entrevista con el seleccionador español

Los entrenadores también sueñan con la NBA: por qué ficha Scariolo por los Raptors

Sergio Scariolo explica los motivos de su fichaje por los Toronto Raptors, cuya cesión para que entrene en las ventanas le ha permitido seguir siendo el seleccionador masculino

Foto: Sergio Scariolo seguirá al menos dos años más como seleccionador masculino. (EFE)
Sergio Scariolo seguirá al menos dos años más como seleccionador masculino. (EFE)

A estas alturas de su carrera, con más de tres décadas en los banquillos, Sergio Scariolo tenía tres opciones. La más sencilla era quedarse como estaba. Seguir con su puesto de seleccionador masculino, sellar en las próximas ventanas la clasificación para la Copa del Mundo 2019 y luchar en China por una medalla y una plaza para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Volver a entrenar a un equipo era otra posibilidad, pero la que menos le apetecía porque no quería dejar la Selección a mitad de ciclo. Y por último estaba la más sacrificada: compaginar ambas cosas. Esa es la que ha elegido. Con una dificultad extra: será en los Toronto Raptors de la NBA y ejercerá de asistente.

Scariolo, la Federación Española de Baloncesto (FEB) y los Raptors han trabajado para llegar a un acuerdo que beneficiara a las tres partes. Uno que le permitiera al técnico empezar una nueva aventura sin abandonar un puesto que le llena, a la federación mantener a su seleccionador más exitoso y al nuevo entrenador de los Raptors, Nick Nurse, contar con el asistente que quería para su cuerpo técnico. Hubo luz verde el pasado viernes, después de unas semanas de incertidumbre.

"No me he sentido fuera, pero racionalmente sabía que no había una garantía de poder encontrar una fórmula que permitiera compatibilizar, sobre todo por la presencia de las dichosas ventanas, que realmente eran el único obstáculo", cuenta Scariolo a El Confidencial. "Han sido dos meses algo complejos. Al final todo ha terminado de una manera positiva para todos". El italiano se despidió por si acaso tras el último partido de la Selección, a comienzos de julio, por si acaso no volvía.

Scariolo niega que su amistad con Garbajosa haya facilitado el acuerdo. (EFE)
Scariolo niega que su amistad con Garbajosa haya facilitado el acuerdo. (EFE)

Entrenar en la NBA era algo que perseguía desde hace tiempo, antes incluso de regresar a la selección en 2015. Por eso su actual contrato preveía que compatibilizara su trabajo en la FEB con la dirección de un equipo, como ya había hecho en 2009. El problema es que por entonces no había ventanas y él entrenaba en Rusia. Con la NBA la cosa es diferente, pero los Raptors han sido muy generosos. "No hemos tenido que hacer ningún tipo de modificación al contrato con la federación, que se mantiene en vigor", apunta Scariolo.

"Necesitaba el visto bueno, digamos un permiso algo inusual, que no se daba por descontado. Si un entrenador está detrás del banquillo, es una cosa. Pero si está en primera línea, entre los asistentes principales, es mucho más complicado. Por eso mi agradicimiento a los Raptors es muy sentido, porque realmente han hecho un esfuerzo importante y bastante atípico para lo que son los hábitos NBA. Ellos tenían una ilusión porque mantuviera el cargo con la selección, y por eso me han echado una mano", explica. En noviembre y febrero, las dos ventanas que se disputan durante la temporada, Scariolo abandonará de manera temporal los Raptors, viajará a España y se pondrá al frente de la Selección. Y cuado acabe la ventana hará el viaje de vuelta para reincorporarse.

"Las buenas relaciones personales facilitan llegar a acuerdos, pero a veces se exagera demasiado sobre este tema", dice sobre su amistad con el presidente de la FEB, Jorge Garbajosa. "Aquí no ha habido ni pasteleo ni nada que no haya sido un respeto literal del contrato. La gestión ha sido separada. Que nadie piense que ha habido ningún tipo de trapicheo", dice.

El técnico explica por qué ha aceptado ahora una de las ofertas que tenía. "Han cambiado las circunstancias: rol dentro del cuerpo técnico, nivel y calidad del club, contrato y disponibilidad por su parte a poner todas las facilidades para terminar mi trabajo con la selección. Todas las otras veces que se ha hablado faltaba alguna pata de esta silla. Este año ha sido completa en todos los sentidos. La situación es ideal". A eso hay que sumarle sus ganas de entrenar, que no se alejan demasiado de las ganas de jugar que tiene cualquier jugador. "Puedes estar una temporada un poco más alejado de las canchas, pero si tienes pasión por el juego, al final lo que quieres es estar en contacto con el juego todos los días posibles. Y este deseo ha ido creciendo año a año", dice.

Scariolo cree que ahora "va a ser mucho más fácil" compaginar los dos cargos que que cuando entrenaba al Khimki. Ni siguiera el ritmo de la NBA (82 partidos en seis meses, más los 'playoffs') le echa para atrás. "Lo he hablado bastante con compañeros amigos como Ettore Messina, Igor Kokoskov o Jordi Fernández, y todos me han dicho que no tuviera dudas de que hay un amplio margen para poder atender a todo. Y luego depende de la capacidad de trabajo de cada uno. La gente que tiene 25.000 hobbys y quiere atenderlos a todo quizá tenga menos tiempo para esa dedicación al baloncesto. Yo creo que he demostrado durante toda mi vida una capacidad de trabajo y una pasión para echar horas en esto suficientes como para estar a la altura. Como lo he probado siendo entrenador jefe, que complica mucho más. Un segundo entrenador no tiene tanta presión".

Nurse visitó varios entrenamientos del Madrid de Scariolo. Ahí se conocieron. (USA Today Sports)
Nurse visitó varios entrenamientos del Madrid de Scariolo. Ahí se conocieron. (USA Today Sports)

Su jefe será Nick Nurse, nombrado en junio entrenador de los Raptors. Ambos se conocen desde hace mucho tiempo, cuando Nurse entrenaba en Reino Unido y Scariolo dirigía al Real Madrid. "Vino un par de veces a observar nuestros entrenamientos de pretemporada. Ahí se estableció una buena relación que tampoco ha sido intensísima, pero sí que ha continuado. Cuando empezaron las entrevistas para buscar primer entrenador, me contactó para decirme que le gustaría contar conmigo".

Uno de los entrevistados para ese puesto fue Sarunas Jasikevicius, un ejemplo más de que la NBA mira al mercado europeo también para reforzar sus banquillos, aunque la distancia sigue enorme. "Sigue habiendo una barrera, porque respecto al porcentaje de jugadores no americanos presentes en la NBA, el porcentaje de entrenadores sigue siendo mínimo. Pero sí que hay señales positivas de apertura", dice Scariolo. "Aunque cada caso es diferente, porque hay que ver el rol de cada uno, hay que ver cómo ha llegado ahí. A Igor (Kokoskov) y Jordi (Fernández) casi se les considera americanos, aunque sean bien europeos. Sí es cierto que el hecho de que Ettore e Igor lo hayan hecho bien es de ayuda. Ojalá nosotros lo hagamos bien".

Scariolo reconoce que es un reto pasar de ser primer entrenador a asistente tras casi tres décadas siendo el número uno, pero recuerda que sus inicios fueron como jefe de cantera y segundo entrenador y asegura que no está obsesionado por ser primer entrenador allí. "Mi ilusión es la de aprender, competir y probarme a mí mismo en el mejor nivel de baloncesto posible. Y disfrutar de ello. Si quieres estar en la mejor liga del mundo, desde luego no vas a ir de primer entrenador. Eso siempre lo he tenido claro. Lo entiendo y lo comparto. Y cuanto más conozco la NBA, más entiendo que hay muchas cosas alrededor que no es puro juego... Lo entiendo perfectamente".

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios