No murió de forma accidental y violenta

Último adiós a Blanca Fernández Ochoa: abren la capilla ardiente en Cercedilla

El tanatorio de Cercedilla estará abierto al público hasta las 21 horas de este sábado para que familiares y todo aquel que lo desee dé el último adiós a la esquiadora

Foto: Blanca Fernández Ochoa en una imagen de archivo
Blanca Fernández Ochoa en una imagen de archivo

La capilla ardiente de Blanca Fernández Ochoa se ha instalado este sábado en el tanatorio de Cercedilla y permanecerá abierta al público hasta las 21.00 horas, según indican fuentes municipales. El cuerpo de la deportista llegó este viernes a la localidad madrileña, después de que se realizara la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de Madrid para esclarecer las causas concretas de su fallecimiento.

Por su parte, la familia de la deportista incinerará su cuerpo a partir de las 21 horas de hoy sábado y se despedirá de ella con una ceremonia íntima en el macizo de Siete Picos. "Blanca parece que en alguna ocasión le dijo a sus hijos que quería que esparcieran sus restos en Siete Picos. Lo queremos hacer en familia, con una bonita excursión entre risas, que era lo que Blanca le gustaba", ha explicado su hermana, Dolores Fernández Ochoa.

Hasta el momento han llegado a Cercedilla familiares de la esquiadora y varias personas que han querido despedirse de la esquiadora. Está previsto que el ministro de Cultura y Deporte en funciones, José Guirao, y la secretaria de Estado para el Deporte, María José Rienda, acudan a la capilla ardiente de la esquiadora. Según ha informado el portavoz de la familia y cuñado de Blanca, Adrián Federidghi, todavía no les han facilitado el informe de la autopsia practicada al cadáver de la deportista.

Fernández Ochoa recibirá la Medalla de la Comunidad de Madrid a título póstumo "en reconocimiento por su aportación al deporte español y madrileño", según ha anunciado en Twitter el vicepresidente y portavoz del gobierno autonómico, Ignacio Aguado.

Investigación en curso

El primer análisis visual determinó que murió el 24 de agosto y que no lo hizo de manera accidental y violenta. Fuentes de la investigación han confirmado a El Confidencial que junto a su cuerpo encontraron varios medicamentos, las llaves de su coche y el recibo de la compra que había hecho en el supermercado antes de partir hacia el monte, según el cual se refleja que había comprado embutido, pan, agua y una botella de vino que seguía casi llena cuando el perro de un guardia civil fuera de servicio señaló el cadáver en el mirador de La Peñota.

El dispositivo de rescate fue complejo, no sólo por la poca información de la que disponían los efectivos y por la complicada orografía de la sierra de Guadarrama, sino además por la descoordinación entre las distintas fuerzas de seguridad que trabajaban sobre el terreno. El día en que apareció el coche de la medallista olímpica, un vecino informó a las autoridades de que se había encontrado con ella el 24 o el 25 de agosto en el pueblo y que le había comunicado su intención de dirigirse hacia el pico de La Peñota. Intentó ponerse en contacto con la Guardia Civil, pero "no lo cogió nadie" y decidió ponerse en contacto con la Policía Local. El alcalde de Cercedilla, Luis Miguel Peña, sostiene que ese mismo día los agentes trasladaron la información a la Policía Nacional, pero tanto fuentes de Interior como de la Policía niegan haber tenido noticia de este testimonio hasta el día 4 a las 11:30 horas.

Último adiós a Blanca Fernández Ochoa: abren la capilla ardiente en Cercedilla

Tras conocer el fallecimiento de la exesquiadora, las reacciones no se hicieron esperar. El jugador de baloncesto Pau Gasol fue de los primeros en lamentar la pérdida de una "sonrisa" que "siempre estará en nuestro recuerdo". También lo hizo el exportero del Real Madrid Iker Casillas, que calificó la jornada de este miércoles como "un día muy triste para el deporte español". "Manteníamos la esperanza de que el desenlace fuera otro", compartía Albert Rivera, a quien se sumaron otras importantes personalidades políticas, como la líder del PP en la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que destacó la pérdida de "una vida entera llevando el nombre de nuestro país por todo lo alto".

Habían pasado 12 días desde que desapareciera y sus seres queridos seguían sin rastro de ella hasta este miércoles, más allá del 'falso positivo' que marcaron los perros de rescate en El Poyal de las Vacas, cerca del aparcamiento de Cercedilla (Madrid) donde se encontró su vehículo. Cuando salió de casa, portaba un saco de dormir y víveres, según ha expresado su cuñado Federighi, que también ofreció los últimos detalles sobre la búsqueda: las labores se centraban en lugares más abruptos, con la ayuda de siete drones que han peinado una zona de la cual les mandó un vídeo hace poco con "unas vistas muy bonitas".

El operativo de rescate finalizó este martes a última hora de la tarde sin nuevas pistas y se reanudó a primera hora del miércoles con la incorporación del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil para rastrear nuevas áreas, como el embalse de Navacerrada. Lola Fernández Ochoa, reconocía que "la esperanza de la familia" estaba "un poquito más baja", aunque confiaba en que pudiera aguantar, si no estaba "muy lesionada".

"Necesito estar sola y pensar"

"No estoy bien. Necesito estar sola y pensar. Quizás haga el camino de Santiago. Ya te llamaré", fueron las últimas palabras que escuchó el pasado 23 de agosto Lola, junto a quien vivía desde hacía un tiempo en el distrito madrileño de Aravaca. Pero la deportista había dejado el móvil en casa y no había manera de contactar con ella. Cuando arrancó su coche —un Mercedes negro clase A sin localizador antirrobos— iba ataviada con ropa de senderismo. Por eso su familia no le dio mucha importancia al principio: le gustaban el silencio y los espacios libres, no era la primera vez que se ausentaba unos días, aunque sí la primera que no había regresado.

Un día después, entre las 13:00 y las 14:00, acudió al Hipercor de Pozuelo de Alarcón con su coche. No pasó mucho tiempo en el supermercado: lo justo para entrar, comprar un poco de queso, pagar en efectivo e irse. Un testigo "fiable" afirma que ya desde el día 25 su coche estaba aparcado en el mismo lugar donde se encontró, y, de hecho, los encargados de las pesquisas están convencidos de que lo dejó allí el mismo día 24. En cualquier caso, continuó sin dar señales, por lo que sus familiares decidieron visitar los sitios habituales a los que solía ir y, ante la falta de éxito, acudieron a denunciar su desaparición en la comisaría de Aravaca el jueves, 29 de agosto.

Un testigo "fiable" afirma que ya desde el día 25 su coche estaba aparcado en el mismo lugar

La Policía desplegó desde entonces un gran operativo, centrado principalmente en seguir el rastro de su coche. Con el número de matrícula, los agentes accedieron a la base de datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), que capta los movimientos de todos los vehículos, pero no obtuvieron la respuesta que esperaban porque o bien circulaba por carreteras secundarias o bien no había llegado demasiado lejos.

Esta última posibilidad se confirmó el pasado domingo, cuando el coche apareció en unos aparcamientos para montañeros de Cercedilla, una pequeña localidad situada en la sierra de Madrid. En Las Dehesas, que es como se conoce al citado emplazamiento, se instalaron dos carpas para coordinar las labores de búsqueda, dirigidas por la Policía Nacional y en las que participaron más de un centenar de agentes de la Guardia Civil, los grupos de rescate en altura (GERA), Protección Civil, bomberos y Policía Local, con el apoyo de cinco perros y tres helicópteros.

El coche de Blanca Fernández Ochoa, en el aparcamiento de Las Dehesas, en Cercedilla. (EFE)
El coche de Blanca Fernández Ochoa, en el aparcamiento de Las Dehesas, en Cercedilla. (EFE)
Vista aérea del aparcamiento donde se encontró el vehículo.
Vista aérea del aparcamiento donde se encontró el vehículo.

El lunes se retomó el dispositivo, que se dividió en 12 rutas dependiendo del grado de dificultad del terreno. Las primeras cinco estaban compuestas por voluntarios, acompañados de un policía, un guardia civil y un guía canino, un perro que iba por delante intentando seguir un rastro. Había otras cinco rutas de profesionales, compuestas por guardias civiles, policías nacionales, bomberos, agentes forestales, miembros de la Cruz Roja y especialistas en montaña, mientras que las otras dos rutas, que buscaban por zonas muy complejas de montaña, estaban formadas por miembros de la Sección de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil (Sereim), agentes del Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional y bomberos del Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA) de la Comunidad de Madrid. A partir del martes, la búsqueda fue más compleja, ya que se rastrearon sendas poco practicables.

La familia de Blanca se mostró desde muy pronto "emocionada" por las muestras de cariño recibidas. Dolores reconoció el lunes por la noche que la familia estaba "un poquito más desanimada" ante la desaparición que por la mañana, cuando llegaron "eufóricos" y pensando que "sería un día importante, en el que se la podría encontrar". No obstante, mantuvieron la esperanza, porque se trataba de "una mujer muy luchadora y sufridora".

Último adiós a Blanca Fernández Ochoa: abren la capilla ardiente en Cercedilla

A este respecto, no creían que se hubiera perdido, sino que fue de excursión a Cercedilla, "como tantas otras veces", y la tormenta del lunes la pilló desprevenida. "Creo que se refugió o se ha accidentado, no lo sé", apuntaba la mujer, que justificó no dar antes la alarma porque les parecía "precipitado" llamar a la policía dos días después de que hubiera desaparecido.

"Desaparición voluntaria", principal hipótesis

El hecho de que el coche no presentara indicio alguno de violencia —a falta de un examen pericial— llevó a barajar como principal hipótesis una "desaparición voluntaria". Así lo detallaba el inspector jefe del Grupo de Desaparecidos de la Policía Nacional, Pedro Herranz: "Cuando se trata de una desaparición voluntaria, es difícil encontrar a la persona, porque si no quiere ser localizada, es complejo".

La búsqueda comenzó con el desempeño exclusivo de equipos profesionales alrededor de los sitios preferidos por Fernández Ochoa, como la zona de los Siete Picos, de acuerdo con la información facilitada por su entorno más cercano. A los perros se les ofreció algún vestigio de la desaparecida, al tiempo que se restringió el paso a ciclistas y senderistas para no despistar a los animales. Atendiendo a que el primer intento no fructificó, se decidió recurrir a la colaboración ciudadana para abarcar un perímetro más amplio.

Se retoma el dispositivo de búsqueda de Blanca Fernández Ochoa en Cercedilla

Un centenar de voluntarios acudieron tras el llamamiento policial a la colaboración para inspeccionar la zona. Fue el caso de Miguel, habitante de Fuenlabrada (Madrid), que aseguró estar "impactado" por la noticia, pese a que no conocía personalmente a Blanca. Otro grupo acudió desde Arroyomolinos (Madrid) para echar una mano: "Ojalá haya suerte", afirmaba uno de estos voluntarios, que conoce bien el territorio, y expresaba su preocupación porque "hay una zona muy escarpada, difícil, en Siete Picos".

Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios