volará la próxima semana a madrid

El perfeccionista Bruno Hortelano ya deja que todos vean cómo sale de tacos

Bruno Hortelano publica un vídeo con una salida de tacos, desde su entorno dicen que no es la primera, pero que sí es el primer momento en el que las sensaciones son buenas para poder mostrarlo

Foto: Bruno Hortelano. (EFE)
Bruno Hortelano. (EFE)

Los últimos mundiales de atletismo en pista cubierta esbozaron una sonrisa en el aficionado español. La tan esperada Ana Peleteiro llegaba a las medallas reforzando así la teoría de que en el último año todos los pasos que ha dado han sido firmes y que su inmenso talento, a pesar de lo que se llegó a creer, no se ha echado a perder sino que traerá al deporte español muchas alegrías de seguir con esa progresión. También el bronce de Saúl Ordoñez, otro atleta joven, y el oro 'fantasma' de Husillos dejaban buen sabor de bocas. No son solo ellos, en categorías inferiores se apuntan buenos resultados y hay nombres como el de Aleix Porras o, sobre todo, el de María Vicente, que empiezan a resonar como brotes verdes de un deporte que se creía perdido.

En esa mezcla no se incluyó al ausente Bruno Hortelano, aunque el velocista dio motivos suficientes en el pasado para, cuanto menos, pensar que puede dar grandes cosas esta misma temporada. Un brutal accidente de tráfico le apartó de las pistas den 2017 y le paró la progresión. El accidente le afectó especialmente la mano derecha, que tuvo que ser reconstruida, y como suele ocurrir en tan graves circunstancias, la recuperación fue lenta a pesar de su capacidad de sacrificio.

Ya está cerca de volver. Estos días se encuentra en Ithaca, en el estado de Nueva York, y practica las salidas desde tacos. Un tuit suyo cuenta que es "el primero entreno haciendo salidas" desde antes del accidente, aunque en su entorno cuentan que eso no es del todo cierto, que hace tiempo que ya practica pero que ahora, por fin sus sensaciones son óptimas y que por eso ha decidido enseñarle al mundo su progresión.

El perfeccionismo de Bruno

Cuentan, de hecho, que ni siquiera estaba seguro de hacerlo. Es un problema de perfeccionismo, Bruno no acepta menos que la excelencia y no ha querido en casi ningún momento de su recuperación dar muestras de cómo marchaban las cosas. Lo hizo al principio, después de la operación, para dar cuenta de que todo estaba bien y que el velocista saldría adelante. A partir de ahí eternas sesiones de recuperación y, poco a poco, recuperar las sensaciones en el tartán, que finalmente de eso se trata.

Su correr es decidido. Un guante negro le cubre la mano afectada, pero las zancadas son poderosas. El vídeo, de unos pocos segundos, es inconcluyente para saber realmente el alcance de su recuperación. Las sensaciones son buenas, se le ve con energía, pero a un atleta no se le puede juzgar con unos pocos segundos de vídeo. Es un buen síntoma, en todo caso, porque significa que ya hay cosas para mostrar al mundo y que Hortelano está convencido de que las cosas van marchando bien.

No tiene calendario claro para el verano, pero son muy pocos los atletas que a estas alturas tienen claras sus fechas de competición. Él estará en el estío, volverá a competir y esa es, por encima de todas la, mejor de las noticias. No hay duda de ello, el español estará en Berlín intentando revalidar el título de campeón de Europa que consiguió meses antes de su siniestro en Amsterdam, uno de los momentos más genuinos del atletismo nacional, pues supo en una entrevista directo que su medalla no era de plata, como creía, sino de oro por una descalificación. Su reacción, plena de desparpajo, fue un hito para un atletismo que, en aquellos días, estaba muy necesitado de cualquier alegría.

La semana que viene volvará a Madrid. pero por el momento, su lugar es Ithaca, la Universidad de Cornell. Allí sigue teniendo su puesto de trabajo Adrian Durant, el técnico que ha moldeado a Hortelano. Siempre es importante tener un buen técnico, pero en este caso puede serlo aún más, puesto que el velocista española tiene que trabajar en la máxima confianza. Así lo exige una recuperación difícil, en la que se han ido dando los pasos correctos pero que, por obligación, fueron lentos y tediosos. Ahora, desde los tacos, la vida se ve de otra manera. Hortelano enfila la recta de meta, en él se espera que lo haga rápido.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios