El cine cabalga a lomos de la televisión
  1. Cultura
impulso para la producción española

El cine cabalga a lomos de la televisión

La participación de Atresmedia y Mediaset en la producción de películas ha tenido influencia en las taquillas y las emisiones por televisión con resultados excepcionales

Foto: Imagen del rodaje de 'Víctor Ros' en Guadalajara
Imagen del rodaje de 'Víctor Ros' en Guadalajara

Pocas noticias buenas ha recibido el cine español en los últimos años. Quizás la más importante haya sido la irrupción de los dos grandes operadores de televisión, Atresmedia y Mediaset, en la producción de largometrajes españoles. Su participación en las películas coproducidas por estas empresas ha tenido influencia en las taquillas de los cines y también en sus posteriores emisiones por televisión, cuyos resultados podemos considerar como excepcionales por buenos. Sin duda alguna de estas empresas han vigorizado nuestra producción, imponiendo a los productores y directores un rigor y una disciplina hasta entonces desconocidos. Además de facilitar la financiación y la promoción en sus propios canales han posibilitado que un gran número de las películas alcanzara un gran éxito comercial.

La presencia de estos dos grupos mediáticos, los referidos Mediaset y Atresmedia ha impulsado la taquilla de las películas españolas hasta cotas jamás imaginadas, lo que a estas compañías les ha permitido rentabilizar sus inversiones, disfrutar de las exenciones fiscales que las leyes tributarias les permiten, cumplir sobradamente con los porcentajes de inversión en cine a los que les obligan otras disposiciones y –¿por qué no reconocerlo?– dar esperanzas a los cineastas españoles de poder disfrutar en un día no muy lejano de una sólida industria de producción cinematográfica. Todos contentos.

La presencia de estos dos grupos mediáticos, los referidos Mediaset y Atresmedia ha impulsado la taquilla de las películas españolas hasta cotas jamás imaginadas

La vigente normativa sobre Cine del Ministerio de Cultura y las disposiciones sobre desgravaciones fiscales y A.I.E. (Agrupación de Interés Económico) tendrían que permitir la financiación anual de un número de películas españolas que no debería ser inferior a los 60 títulos y todas ellas con la vocación de ser distribuidas en salas a nivel nacional y a competir con las producciones extranjeras así como a ser emitidas por las televisiones nacionales. Junto a estos títulos siempre se realizarán otras muchas -quizás en torno a cuarenta- obras personales, experimentales y de bajo coste que encontrarán su salida comercial a través de vías alternativas, salas especializadas, festivales, internet y otros medios. Más que nunca son tiempos para experimentar. Las televisiones de ámbito estatal deberían comprometerse a contratar por vía de la coproducción o simplemente por la adquisición de derechos de esas 60 películas realizadas por los productores independientes, procurando darles a todas ellas la promoción y el lanzamiento que las productoras y distribuidoras estimen apropiado.

Considerando que Televisión Española adquiere los derechos de emisión de unos 30 títulos al año, se debe pedir al ente público que mantenga la regularidad en sus convocatorias y, sobre todo, una mayor implicación en la promoción de las películas siguiendo el ejemplo de Atresmedia y Mediaset. Como se ha venido demostrando en los últimos años, son estos operadores privados quienes han mejorado y pueden seguir mejorando notablemente la calidad y comercialidad del cine español. Tan sólo tienen que abrirse más a la colaboración con un mayor número de cineastas de probado talento y con proyectos innovadores y, a la manera de los estudios de Hollywood, ejercer un razonable control sobre todos los procesos de producción y distribución, incluidos el desarrollo y marketing de las películas en las que ellos participen.

Mediaset haya coproducido 13 proyectos de los que un 85% ha superado el millón de euros de recaudación, y Atresmedia 33 películas con un 70% de ellas superando el millón

La política de su participación en proyectos difiere mucho entre los tres operadores de televisión. Mientras que TVE ha participado en 123 proyectos -que se hayan estrenado- entre enero de 2013 y septiembrede 2016, sólo el 14% de ellos ha recaudado más de un millón de euros en taquilla. Sorprende, por el contrario, que en el mismo período Mediaset haya coproducido solamente 13 proyectos de los que un 85% ha superado el millón de euros de recaudación, y Atresmedia 33 películas con un 70% de ellas superando el millón. Estos datos demuestran los diferentes comportamientos de cada empresa.

Sin embargo la televisión de pago no está cubriendo el mismo papel que en otras latitudes. La televisión y el cine deben constituir un matrimonio bien avenido. Las sinergias que entre ellos se producen son del máximo interés y beneficio para ambos. En Francia Canal Plus contrata a precios superiores al 200% de lo que lo hace su homólogo español la práctica totalidad de la producción gala y un porcentaje elevadísimo de la europea. En España la televisión de pago prefiere promocionar y emitir cine norteamericano antes que comprometerse con el español. De las más de 320 películas españolas estrenadas en los últimos 45 meses -según datos de MRC- Canal+/Movistar adquirió 123 títulos, frente a los 273 franceses adquiridos por Canal Plus Francia en el mismo período. La presencia de nuevas plataformas online con Netflix a la cabeza afectará al mundo de la producción, puesto que la tendencia de migración del cine en televisión en abierto a la de pago es cada vez mayor.

La presencia de nuevas plataformas online como Netflix afectará al mundo de la producción; la tendencia de migración del cine en televisión en abierto a la de pago es cada vez mayor

La gran asignatura pendiente para los productores independientes es la de seducir con proyectos de interés comercial y calidad a Atresmedia y Mediaset, mientras que éstas deberán ser más participativas a la hora de trabajar con el amplio grupo de productores españoles, y no exclusivamente con productoras y cineastas cercanos a su organización. El cine español y sus cineastas son muy diversos y todos ellos deben tener la oportunidad de que sus obras se beneficien del potencial de estos dos grandes estudios, que están demostrando lo mucho que pueden hacer por mejorar nuestro cine, aunque a todos se les debe exigir un mayor esfuerzo a la hora de desarrollar sus proyectos. Una cinematografía como la nuestra no puede hacer debutar en la dirección a más de 80 nuevos directores al año, lo que supone que el 85% de la producción española esté dirigida por nuevos realizadores. De pronto, en este país, cualquiera puede dirigir un largometraje. Y la principal culpable de ello es TVE por su falta de criterio a la hora de seleccionar sus proyectos.

Nuestra presencia en las pantallas y festivales extranjeros es casi nula. Festivales importantes como Cannes, Berlín, Venecia y Sundance rara vez seleccionan alguna película española para la competición oficial. Esto confirma la vulgaridad de nuestras últimas producciones, que han buscado exclusivamente su comercialidad. Creemos que ha llegado el momento de que se premie y favorezca también la calidad.

Cine español Cine Televisión Mediaset Atresmedia Netflix RTVE Taquilla
El redactor recomienda