Es noticia
Menú
Los beneficios de jugar al baloncesto y sus lesiones más habituales
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. La salud del deporte
DEPORTE SIN RIESGOS

Los beneficios de jugar al baloncesto y sus lesiones más habituales

Este deporte de táctica y contacto combina el ejercicio físico y mental, pero al practicarlo también son frecuentes las contusiones y los accidentes, especialmente en manos y pies

Foto: Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

Cuando hablamos de deporte, salud y juego van unidos. Sin duda tiene un componente lúdico —especialmente en el caso de los más pequeños y de los aficionados—, pero su práctica puede proporcionarnos tanto beneficios como, en ocasiones, alguna que otra lesión.

En el caso del baloncesto, se combinan perfectamente el ejercicio físico, el mental y el juego. “Comenzando a una edad adecuada y con un buen entrenador que siga los pasos correctos, los beneficios físicos que se derivan de su práctica son bastante llamativos”, explica el doctor Antonio María Foruria de Diego, jefe asociado del Servicio de Traumatología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, entidad en la que acaban de someterse a revisión los jugadores de la Selección Española de Baloncesto al ser Quirónsalud el proveedor Médico Oficial

Foto: Foto: Freepik.

En concreto, continúa el especialista, "destacan los siguientes efectos positivos sobre el sistema cardiovascular y respiratorio".

  • Desarrolla nuestra agilidad, coordinación, habilidad locomotriz y la rapidez de reflejos.
  • Aumenta la resistencia y capacidad de desarrollo de actividad física.
  • Mejora nuestra capacidad de relajación y concentración, así como la calidad del sueño.
placeholder Foto: EFE/Rafa Alcaide.
Foto: EFE/Rafa Alcaide.

Sin embargo, pese a la gran cantidad de beneficios que aporta la realización de ejercicio, cualquier tipo de deporte implica un riesgo de sufrir lesiones, sobre todo a medida que se aumenta la intensidad de los movimientos. No hay que olvidar que el baloncesto es un deporte de equipo con un alto nivel de exigencia física, técnica y táctica. El rendimiento no solo va a depender de las cualidades individuales de cada jugador, sino que también va a estar condicionado por su integración e interacción con el resto de compañeros del equipo.

Tal y como explica el especialista, “es una actividad de contacto constante entre adversario y oponente, e incluso entre compañeros del mismo equipo, en el que se producen situaciones distintas y variadas, como aceleraciones y desaceleraciones bruscas, saltos, desplazamientos laterales, cambios bruscos de direcciones…”.

Las lesiones más frecuentes

De acuerdo con el doctor Foruria de Diego, “los esguinces de tobillo, las capsulitis y artritis traumáticas en los dedos de la mano, las lesiones en los meniscos y las roturas del ligamento cruzado anterior en la rodilla son los problemas más habituales. Los tiempos de recuperación de estas patologías pueden oscilar entre un par de semanas y siete u ocho meses”.

  • Esguince de tobillo. Se trata de la lesión más frecuente. Suele producirse tras apoyar el peso del cuerpo sobre el pie con el tobillo en una mala posición. “En un esguince, puede haber desde una leve distensión de los ligamentos hasta una rotura extensa de los mismos, dejando un tobillo inestable. El tratamiento suele ser conservador, muy rara vez es necesaria una cirugía. Dependiendo de la gravedad, la vuelta al juego podrá variar de entre unas dos o tres semanas, en los casos más leves, hasta más de tres meses en los casos más extremos”.
  • Capsulitis. Suelen ser provocadas tras recibir un impacto del balón sobre el dedo cuando está estirado, o tras sufrir un enganche del mismo con la ropa o alguna parte del cuerpo de uno mismo o de otro jugador. “Una solución para entrenar con menos molestias —explica el especialista, también responsable de la Unidad de Cirugía Reconstructiva de Miembro Superior del hospital madrileño— es realizar una inmovilización de la articulación con cinta adhesiva. Con ella limitaremos el movimiento que realiza el dedo afecto, la flexoextensión, disminuyendo los síntomas y protegiendo la articulación”.
placeholder Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.
  • Lesión en los meniscos. En la rodilla existen dos meniscos, el interno y el externo. La mayoría de estas lesiones son provocadas tras realizar movimientos de torsión. “Según la gravedad de la lesión, el tratamiento podrá ser conservador o quirúrgico. Dependiendo del tipo recibido, la vuelta al juego podrá variar de entre uno a cuatro meses”.
  • Lesión del LCA. La mayoría de las lesiones del ligamento cruzado anterior en baloncesto se producen simplemente por un mal movimiento del propio jugador. Estas, subraya el traumatólogo, “pueden ser roturas parciales o completas, y estar asociadas a lesiones de los meniscos o los ligamentos colaterales de la rodilla. El tratamiento en ambas situaciones suele ser quirúrgico en jóvenes deportistas, puesto que se asocia a inestabilidad persistente de la rodilla. En este tipo de tratamiento, la vuelta al juego podrá variar entre los seis y los nueve meses”.

En cualquier caso, es importante acudir al especialista ante cualquier tipo de lesión para que prescriba el tratamiento más indicado en cada caso en particular y evitar que empeore.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con la Fundación Jiménez Díaz.

Cuando hablamos de deporte, salud y juego van unidos. Sin duda tiene un componente lúdico —especialmente en el caso de los más pequeños y de los aficionados—, pero su práctica puede proporcionarnos tanto beneficios como, en ocasiones, alguna que otra lesión.

Salud Quirónsalud La salud del deporte Brands Salud ECBrands
El redactor recomienda