Es noticia
Menú
¡Pecado, la izquierda iraní no respeta el velo islámico!
  1. Cultura
Trinchera cultural

¡Pecado, la izquierda iraní no respeta el velo islámico!

En España tenemos a unas cuantas políticas con velo islámico, y todas ellas militan en partidos de izquierdas. La izquierda, en Irán, es muy diferente. Es eso que quema velos gritando "¡libertad!". Y les aplastan la cabeza a pisotones

Foto: Protesta por la muerte de Mahsa Amini. (EFE/EPA/Erdem Sahin)
Protesta por la muerte de Mahsa Amini. (EFE/EPA/Erdem Sahin)

Mahsa Amini “falleció” en dependencias policiales, “parada cardiorrespiratoria”. Tenía veintidós años y estaba en Teherán visitando a su familia. De pronto, un furgón policial la acorrala junto a algunas otras chicas. Motivo de la detención: llevar mal puesto el velo por la calle. Las chicas que cometen este delito, llamado popularmente 'mal velo', requieren un 'curso de reeducación'. A las patrullas como la que la detuvieron se las conoce como la 'policía del recato'.

Hay también 'patrullas ciudadanas': entusiastas tiarrones barbudos y señoras disfrazadas de ninja que recorren las calles con megáfonos, a veces con porras, para meter en vereda a esas zorras de Satán que exaltan los ánimos libidinosos de los pobres musulmanes honrados. En realidad, dirían estos agentes y también los líderes espirituales que gobiernan el país, las están salvando de sí mismas. Dios puso curvas y cabellos a las mujeres para complicarnos a todos la vida.

Foto: Ebabba Hameida. (Saâd Jebbour)

Esta puñetera distopía es el quebradero de cabeza diario de millones de mujeres en Irán, un país que en tiempos del sha Muhammad Reza Pahlavi era todo lo contrario en el sentido teocrático. Entonces, la policía arrancaba a las mujeres el velo que les imponían ciertos maridos, pero Irán se despidió de esta “nociva influencia occidental” con el triunfo de la revolución de Jomeini hace 40 años. ¡Suerte que vino Jomeini a reconectar Irán con su identidad, librándolo del malvado colonialismo cultural! (Aunque la identidad que implantó Jomeini fuera absolutamente ficticia e inventada).

En España tenemos a unas cuantas políticas con velo islámico, y hasta donde sé todas ellas han militado en partidos de izquierdas. La primera, en 2005, fue ​​Salima Abdeslam, de Coalición por Melilla, partido de tinte islamista que formaba parte hasta 2013… de Izquierda Unida. Ella dijo a 'El País' que, si hay mujeres que van con el culo al aire, ella podía ir con velo. Después llegó el turno de Nora Baños, siniestro personaje de Podemos, y últimamente ha dado de que hablar Najat Driouech, por Esquerra Republicana.

Foto: Mujeres con velo se abanican durante las oraciones de Eid al-Fitr que marca el final del Ramadán, en Ceuta, en junio de 2017. (Reuters) Opinión
¿Debe Europa prohibir el velo?
Ilya Topper. Estambul

Curioso que partidos tan pendientes de la extrema derecha y el machismo hayan permitido militar en sus filas a verdaderas defensoras de la moral religiosa y la opresión de las mujeres. Pero, claro, si algo supera la sed de justicia de cierta izquierda para con las mujeres, es el sentimiento de culpa por el colonialismo. Pinta de 'anticolonial' una teocracia y tendrás unos cuantos diputados hablando a tu favor.

Leire Pajín, nuestra primera ministra de Igualdad, fue una de las primeras mujeres de la izquierda española que defendieron abiertamente el uso del velo en España como un “símbolo cultural” y una “elección”. Y, por más que busquéis, difícilmente encontraréis una sola frase condenatoria de Irene Montero, actual ministra del ramo, en solidaridad no ya con las iraníes obligadas a velarse, sino con las españolas de origen musulmán obligadas a velarse, a casarse o a dejar los estudios. Como mucho, algo sobre los saudíes, que son amigos del rey y no financiaron HispanTv. Deudas medievales.

Foto: La feminista Zoubida Boughaba y de la consejera de Educación y Cultura, Elena Fernández Treviño, el lunes en Melilla. (Europa Press)

La izquierda, en Irán, es muy diferente. La izquierda iraní es eso que quema velos gritando “¡libertad!” Y les aplastan la cabeza a pisotones. Dado que los ayatolás eran perfectamente conscientes de que la sociedad que estaban dominando tenía un montón de mujeres que habían accedido a la universidad y que estaban, por tanto, contaminadas por esas abominables ideas de igualdad y libertad típicas de las occidentales, su afán por controlarlas ha sido riguroso y violento.

Sin embargo, donde se ha sembrado siempre puede volver a crecer la hierba. Y la muerte de Mahsa Amini parece haber levantado vigorosos brotes. Ahora Irán tiene un problema gordo con las mujeres, y con los hombres. Porque —esto hay que recalcarlo— en lo que la prensa llama “marchas de mujeres” estos días hay muchos hombres, y eso, en un Estado tan misógino como Irán, tiene un peso descomunal.

Foto: Mimunt Hamido, en Turquía. Opinión

Así que ahí los tenemos, riadas de mujeres y hombres que salen a la calle, que queman velos en hogueras, que se sueltan el pelo y gritan consignas que cualquier feminista española puede comprender. He visto vídeos de policías corriendo despavoridos. Supongo que las están dejando desahogarse. El primer ministro ha salido a lamentar la muerte de Amini. Tal vez les den una mínima reforma, y luego…

Luego, veremos. El cepo religioso y fascistoide se alimenta de la división tajante entre los sexos, de los roles marcados, del enfrentamiento entre hombres y mujeres, que es eterno, como el amor, y que ciertas ideologías agrandan para ejercer su contagio. Esta división es fundamental para someter, porque de forma natural los hombres quieren lo mejor para las mujeres y las mujeres quieren lo mejor que los hombres. A esa inercia a la unión se la frena con normas y pánicos morales.

Pero, cuando ves a hombres y mujeres marchar juntos sobre Irán en defensa de los derechos de las segundas, hay ciertos motivos para la esperanza. Me pregunto hasta cuándo será aquí esa cierta izquierda tan tolerante con ese supuesto rasgo cultural que le ha costado la vida a Mahsa Amini, y a tantas otras. Me pregunto cuándo demonios vamos a caer del guindo. ¡Para un enemigo común (el fanatismo islámico) que tiene la izquierda y la derecha europea! Qué desperdicio.

Mahsa Amini “falleció” en dependencias policiales, “parada cardiorrespiratoria”. Tenía veintidós años y estaba en Teherán visitando a su familia. De pronto, un furgón policial la acorrala junto a algunas otras chicas. Motivo de la detención: llevar mal puesto el velo por la calle. Las chicas que cometen este delito, llamado popularmente 'mal velo', requieren un 'curso de reeducación'. A las patrullas como la que la detuvieron se las conoce como la 'policía del recato'.

Trinchera Cultural Irán Irene Montero Islam
El redactor recomienda