SIGUE LA BÚSQUEDA EN LA SIERRA DE MADRID

La búsqueda de Blanca se aleja de caminos y se centra en lugares más abruptos

Los perros han localizado un par de puntos en los que podría haber algún indicio de la exesquiadora, pero siguen sin encontrar pistas claras a pesar de haber rastreado gran parte de la zona

Foto: Miembros de la Policía Nacional utilizan un dron en las labores de búsqueda de Blanca Fernández Ochoa. (EFE)
Miembros de la Policía Nacional utilizan un dron en las labores de búsqueda de Blanca Fernández Ochoa. (EFE)

La Policía Nacional y la Guardia Civil han desplegado un amplísimo dispositivo para buscar a la desaparecida medallista olímpica Blanca Fernández Ochoa, en paradero desconocido desde que el pasado 23 de agosto sus hijos comenzaran a echarla en falta. Investigadores de ambas corporaciones colaboran, bajo la dirección de la primera, con decenas de efectivos que peinan estos días la sierra de Madrid con el fin de encontrar a la exesquiadora.

[Última hora: encuentran el cuerpo de Blanca Fernández Ochoa]

La búsqueda se aleja este martes de caminos y veredas para centrarse en lugares más abruptos con la ayuda de siete drones que se han comenzado a volar esta mañana. "Hoy salimos de las vías principales, de las veredas y caminos, y vamos a batir campo. Habrá una persona y otra entre siete y diez metros. Hay que ir barriendo de forma exhaustiva todo el terreno. Los caminos están muy machacados y ahora nos falta entrar en campo a través, que es más dificultoso. Somos conscientes de que hoy no finalizaremos todo lo planteado", ha explicado la portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.

La búsqueda de Blanca se aleja de caminos y se centra en lugares más abruptos

Ayer, tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil incrementaron el número de miembros que conforman los equipos de búsqueda, en los que participan ya más de una decena de departamentos de ambos cuerpos. En concreto, los grupos de montaña de la Guardia Civil, los de seguridad ciudadana, los de cinología, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y el aéreo tratan de localizar a la exdeportista junto a los guías caninos, la caballería, los antidisturbios y el Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional, que dirige las pesquisas.

["Se confirma lo peor": las reacciones tras la muerte de Blanca Fernández Ochoa]

A la búsqueda se han incorporado tres drones de Policía Nacional, tres de Guardia Civil y uno de la Comunidad de Madrid, que ya están volando simultáneamente de tres en tres, en varias de las zonas más altas de Siete Picos, para comprobar si hay algún vestigio en las zonas más bajas o, si lo encuentran, puedan descender los grupos de montaña de Guardia Civil y Bomberos en helicóptero para realizar las comprobaciones oportunas.

Hay cuatro grupos formados por especialistas de Bomberos de la Comunidad, Guardia Civil, Policía Nacional, Protección Civil y Policía Local, "que van a peinar las zonas de más difícil acceso, mientras que los voluntarios recorrerán las zonas de más fácil acceso".

La búsqueda de Blanca se aleja de caminos y se centra en lugares más abruptos

Los equipos de voluntarios siempre irán guiados por un agente o especialistas. Hoy hay 70 voluntarios y una decena de perros guía. "No podemos atender y coordinar un volumen mayor de voluntarios porque de lo que se trata es de avanzar".

De momento, se mantiene la búsqueda en el mismo radio de ayer, 3.500 metros cuadrados de la zona de la sierra madrileña. Por la noche se mantienen las patrullas de seguridad ciudadana, que recorren veredas y caminos accesibles, pero no hay búsqueda terrestre como tal por razones de seguridad.

De hecho, la Policía Nacional incorporó ayer un helicóptero al dispositivo de búsqueda para inspeccionar desde el aire la amplia zona y tratar de localizar alguna pertenencia de Fernández Ochoa o cualquier otro vestigio que permita avanzar en alguna dirección más concreta.

Fuentes de la Guardia Civil explican que la denuncia de la desaparición la interpuso la hija de Blanca, Olivia, el pasado 29 de agosto, cinco días después de la desaparición y de que toda la familia concluyera que la exmedallista olímpica no podía estar tanto tiempo en el campo sin dar señales de vida. Además, la propia Blanca había dicho a su hija que iba a ir al campo cuatro días. Las mismas fuentes recomiendan que en casos como estos los familiares acudan a las autoridades policiales cuanto antes, en el momento en que tengan una sospecha fundada. Aseguran que "el mito" de que no hay que denunciar hasta pasadas 24 horas de la desaparición no es más que eso, un mito. "Ni Policía ni Guardia Civil han tenido nunca ese criterio", aseguran las mismas fuentes, que sostienen que los investigadores deben tener la información cuanto antes y que "el ritmo" de las diligencias lo marcan "las circunstancias" de cada caso.

Los perros han rastreado una docena de caminos. (EFE)
Los perros han rastreado una docena de caminos. (EFE)

En el caso de Blanca, estas circunstancias están caracterizadas por el teléfono móvil que la exdeportista se dejó en casa —en principio, voluntariamente— antes de salir. El gesto fue lo que más llamó la atención de la familia, pues ésta no podía contactar con ella. Al principio la familia confiaba en que estaría cuatro días fuera, por eso espero a que éstos pasaran para preocuparse en serio. Los investigadores también tienen constancia de que Blanca compró algo de comida que pagó en efectivo en el centro comercial Hipercor de Pozuelo de Alarcón, un establecimiento cercano al madrileño barrio de Aravaca (donde vive su hermana Dolores, en cuya casa estaba quedándose a dormir Blanca estos días) y situado junto a la carretera M-40. Una empleada informó a la Policía de este extremo, que los investigadores ahora tratan de confirmar a través de las cámaras de seguridad. Visionar a Blanca ayudaría también a conocer qué ropa llevaba en ese momento, un dato que vendría bien a quienes rastrean la sierra de Madrid.

La búsqueda de Blanca se aleja de caminos y se centra en lugares más abruptos

El hallazgo del coche de la exesquiadora, un Mercedes clase A de color negro, en el aparcamiento de Las Dehesas (Cercedilla) el pasado domingo, indicó que la mujer había estado allí. El vehículo fue retirado para que la Policía Científica lo inspeccionara por dentro, pero el rastreo no permitió encontrar indicios claros. El hallazgo y las circunstancias de la desaparición apuntan de momento, según fuentes de la investigación, a que Blanca estaría en algún lugar de la sierra de Madrid donde habitualmente acudía a caminar. De ahí que los esfuerzos de los especialistas de la Policía y de la Guardia Civil se centren en peinar el perímetro de monte que la mujer pudo abarcar en su recorrido como senderista.

Además de la Policía y la Guardia Civil, también ayudan en las labores de búsqueda los Bomberos, Protección Civil, la Policía Local y decenas de vecinos, familiares, amigos y voluntarios que se han acercado a la zona por iniciativa propia para colaborar después de que el Ayuntamiento de Cercedilla hiciera un llamamiento público. En total, más de medio millar de personas. Todas ellas, con ayuda de los perros de las fuerzas de seguridad, han rastreado ya una docena de rutas de la zona, aunque no han encontrado pistas relevantes. En concreto, los 14 perros han recorrido caminos y arboledas y tan solo han marcado dos puntos como lugares en los que podría haber algún tipo de rastro de la exesquiadora. En estas dos últimas ubicaciones se centra ahora la búsqueda.

La búsqueda de Blanca se aleja de caminos y se centra en lugares más abruptos

La principal hipótesis que barajan los investigadores apunta a que la exdeportista se fue voluntariamente de su casa, llegó al citado aparcamiento para andar por el monte y en algún momento de su trayectoria se accidentó o se desorientó. Los responsables de las pesquisas no descartan, sin embargo, otras opciones, ya que son conscientes de que faltan piezas para reconstruir el puzle. La mujer, de hecho, llevaba meses sufriendo un estado depresivo y este podría ser un elemento también a tener en cuenta.

La desaparición de Blanca Fernández Ochoa fue una de las 27 que la asociación QSD activó en agosto. La mayoría de ellas fueron desactivadas días después de su activación porque los desaparecidos iban siendo encontrados. La mayoría de ellos tenía entre 50 y 65 años o más. Seis fueron hallados sin vida; el resto, en buen estado. Tanto la asociación como Policía y Guardia Civil continúan buscando a tres de estas personas. Se trata de Hernán Elía, desaparecido en Don Benito (Badajoz); Daniel Hernán Cueva, al que se le perdió la pista en Cardenete (Cuenca), y la propia Blanca, buscada aún en Cercedilla.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios