segunda medalla española EN BIRMINGHAM

Saúl Ordóñez consigue un descarado y sorprendente bronce en los 800 del Mundial

El atleta berciano Saúl Ordóñez, que el año pasado estaba fuera del radar internacional, demostró su descaro y valentía siendo tercero en la pista inglesa de Birmingham

Foto: Ordoñez, entrando tercero en meta. (Reuters)
Ordoñez, entrando tercero en meta. (Reuters)

Saúl Ordóñez es plata Mundial. Hace medio año no estaba en los campeonatos del mundo, no le dio la marca para llegar a Londres. Pero los atletas evolucionan, compiten y buscan su lugar. El berciano lo ha logrado, hizo una carrera sensacional en Birmingham y tiene la tercera plaza mundial bajo techo. Y algo de suerte hubo también, porque Kevin López renunció a su plaza. Si no, Ordóñez no hubiese estado. Tuvo una subida y bajada, pues en un principio había sido bronce, pero la descalificación del atleta estadounidense, Drew Windle, le hizo escalar un peldaño más, y la apelación de EEUU volvió a situarle en el tercer peldaño.

Ordóñez fue valiente desde el principio, con mucho descaro, se puso pronto en la punta del grupo, intentando hacer crecer un ritmo que era bastante lento. Entre los españoles tenía más nombre Álvaro de Arriba, bronce continental el pasado año en Amsterdam, pero el berciano no se iba a quedar a medias. Iba a seguir intentándolo. Y lo logró. Solo en la última recta le quitaron la plata.

"El descaro es lo más importante"

"Estoy reventado, pero muy contento. Sabía que era muy complicado, pero entre seis atletas si estaba adelante muchos me tenían que pasar. Me he puesto delante de Adam [Kszczot, el campeón] y en el segundo cambio he pensado que mejor esperar detrás de él. Solo me ha pasado el americano, casi de plata, estoy muy contento", decía el atleta. "El descaro es lo más importante, hay que ser valiente, el que ha ganado juega con descaro y si hay que jugársela es en una final, si estás en buena forma te la puedes jugar".

"Llevo desde que llegué al campeonato malo, ayer todavía no me había alcanzado tanto, he dormido peor y a lo largo del día he tenido flemas. En el paso del 400 no podía ni respirar", explicaba Álvaro de Arriba, finalista a pesar de la desgracia de la enfermedad. "Soy muy joven, a ver de cara al futuro". Algo similar puede decir Ordoñez, de la misma edad y ya con un bronce mundial.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios