CRISIS

¿Cines o museos? De la agonía del sector a la burbuja de las plataformas

El sector se ha transformado a marchas forzadas tras la crisis del Covid, pero las plataformas tampoco son la panacea prometida

Foto: Los Cines Embajadores se estrenan este fin de semana. (Efe)
Los Cines Embajadores se estrenan este fin de semana. (Efe)

Llega el fin de semana. Cambio de cartelera tras la crisis del covid. Tan sólo un 60% de las salas de cine abiertas, y las que lo están, lo han hecho a medio gas. El primer fin de semana de apertura de los cines, las cifras fueron devastadoras: 284.000 euros de taquilla, con 'Onward', la película de Pixar repescada para ese primer contacto con la nueva normalidad como el título más visto del fin de semana. El fin de semana de su estreno, el del 6 al 8 de marzo, la recaudación total de las salas fue de 5.878.992 euros. Con la previsión de estos datos, las distribuidoras han retrasado sus estrenos más potentes –'Mulán', que Disney tenía previsto estrenar mundialmente para finales de julio, esperará a que la pandemia aplaque– y han aprovechado para dar salida a sus compras menos ambiciosas.

La industria cinematográfica es pesimista al cambio de modelo de consumo que ha forzado y acelerado la pandemia. Por un lado, exhibidores y distribuidoras animan a ir al cine con campañas promocionales, ante la perspectiva de que la tormenta perfecta (aforo limitado, estrenos poco atractivos, incómodos protocolos sanitarios y miedo al contagio) disuadan al público de volver a las salas. Además de la aparición de nuevas plataformas que ofrecen cada vez catálogos más amplios (aunque no siempre más diversos) y que acaparan el talento con cheques que los estudios tradicionales, con las cifras en la mano, ya sólo sueltan para retener las películas evento (franquicias, cine familiar y adaptaciones superheróicas). Algunos valientes, como los Cines Embajadores, se han atrevido a nacer cuando el sector está moribundo.

Tres espectadoras protegidas con mascarillas esperan el comienzo de la película 'La Lista de los Deseos'. (Efe)
Tres espectadoras protegidas con mascarillas esperan el comienzo de la película 'La Lista de los Deseos'. (Efe)

Dijo Godard que la patria del cine es el museo, y con una producción cada vez más atomizada en la que la producción del cine para salas está colonizada por los 'blockbusters', los exhibidores han decidido tirar de nostalgia y familiaridad, y ha empezado a ocurrir un fenómeno anómalo hasta ahora en la cartelera española: las reposiciones. Ya no son patrimonio exclusivo la Filmoteca o el Cine Estudio o el Artistic Metropol –cines fuera del circuito mayoritario– o los cineclubs. Los cines Phenomena de Barcelona, con carteleras de estreno, cada vez recurren más a los reestrenos, que son los que realmente hacen caja.

Si el fin de semana de la reapertura uno de los títulos que llegaron a la cartelera fue 'Cinema Paradiso' de Giuseppe Tornatore, estrenada inicialmente en 1988 –y cuya banda sonora compuso Ennio Morricone, fallecido este lunes–, y el fin de semana pasado llegó el remontaje de 'Apocalypse Now' (1979), de Francis Ford Coppola, este viernes se da la paradoja no sólo de que cinco de los diez estrenos son reposiciones ('Dersu Uzala', 1975, de Akira Kurosawa; 'Under the Skin', 2013, de Jonathan Glazer; 'Rec', 2007, de Paco Plaza y Jaume Balagueró en una versión 4DX inmersiva ; 'El laberinto del fauno', 2006, de Guillermo del Toro, y 'First Love', de Takashi Miike, recuperada de marzo), sino que 'El laberinto del fauno' es el título con más copias (172), frente a las 159 de '¿Dónde estás, Bernadette?, el último largometraje de Richard Linklater. Ante la incertidumbre, mejor la conocido.

De los diez estrenos del fin de semana, cinco son reposiciones

El caso de 'Under the Skin' es, además, singular: un film de ciencia ficción convertido en película de culto, protagonizada por Scarlett Johansson, habitual en las listas de actrices mejor pagadas, seleccionada por Toronto, Venecia y nominada a dos premios BAFTA, sólo se pudo ver en España en el Festival de Sitges al no encontrar distribución. Hasta ahora, que Avalon y Filmin han acordado traerla conjuntamente, con un estreno inicial en salas y, posteriormente, formar parte del catálogo de la plataforma española. Una demostración de que el sistema de ventanas, implementado en los años 80 y que exige la exclusividad de la exhibición en salas durante un mínimo de cuatro meses, tiene una esperanza de vida corta.

El cine mira hacia atrás en tiempos de duda. Si las cuentas de las salas no salen tendrán que cerrar y unirse a la lista de cines demolidos o transformados en supermercados, tiendas de ropa o tiendas de electrónica. ¿Volverá el cine al museo –o la sala de arte y ensayo–, a su patria, como dice Godard? ¿Habrá espacio para todas las plataformas y agregadores que ofrecen contenidos audiovistuales en forma de catálogo o de alquiler bajo demanda? Filmin ha cumplico 10 años desde su primera suscripción. Netflix desembarcó en España en 2015. En estos cinco años la tarta se ha abierto a nuevos actores: Movistar+, FlixOlé, Amazon, HBO, Rakuten, Apple TV, Disney+, Sky, Starsplay y los que queden por llegar.

Jeffrey Katzenberg en una presentación de Quibi. (Efe)
Jeffrey Katzenberg en una presentación de Quibi. (Efe)

La industria bascula en el debate entre la cohabitación y la guerra, tanto entre el cine y las plataformas como las plataformas entre sí. Después de meses de mucha expectación, el pasado abril comenzó a operar en Estados Unidos Quibi, la plataforma de streaming de Jeffrey Katzenberg –fundador de Dreamworks junto a Steven Spielberg y David Geffen–, especializada en series de alta factura –entre sus fichajes estrella están Jason Blum, Guillermo del Toro y su Spielberg– con capítulos de entre ocho y diez minutos de duración; pequeños 'appetizers' para ver en el metro o en la cola del supermercado. 50 series originales para su puesta de largo y con una inversión de 1.750 millones de dólares (1.546 millones de euros) para su lanzamiento, Quibi sonaba en Los Ángeles como la "next big thing", pero algo ha fallado, como explica un artículo reciente publicado por 'Vulture'.

El día del estreno, la aplicación de Quibi fue la tercera más descargada en la tienda de Apple. A mitad de junio, ya se había desplomado hasta el puesto 284. Y, como cuenta este otro artículo de 'Vanity Fair', las previsiones de conseguir 21 millones de usuarios para abril de 2021 han caído en 5 millones. Y, según las estimaciones estimadas por 'Variety', tan sólo un 8% de los usuarios que han disfrutado de los tres meses de prueba gratuita han pagado por la suscripción. Números muy por debajo de competidores tan recientes como Disney+, cuya principal baza son los clásicos animados y las franquicias de Star Wars y Marvel. Por ello, tampoco queda claro que el negocio de las plataformas pueda dar cabida a más actores. Quizás hasta las plataformas hayan llegado a su tope. En un mundo de transformación tan rápida, la industria y el consumidor son cada vez más conservadores y el cine de sala ya no encuentra su espacio.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído