#PuedesPararlo

La campaña contra la 'pornovenganza' con la que la poeta Elvira Sastre casi nos engaña

La poeta y traductora ha publicado un hilo en Twitter denunciando la circulación de un vídeo sexual suyo sin su permiso... era mentira, pero sirve para concienciar sobre algo que sí pasa

Foto:
Autor
Tags
Tiempo de lectura5 min

"Hola a todos. Lo que tengo que contaros hoy ni es bueno ni es literario. Ni son buenas noticias ni nuevos proyectos. No es algo bonito": así empieza la poeta y traductora Elvira Sastre, reciente ganadora del Premio Biblioteca Breve de Novela con solo 27 años, un hilo de Twitter en el que, de primeras, parece que va a denunciar un caso que le afecta en lo personal. "Hace unos años mantuve varios encuentros de carácter sexual con una persona con la que tenía cierta confianza. Fue divertido y experimental. Me doblaba la edad y le decía a todo que sí. Incluso a grabarnos", continúa. La historia avanza y relata cómo "hace un par de semanas" le habría llegado uno de los vídeos en los que la propia Sastre se habría filmado a través de una seguidora. "Casi me da un ataque al verlo. Se me reconocía perfectamente. Al rato, otro mensaje con el mismo vídeo. Después otro".

La escritora sigue con el relato, y sugiere que, seguramente, "otros tantos" lo habrán compartido y muchos otros "lo estarán buscando de manera desesperada y morbosa" para verlo y/o seguir con su difusión. "No sé qué hacer. Ni a quién acudir". Tras este mensaje, que acaba con un "estoy destrozada", un descanso sin nuevos mensajes durante un cuarto de hora. Y el retorno: "ESTO NO ME HA PASADO A MÍ. PERO SÍ A MUCHAS PERSONAS DIARIAMENTE", escribe, en mayúsculas. El hilo de Sastre forma parte de una campaña de la Agencia Española de Protección de Datos denominada 'Puedes pararlo'. "Quiero crear conciencia sobre esto y es más efectivo haciéndolo con mi imagen. Os agradezco a todos el apoyo y la ayuda descomunal. Esas personas lo necesitan".

"Todos conocemos casos. Algunos terminan en suicidio y otros en depresión. Todos sufren humillación y acoso. Y la culpa es del que graba, del que difunde, del que se ríe, del que no defiende. La culpa solo es de ellos. Pero existe una salida rápida: la AEPD ha creado un canal prioritario, una plataforma en la que denunciar caso así que ordena la retirada inmediata de vídeos de contenido sexual o violento no consentidos y sanciona a quienes lo comparten", concluye. Hace apenas unos meses, una mujer de 32 años, empleada de la empresa Iveco, se suicidó después de que varios de sus compañeros compartieran una grabación suya de carácter sexual.

Qué te pasará si difundes un vídeo sexual ajeno

El pasado mes de enero, el entrenador del Málaga denunciaba un posible caso de extorsión y chantaje con un vídeo de contenido sexual que se había filtrado en las redes sociales. Pero no es algo nuevo: en 2012, la exconcejala socialista Olvido Hormigos vivía una situación similar. Un vídeo privado de carácter sexual se filtró en las redes y llegó a provocar la modificación del Código Penal: desde entonces, se incluye como delito esta práctica, es decir, la difusión no autorizada de imágenes o grabaciones íntimas. Hormigos, no obstante, denuncia que casi ocho años después su vídeo sexual sigue en la red.

¿Cómo funciona la campaña?

Desde la AEPD han puesto a disposición de quien lo necesite un canal prioritario para denunciar la "existencia de fotografías, vídeos o audios de contenido sexual o violento que circulan por Internet sin el consentimiento de las personas afectadas" y, en caso de que proceda, solicitar la retirada de las mismas. Eso sí, no es apto para todos los casos. A este canal se puede acudir cuando se trate de "situaciones excepcionalmente delicadas":

  • Contenidos (fotografías o vídeos) de carácter sexual o que muestren actos de agresión, que pongan en alto riesgo los derechos y libertades de los afectados, especialmente si se trata de menores de edad o de víctimas de violencia por razón de género
  • No solo puede acudir a este canal la persona afectada, sino "toda persona que tenga conocimiento de la difusión de este tipo de contenidos"

Hay que tener en cuenta que "la actividad de los ciudadanos en las redes sociales está excluida de la aplicación de la normativa de datos", siempre que se trate de actividades personales o domésticas. Hay casos, no obstante, en los que la agencia no puede actuar: por ejemplo, cuando la difusión de estas imágenes se produzca mediante servicios de mensajería instantánea como WhatsApp o Telegram, o a través de correo electrónico, "sin perjuicio de las competencias de la AEPD para iniciar un procedimiento sancionador contra quien difunda o replique este contenido utilizando dichos medios". La AEPD tampoco puede ayudar si no se trata de una "situación de excepcional gravedad", pero fuera de estos supuestos también hay otras vías para solicitar la retirada de dicha información:

  • Google: desde la propia web de la agencia se puede comunicar a Google todo tipo de problemas de tipo legal, incluidas solicitudes de retirada de contenidos. Google dispone, asimismo, de un formulario para solicitar el bloqueo de resultados de búsqueda en determinados supuestos. Google ofrece también un formulario específico para solicitar la retirada de resultados de búsqueda que remitan a páginas web que incluyan imágenes sexualmente explícitas no deseadas. Puede consultarse más información en esta página web.
  • Instagram: desde esta página web se puede solicitar la retirada de contenido publicado por terceros que incluya información personal, y también se puede informar de conductas abusivas o de acoso.
  • Facebook: esta red social también tiene su propia página de denuncia, para solicitar la retirada de imágenes que alguien considere que vulnera su privacidad.
  • YouTube: la plataforma de vídeos por excelencia ofrece un servicio de ayuda para denunciar contenido inadecuado, y es posible solicitar su retirada bien porque se trate de contenidos contrarios a las políticas de YouTube o por motivos legales.
  • Twitter: esta red aglutina en esta página diferentes formas de informar sobre diversos incumplimientos, entre los que se encuentran la publicación de información privada en Twitter, la usurpación de identidad, o el acoso.
Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios