EL ENÉSIMO ABANDONO DE LA TEMPORADA

"¡Otra vez! ¡No me lo puedo creer!": el verdadero secreto de Fernando Alonso

Otro fiasco en Austin. Renovación con McLaren, proyectos con las 24 Horas de Daytona y Le Mans, 500 Millas...Tras una dilatada carrera, las últimas frustraciones, ¿qué mueve a Alonso?

Foto: Fernando Alonso en el circuito de Austin con su McLaren. (EFE)
Fernando Alonso en el circuito de Austin con su McLaren. (EFE)

“¡No me lo puedo creer!¡Otros seis u ocho puntos que se han ido!”. Camino de la retirada en el Gran Premio de Estados Unidos, Fernando Alonso se lamentaba en la radio por la pérdida de un magro botín para un piloto de su dimensión deportiva, aunque ahora oro puro para un McLaren que solo tiene a Sauber por detrás en la clasificación de Constructores.

¿Por qué Alonso sigue lamentando un mísero séptimo puesto a estas alturas, con dos títulos mundiales y una fortuna en el banco? ¿Por qué esa evidente ilusión y motivación con la que anunciaba sus planes de futuro con McLaren y Renault el jueves, a pesar de tanta frustración continuada con Honda y diez años sin títulos? ¿Por qué no ha dicho ya adiós a la Fórmula 1? La respuesta nos la daba el propio Alonso este fin de semana. Es sencilla, muchos aún no la entienden, pero explica lo que en ocasiones parece inexplicable.

"El fin de semana ha sido sublime"

Curiosamente, Alonso volvió a repetir tras el gran premio ese patrón de tantas carreras frustradas. “Estoy muy contento cómo el fin de semana ha ido a nivel personal, creo que ha sido sublime, tanto en entrenamientos como en carrera”. Sublime... ¿Hace falta que nos recuerde una y otra vez el valor de su contribución? Frustrado quizás porque el exterior no valore hasta dónde es capaz de llevar su monoplaza, repite una y otra vez lo que es a todas luces innecesario.

Con sus goles, Messi y Cristiano Ronaldo firman a la vista de todos su jerarquía deportiva. Pero Alonso debe sentir que no se valoran los suyos. “La clasificación de la general no lo refleja. No cambia mucho para mí estar doce o decimoséptimo pero, por méritos propios, debería estar mucho más arriba” insistía al acabar este fin de semana. Solo había que recordar su vuelta del Q2 el sábado y comprobar dónde quedaba Vandoorne. El domingo, los puntos estaban al alcance de la mano...

Lauda se retiró temporalmente varios años, Prost se tomó un año sabático, Hakkinen se marchó exhausto física y mentalmente tras sus dos títulos, Schumacher dijo adiós durante varios años antes de volver, Rosberg se evaporó con el último título en la mano, exprimido tras su lucha con Hamilton. Button, que empezó casi con Alonso, acabó harto el pasado año. ¿Qué pasó con los Rosberg padre, Hill y Villeneuve hijos? ¿Por qué en Alonso semejante semejante hambre deportiva tras más de quince años en la Fórmula 1?

Saliendo fuera de la zona de confort

Este fue el fin de semana de la renovación con McLaren. “En la F1 tenemos todos los análisis de datos para saber dónde perdemos, y si ponemos otra unidad de potencia en nuestro chasis, sabemos qué podemos hacer el año que viene, probablemente son las mejores noticias para convencerme”. Con un motor Renault a bordo que, sobre el papel no invita a pensar en un tercer título. Pero otro año más en la pelea. ¿Por qué?

El sábado, Alonso parecía contenerse a duras penas para anticipar algunas de las novedades que tiene en cartera. “En un par de semana habrá más noticias, y serán magníficas”, insinuaba. Cabe pensar que confirmará su participación en las 24 Horas de Daytona (quizás con el equipo de Zak Brown allí) que también presentaba como una preparación a las 24 de Le Mans. Otra vez fuera de su zona de confort y en territorios desconocidos, como en las 500 Millas de Indianápolis. ¿Por qué?

Si de zona de confort para un piloto se trata, este fin de semana se podía contrastar la diferente actitud de Fernando Alonso y Lewis Hamilton respecto a la singular carrera americana, jardín en el que el español se atrevió a meterse. “Todo el mes (de las 500 Millas) fue único y me abrió los ojos a algo que ya he comentado: la F1 es un “show fantástico, y es un sueño desde pequeños ser pilotos de F1, pero hay otras categorías”. Para reconocer que se enamoró de la prueba americana, y a la que aseguró va a volver.

¿Hamilton en los óvalos y las 500 Millas? “Tengo un gran respeto por esos pilotos, asusta cuando afrontas esos peraltes a la velocidad a la que van", contestaba el jueves cuando era preguntado al respecto. "Personalmente, no tengo ningún deseo de ello. Obviamente, tengo muchas oportunidades para hacerlo, pero no tengo planes de ir allí y hacer algo serio”. Es que en un ovalo pide aquello de lo que el caballo de Espartero anda sobrado...

"Eso es lo que me encantaría hacer"

Alonso seguirá en Fórmula 1 con un McLaren que, sobre el papel, tiene complicado aspirar a los títulos. Pero si estuviera cerca, el piloto español parece confiar en su valor añadido como piloto. Se atrevió –con éxito- al desafío de Indianápolis. Posiblemente lo haga con Daytona y Le Mans, y quizás vuelva a liar a McLaren en alguna de estas aventuras como fue el caso de las 500 Millas. Ningún piloto de la Fórmula 1 ha emprendido semejante camino desde los años 70. ¿Por qué?

La respuesta a este caleidoscopio la daba el propio Alonso en Austin. No se trata ya solo una montaña de dinero, o lograr esa Triple Corona. En el fondo, se trata del núcleo más íntimo de su condición de 'racer': “Amo las carreras, la competición. Correría cada fin de semana en cualquier coche y en cualquier país. Pero sería difícil convencer a McLaren. Hacer dos o tres fines de semana en diferentes categorías, eso es lo que me encantaría hacer…”. Así de sencillo y así de profundo, para quien lleva corriendo desde que era un crío. Como en Austin por "seis u ocho puntos", como en las 500 Millas, como en las 24 Horas que vengan... Simple y llanamente, se trata de incombustible y pura pasión por las carreras. A estas alturas.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios