los propulsores alemanes para la nueva era.

Las dudas de Honda

Para Honda todo está centrado en lo económico. Volver a empezar de cero, haberse jugado su prestigio con McLaren, todo para volver a ganar, le ha costado cinco años y cientos de millones de euros. Según Helmut Marko todo este desgaste podría provocar su salida tras 2020 a finales de esta temporada. "Honda aún no ha tomado una decisión. Creo que lo van a hacer en Abu Dabi. Lo que decidan, sin duda, tendrá un impacto en el futuro de Red Bull", aseguró en Motorsport Magazine.

"Las reglas nuevas ya están sobre la mesa, y ahora se puede calcular cuánto más barato resultará el desarrollo del motor, con las restricciones de pruebas y materiales que nos han impuesto”, confesó. "2020 va a ser un año muy caro tanto dentro como fuera de la pista. Todos vamos a estar muy ocupados con dos tipos de coche por el cambio de normativa. Creo que habría sido mejor retrasar los cambios para 2022, e introducir primero el límite presupuestario". El fabricante nipón tiene previsto realizar una inversión de 140 millones de euros para la próxima temporada en un nuevo intento por ofrecer a Red Bull una unidad de potencia potente y fiable que permita a la escudería austríaca luchar por el título.

Todo ese cambio de idea provocaría un terremoto dentro de Red Bull y Toro Rosso después de que hace unas semanas se reunieran con Honda para tratar los objetivos de cara a 2020. "Max se reunió con Helmut Marko, Christian Horner y con Toyoharu Tanabe para conocer los planes de futuro de Honda", confesó Mashashi Yamamoto, director de operaciones de Honda. "Quería que les explicáramos el plan que teníamos de cara al futuro. Lo hicimos por Max, y su respuesta fue que Honda ha cumplido, hasta ahora, lo prometido. Él mantiene su confianza".

Max Verstappen y Lewis Hamilton durante el GP de Estados Unidos. (Reuters)
Max Verstappen y Lewis Hamilton durante el GP de Estados Unidos. (Reuters)

La otra gran duda para su continuidad la planteó el director técnico de Honda, Toyoharu Tanabe, quien busca una batalla justa entre los fabricantes de motores a raíz de las sospechas sobre la legalidad de la unidad de potencia de Ferrari. "Hay algunas maneras de mejorar el rendimiento del motor y el chasis, utilizando lagunas técnicas o técnicas de combustible, quema de aceite o algo así", comentó. "Tenemos interés ​​en que haya carreras justas que se ajusten a la normativa de Fórmula 1 de la FIA, respetando las regulaciones. Ese es nuestro deseo. Para tener carreras justas, necesitamos la vigilancia de la FIA". Tanabe admitió que el tamaño de las reglas de la FIA deja "casi imposible" recibir una aclaración de todo, pero cree que los equipos deberían pedir que solucionen las áreas más contradictorias.

El año nefasto de Renault

El caso de Renault es más político después de firmar una de sus peores temporadas cuando aspiraban a luchar por podios este 2019. Y que los de Enstone puedan abandonar la Fórmula 1 a partir de 2020 no resultaría descabellado ante la situación y el contexto en el que se mueven.

La realidad es que es realmente complicado que en 2020 Renault cumpla los objetivos marcados en su retorno a la Fórmula 1. Luchar de tú a tú con los tres grandes. El responsable del equipo reconoció que el incremento de recursos estaba ligado a la consecución de objetivos anuales. Pero en 2019 el retroceso es notorio respecto a los tres grandes. Los ingresos se reducirán si no se alcanzan los 122 puntos de 2018.

Cyril Abiteboul es el gran señalado del fracaso de Renault este 2019. (EFE)
Cyril Abiteboul es el gran señalado del fracaso de Renault este 2019. (EFE)

Por otro lado está su modelo de negocio. La marcha de McLaren en 2021 les deja sin equipos a los que suministrar sus motores aparte del suyo propio. Un modelo que se justificaba en amortizar con terceros sus enormes gastos de desarrollo. El rendimiento del equipo en la pista, su aislamiento como suministrador de motores, la ambigüedad de posiciones ante el futuro estratégico de la F1 dejan la pelota en el tejado del Grupo Renault para tomar una decisión. Lo que está claro es que los franceses ya trabajan una reestructuración global de su estrategia para salvar el proyecto. Tres grupos que plantean sus dudas respecto al rumbo de la Fórmula y al suyo propio y que podrían dejar un enorme roto a la Fórmula 1 con su marcha.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios