una trayectoria a todos los niveles

Gil de Ferran, de 'coach' de Alonso en las 500 Millas a dirigir McLaren en la Fórmula 1

Todo empezó con un mensaje de Gil de Ferran a Zak Brown en 2017. Tras su papel como guía de Fernando Alonso en las 500 Millas, el brasileño será Director Deportivo del equipo

Foto: Fernando Alonso y Gil de Ferrán durante las 500 millas de Indianápolis. (REUTERS)
Fernando Alonso y Gil de Ferrán durante las 500 millas de Indianápolis. (REUTERS)

“Es un asesor especial, le hemos incorporado y reporta directamente a mí. Está ayudando a nuestros pilotos jóvenes, especialmente a Stoffel (Vandoorne) y Lando. Y si hacemos el Indycar, conoce el todo aquello por dentro y por fuera…”. Zak Brown se refería así a Gil de Ferran, el nuevo Director Deportivo de McLaren, cuando en mayo fue llamado para integrarse en el equipo con un perfil bajo inicialmente. Hoy, aquella maniobra adquiere su verdadera dimensión, confirmando los planes de Brown para quien fue el 'coach' de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis.

“No estuve involucrado en ello, solo me información de su presencia aquí, me llamó Zak hace un par de semanas”, apuntaba el español cuando se conoció la llegada de Gil de Ferran a McLaren a primeros de mayo. “Es muy bueno tenerle aquí con un enfoque más fresco, o un punto de vista diferente sobre algunas cosas que estamos haciendo aquí. Es una gran persona. Por el momento solo escucha, más que habla. Intenta saber cómo funciona el equipo, la filosofía de McLaren. Su contribución puede llegar más tarde, o en un par de meses”. Premonitorio. Aunque no como pudiera parecer a primera vista, según el propio Brown.

“Incorporamos a Gil hace algunos meses ya que vimos que podríamos utilizar la experiencia deportiva de alguien como él para sacar el máximo partido a nuestros pilotos y a nuestros ingenieros” explica Brown al respecto de su nombramiento, “no era nuestro plan en aquel momento que ocupara este nuevo rol. Pero lo que identificamos es un área en la que pensábamos que podría contribuir, y como hemos trabajado y las cosas han evolucionado, hemos visto de forma natural que podría ser un excelente director deportivo . Pero no era algo definido así cuando comenzó”.

McLaren ha debido constatar su gran experiencia, porque el brasileño ha hecho de todo en el mundo de las carreras. Desde sus éxitos como piloto, a la dirección de sus propios equipos, pasando por la dirección deportiva del proyecto BAR Honda de Fórmula 1 a mediados de la década pasada. Además de la especial relación y de mutua admiración forjada con Alonso durante las pasadas 500 Millas. Desde hoy, De Ferrán adquiere una crucial responsabilidad en McLaren, y para el piloto español podría significar un argumento a favor de su continuidad en la Fórmula 1. O, quién sabe, dado el perfil de De Ferrán, también su paso al Indycar. Y todo empezó con un mensaje de Ferrán a Zak Brown.

La dura vida en Gran Bretaña hacia la F1

De Ferrán contaba, él mismo, que envió un correo a Brown para felicitarle por la iniciativa de la participación de Alonso en la carrera americana: “¿Por qué no te unes a nosotros?”. Cuando Brown y Alonso visitaron la carrera del Indycar en Birmingham (Alabama) en abril del pasado año para conocer la estructura del equipo Andretti (visitarían la sede al día siguiente), ambos sorprendieron con el nombre de De Ferrán como ‘coach’ del español. Pocas figuras con un perfil semejante podían tutelar aquella primera aventura americana de Alonso. “No tengo que enseñarle cómo pilotar, no solo le considero uno de los mejores pilotos que he visto, sino también uno de los mejores pilotos de la historia”, explicaba a El Confidencial el brasileño el día antes de las 500 Millas. Entonces cuajó una gran relación personal entre ambos, y desde ahora están en el mismo barco.

Brown no ha elegido a un cualquiera como Director Deportivo. De Ferrán destacó durante su carrera tanto por su calidad como piloto como por su personalidad y mentalidad para la competición. Incluso empezó estudios de ingeniería mientras competía en Brasil, y era hijo de padre ingeniero. De aquí siempre su especial enfoque analítico como piloto. Pero tuvo que emigrar a Gran Bretaña, para llegar al a la Fórmula 1. Tras una dura etapa en lo personal, logró el título de la Fórmula 3 con el equipo de Jackie Stewart, quien se convirtió en gran admirador del joven De Ferrán y le apoyó todo lo que pudo en su carrera. A pesar de algunos contactos con Williams, Prost y Arrows, no pudo rematar la faena.

Cocinero, y también fraile

Emigró a Estados Unidos, al campeonato de monoplazas Champcar (actualmente Indycar), que contaba en la década de los noventa con nombres como Nigel Mansell, Mario Andretti y Emerson Fittipaldi. En 1993, hizo una visita esporádica y logró algunos contactos. Uno de ellos, Jim Hall, quien se acordó de él en 1994 y le llamó para una sustitución. Le plantaron un contrato de tres años en la mesa tan pronto le vieron rodar. Al año siguiente empezó su aventura americana, aunque sus comienzos fueron muy duros, con numerosos accidentes. Pero su carácter sereno y analítico le permitió enderezar el rumbo, además de convertirse con los años en el piloto preferido de Honda en Estados Unidos.

En 2000, acabó en el mejor equipo americano, el de Roger Penske, con quien se convirtió en el piloto líder. Ganó dos títulos seguidos. Pero su carrera estuvo a punto de terminarse tras dos grandes accidentes en los óvalos. En 2003 un accidente en Phoenix le provocó un largo rosario de fracturas. Increíblemente, pocos meses después ganó las 500 Millas, para retirarse a continuación tras nueve años en los circuitos americanos. Al menos, desde dentro de un monoplaza.

Su personalidad e inteligencia ayudaron a que Honda le ofreciera el puesto de Director Deportivo en el equipo Bar de Fórmula 1 en 2005. Regreso a Estados Unidos en 2008 y apoyado por el fabricante japonés puso en pie su propio equipo, De Ferran Motorsport, y volvió a competir con 40 años en el American Le Mans Series, ganando numerosas carreras y el subcampeonato en su segunda temporada. En 2010 volvió crear otro equipo en el IRL americano con el hijo de Roger Penske, el De Ferran Dragon Racing.

Evidentemente, el brasileño llega a McLaren con experiencia a todos los niveles. Incluyendo su conocimiento del automovilismo americano, donde parece que la organización británica terminará desembarcando el próximo año. Desde el Gran Premio de Gran Bretaña, su responsabilidad se extenderá también a la Fórmula 1. Y Fernando Alonso, según reconoce el propio Zak Brown, no parece ajeno a su nombramiento. De personalidad afable y serena, unánimemente respetado, méritos no le faltan a Gil de Ferran para enderezar el destino de McLaren.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios