Es noticia
Menú
Muerte súbita en deportistas: por qué se produce y cómo puede prevenirse
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. La salud del deporte
SALUD SIN MITOS

Muerte súbita en deportistas: por qué se produce y cómo puede prevenirse

En el Día Mundial del Corazón hablamos de la relación de este suceso con las patologías cardiovasculares y cómo un reconocimiento cardiológico precompetición ayuda a una detección precoz

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hoy, 29 de septiembre, se celebra el Día Mundial del Corazón. Es la fecha elegida por la Federación Mundial del Corazón, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para concienciar sobre las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento.

Es una cuestión de salud pública: según la OMS, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo. Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares se cobran más de 17 millones de vidas al año, y se estima que la cifra ascenderá a 23 millones para el año 2030.

Foto: Foto: Freepik.

Sabemos que la práctica del deporte constituye un hábito saludable que ayuda a controlar los factores de riesgo cardiovascular. Por eso nos sorprende que su práctica pueda asociarse con patologías relacionadas con el corazón. En este sentido, el doctor Antonio Berruezo, director del Departamento de Arritmias, Investigación e Innovación del Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon, nos explica que "el abuso en el deporte puede estar detrás de determinadas arritmias cardiacas". Entre ellas, la muerte súbita.

Patologías cardiovasculares, la causa más frecuente

Los especialistas la definen como "aquella que aparece de forma inesperada, por causa natural, no traumática ni violenta, en un corto periodo de tiempo y cuyos síntomas aparecen durante o en la hora siguiente a la práctica deportiva". Aunque sorprenda, no es raro encontrar casos en deportistas bien entrenados y con un excelente rendimiento que, a pesar de haber sido sometidos a distintos controles médicos durante su vida deportiva, desconocían que eran portadores de manera silente de enfermedades cardiovasculares potencialmente letales.

En estos casos, lo primero en lo que se piensa es en un accidente cardiaco. Hay que tener en cuenta que entre el 74 y el 94% de las muertes no traumáticas ocurridas durante la práctica deportiva se deben a causas cardiovasculares. “La patología cardiovascular es la causa más frecuente de muerte súbita, tanto entre deportistas como entre personas que no practican deporte —aclara el experto—. Las predominantes son la enfermedad ateromatosa coronaria, la displasia arritmogénica y la miocardiopatía hipertrófica”.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

“Existen datos que sugieren que la realización de una actividad deportiva intensa”, continúa el doctor Berruezo, “incrementa sensiblemente el riesgo de padecer una muerte súbita cuando quienes la practican no se han realizado un 'screening' previo adecuado”.

También es llamativa la existencia de un número significativo de muertes súbitas de causa indeterminada. Su explicación, apunta el doctor Berruezo, “podría estar en los principales mecanismos involucrados, que guardan relación con los cambios hemodinámicos y electrofisiológicos que se producen durante el ejercicio, y que además pueden ser distintos según el tipo de ejercicio realizado”.

Asimismo, parece que la edad condiciona la prevalencia de la muerte súbita durante la actividad deportiva: en los menores de 35 años el riesgo es excepcionalmente pequeño, mientras que en los mayores de 35 años el riesgo de sufrirla es mayor.

La primera sospecha

En muchas ocasiones, la primera sospecha de riesgo de muerte súbita puede ser un síncope en el contexto de la práctica deportiva. Tras un episodio de este tipo —y con independencia de su grado de entrenamiento—, el paciente debería ser evaluado por un especialista en cardiología.

Entre las pruebas que se deben realizar se encuentran el electrocardiograma (ECG), el ecocardiograma, la prueba de esfuerzo y la monitorización con Holter. “En casos seleccionados”, subraya el especialista, “se deberá utilizar angioTAC coronario o resonancia magnética (RM) para identificar anomalías coronarias congénitas o áreas de fibrosis miocárdica, respectivamente”.

placeholder Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

No se trata solo de medidas para deportistas de élite. El uso rutinario de pruebas médicas de evaluación en atletas amateurs se ha ido incrementando recientemente, explica el doctor Berruezo, quien también apunta que “el principal objetivo del reconocimiento cardiológico-precompetición debe ser detectar de forma precoz aquellas patologías cardiacas capaces de constituir un riesgo de muerte súbita”.

Algunos de los datos clínicos que nos podrían orientar a pensar que la práctica deportiva puede aumentar el riesgo, serían los siguientes:

  • Molestia precordial durante el ejercicio.
  • Síncope no aclarado.
  • Disnea (falta de aire) desproporcionada por el esfuerzo realizado.
  • Alteración inexplicada de la frecuencia cardiaca, palpitaciones.
  • Detección de soplo cardiaco.
  • Hipertensión arterial.
  • Antecedentes familiares de muerte súbita antes de los 50 años de edad.
  • Familiares de primer grado con enfermedades cardiacas.

También sería recomendable completar el reconocimiento cardiológico mediante exploraciones complementarias no invasivas (además de electrocardiograma), como una prueba de esfuerzo y un ecocardiograma Doppler, que puedan ayudar a realizar un mejor despistaje de patología cardiaca.

“La identificación de los sujetos con alguna afectación hallada en el reconocimiento”, concluye el doctor, “permitirá apartarlos de la práctica deportiva o adaptarla a un nivel de intensidad aceptable para su patología, con el fin de reducir tal riesgo y posiblemente prevenir una muerte súbita”.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon.

Hoy, 29 de septiembre, se celebra el Día Mundial del Corazón. Es la fecha elegida por la Federación Mundial del Corazón, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para concienciar sobre las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento.

Salud Quirónsalud La salud del deporte Brands Salud ECBrands
El redactor recomienda