"exigua y ridícula" cantidad para el sector

Fuerte desencuentro entre el Ministerio de Cultura y el arte contemporáneo

Una veintena de artistas españoles dirigieron hace días una dura misiva al ministro para quejarse de "la exigua y ridícula cantidad" designada para el arte contemporáneo en las ayudas

Foto: El Museo Reina Sofía (EFE)
El Museo Reina Sofía (EFE)

El sector del arte contemporáneo español, con sus principales figuras a la cabeza como Antonio López o Concha Jerez, ha reprochado al Ministerio de Cultura la "exigua y ridícula" cantidad dedicada al sector, mientras el ministro, José Manuel Rodríguez Uribes, les ha asegurado que "han recibido información inexacta".

Una veintena de artistas españoles, la mayoría de ellos reconocidos con Premio Velázquez de las Artes Plásticas o el Premio Nacional de Artes Plásticas, dirigieron hace días una dura misiva al ministro para quejarse de "la exigua y ridícula cantidad" designada para el arte contemporáneo en las ayudas aprobadas el pasado 5 de mayo.

La partida dedicaba al sector es de 1 millón de euros y 40 millones de euros en créditos blandos, mientras que la música y las artes escénicas recibían por ejemplo 23,7 millones, y las librerías independientes 4 millones, además de liquidez a través de créditos blandos similares.

También se quejan de la supresión de la Subdirección General de Promoción de Bellas Artes, que ahora se integra en la Subdirección General de Museos. Una reordenación que refleja "desconocimiento y falta de interés hacia el sector".

La carta estaba firmada por una veintena de artistas, entre ellos Antonio López, Concha Jerez, Rafael Canogar, Luis Gordillo, Antoni Muntadas o el fallecido Juan Genovés. Este documento se une a una carta parecida enviada la semana pasada por la Mesa Sectorial del Arte Contemporáneo, un organismo que integra a las principales asociaciones profesionales del sector.

El ministro asegura que no ha recibido la misiva firmada por los artistas, sino que se ha enterado por los medios de comunicación, pero aún así ha respondido a cada uno de los artistas en una carta que también ha publicado en el perfil de Facebook del ministerio.

"El arte contemporáneo ha estado muy presente en los esfuerzos del Ministerio para suavizar el impacto económico de la COVID-19", destaca Rodríguez Uribes.

El ministro detalla que además del millón de euros para la protección y adquisición de arte contemporáneo, se ha creado una línea de financiación de 40 millones solo para Bellas Artes, además de un fondo general para Cultura de 180 millones, y se han aumentado los incentivos fiscales para mecenazgo.

"Yo comprendo que en una situación de crisis como la que vivimos todo esfuerzo parece insuficiente, pero querría decirle que mi Ministerio sigue viviendo del Presupuesto aprobado en mayo de 2018, presupuesto que ni siquiera estaba pensado para un Ministerio sino para una Secretaría de Estado", señala Uribes.

Respecto a la supresión de la Subdirección General de Promoción de las Bellas Artes, aduce que cuando llegó al ministerio se encontró con un departamento pequeño: "En el siglo XXI, no es posible tener Subdirecciones Generales tan pequeñas, máxime cuando importantes competencias del Ministerio sobre Patrimonio Histórico estaban marginadas".

La supresión "no significa desinterés ni desconocimiento", y asegura que cuando pueda, otorgará personalidad administrativa a Tabacalera, el espacio expositivo ubicado en el centro de Madrid que gestionaba la subdirección eliminada, "con el fin de crear un centro de arte que complemente el Museo Reina Sofía".

"Siento mucho que este primer contacto con usted esté motivado por una información deficiente y no ajustada a la realidad de las cosas", concluye el ministro.

Una de las firmantes de la misiva, Concha Jérez, ha explicado a Efe que la línea de financiación abierta por el Ministerio está "muy bien para grandes empresas", pero "no son ayudas, son préstamos", y mientras, los artistas, siguen literalmente "a dos velas".

El sector está sufriendo un parón sin precedentes pero los artistas no están parados, continúa. La mayoría de ellos son autónomos intermitentes y se ganan la vida con trabajos paralelos, que no tiene nada que ver con su obra, una situación que se extiende a otros agentes del sector, como los comisarios.

La supresión de este organismo "quita valor" al sector, sobre todo cuando llevaba a cabo una "labor extraordinaria" y el arte contemporáneo necesita un organismo "específico".

"Me he leído dos veces la carta y no acabo de entender las respuestas", responde la artista, que recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 2015 y el Velázquez de Artes Plásticas en 2017.

Según fuentes ministeriales consultadas por Efe, los canales habituales de contacto con la Mesa Sectorial del Arte Contemporáneo siguen abiertos y nadie les ha pedido ninguna reunión específica relacionada con la carta.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído