a los 73 años

Muere Sam Shepard, actor, director y dramaturgo prolífico y salvaje

Fue símbolo de la contracultura norteamericana, uno de los dramaturgos más influyentes del Off Broadway, ganador de un Pulitzer y nominado al Oscar por 'Elegidos para la gloria'

Foto: Sam Shepard
Sam Shepard
Autor
Tiempo de lectura3 min

El actor, director y dramaturgo Sam Shepard ha muerto a los 73 años. Un portavoz de la familia ha explicado que el autor falleció el pasado jueves en su casa de Kentuck debido a complicaciones relacionadas con la ELA. Shepard, nacido en Ilinois en 1943, estuvo nominado al Oscar a mejor actor de reparto por su papel en 'Elegidos para la gloria' (1983). También participó en filmes como 'Magnolias de acero', 'El informe Pelícano' o 'París, Texas', la película de Win Wenders, que ganó la Plama de Oro en Cannes en 1984, es su trabajo como actor y guionista (está basada en su libro 'Crónicas de motel') más destacado, pero su figura es ampliamente reconocida como uno de los dramaturgos contemporáneos estadounidenses más prolíficos e importantes dentro del movimiento Off Broadway.

Shepard comenzó en el teatro en la década de los sesenta producto de la contracultura uniendo sátira, un humor salvaje y los códigos de lenguaje que fusionan la cultura pop, la ciencia ficción, el rock y la cultura popular del oeste de los Estados Unidos. Shepard estaba considerado como una de las voces más originales de su generación, especialmente por su retrato del lado más oscuro de la familia estadounidense y los problemas de identidad de matrimonios, hermanos o amantes.

Escribió más de una cuarentena de obras de teatro, entre las que destacan 'Fourty Hundred Thousand', 'Cowboy Mouth', 'Buried Child', ganadora del Premio Pulitzer en 1979 y llevada al cine el año pasado con un guion firmado por él, 'True West', 'Fool for love', 'States of Shock' o 'Black Hawk Down', convirtiéndose en los años ochenta en el autor más representado de Estados Unidos tras Tennessee Williams. También escribió relatos, memorias, ensayos y guiones.

Sam Shepard, Michael C. Hall y Don Johnson en una escena 'Cold in July', de Jim Mickle (Efe)
Sam Shepard, Michael C. Hall y Don Johnson en una escena 'Cold in July', de Jim Mickle (Efe)

Su éxito como dramaturgo fue precoz. Con 30 años ya había escrito una treintena de obras y con 36 ya había ganado el Pulizter. También fueron nominadas a este premio otras dos de sus obras: 'El verdadero Oeste', en 1983, y 'Locos de amor', en 1984. Su carrera cinematográfica comienza en los mismos años como guionista de 'Me and My Brother'. En 1978 se puso delante de la cámara en 'Renaldo and Clara', de Bob Dylan. Le seguirían 'Días de cielo', de Terence Malick; 'Elegidos para la gloria', de Philip Kaufman; 'Magnolias de acero', de Herbert Ross; 'El informe Pelícano', de Alan J. Pakula; 'All the pretty horses', de Billy Bob Thronton; 'Black Hawk derribado', de Ridley Scott; 'El diario de Noa', de Nick Cassavetes.

Entre los títulos más recientes destaca su trabajo en 'Blackthorn', del español Mateo Gil; 'Agosto', de John Wells, o la serie de Netflix 'Bloodline'. Su última película ha sido el thriller 'Never Here', de Camille Thoman, estrenada en Estados Unidos el pasado mes de junio. También dirigió cine y formó parte de grupos de música en los que solía tocar la batería y el bajo, además de componer junto a Bob Dylan 'Brownsville Girl', del álbum 'Knocked out Loaded', o 'God's in the kitchen', canción que aparece en la banda sonora de 'Llamando a las puertas del cielo', de Wenders. Estuvo más de 20 años con la actriz Jessica Lange, tras su primer matrimonio con la también actriz O-Lan Jones, aunque más conocido fue su romance con Patti Smith, junto a la que escribió 'Cowboy Mouth'.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios