Es noticia
Menú
Cómo influye la calidad del sueño en el rendimiento de los deportistas
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. La salud del deporte
entrenamiento silencioso

Cómo influye la calidad del sueño en el rendimiento de los deportistas

Los efectos reparadores del sueño juegan un papel clave en la recuperación física, la motivación y la prevención de lesiones, así como en el estado cognitivo y anímico

Foto: Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

El sueño es un pilar básico en la vida del deportista y un factor decisivo en su rendimiento. El entrenamiento, la competición y la recuperación se ven condicionados claramente por estar más o menos descansado, hasta el punto de que dormir bien previene lesiones, aumenta la capacidad de aprendizaje, mejora el estado de ánimo e incrementa el nivel de motivación.

"El sueño es el entrenamiento silencioso de los deportistas", define el doctor Francisco Segarra, especialista en la Unidad del Sueño del Hospital Universitari General de Catalunya. "El rendimiento deportivo se basa principalmente en el entrenamiento, pero son importantes otros factores como la recuperación física, la preparación psicológica, la nutrición y, por supuesto, el descanso". Debido a sus efectos reparadores, el sueño juega un papel fundamental en la recuperación física, fisiológica y metabólica, así como en el estado cognitivo y anímico.

Foto: Foto: Pexels.

Por ello, a los deportistas se les debe animar a gestionar su descanso para conseguir tener una muy buena calidad de sueño. Hay que tener en cuenta que las disciplinas deportivas a menudo llevan implícita una degradación del descanso, por falta de horas de sueño, mala calidad y deterioro de los ritmos circadianos. Por ello, requieren un sueño adicional para permitir la adaptación a los factores de estrés provocados por el entrenamiento, y minimizar cualquier fatiga residual provocada tanto por el ejercicio como por la competición.

Distintos tipos de sueño

Para entenderlo, vamos a fijarnos en las fases del sueño. “Un ciclo de sueño completo toma un promedio de 90 a 110 minutos, y hay dos tipos diferentes de sueño", explica el especialista.

  • El sueño no REM es el primer tipo al que entramos cada vez que dormimos. Sus tres etapas van desde el más superficial al más profundo, y en conjunto representa el 75% del sueño de los adultos. A esta fase, explica el especialista, “se atribuyen la conservación de la energía y la recuperación del sistema nervioso, así como la mejora en las destrezas motoras. Es en este momento cuando se da el estímulo para la secreción de las hormonas anabólicas, aumentando la síntesis de proteínas y movilizando los ácidos grasos libres para suministrar energía”. Esta fase del sueño es fundamental para deportistas de élite y para la reparación del daño muscular.
placeholder Foto: Freepik.
Foto: Freepik.
  • El sueño REM es el segundo tipo: ocurre poco después de un ciclo completo de sueño no REM. Esta es la etapa en la que se dan la mayoría de los sueños y a ella se le atribuyen las funciones cognitivas, donde se asocian las tan necesarias capacidades para el deportista del aprendizaje, memoria o regulación emocional: "Todas de vital importancia a la hora de la concentración en el entrenamiento y la competición”.

Segarra señala que "los viajes, los cambios de horario, la comida, el estrés psicosocial, el uso de dispositivos electrónicos, los horarios de los eventos deportivos, las situaciones de ansiedad y el cansancio después de cada evento ponen al deportista al límite de su resistencia, durmiendo pocas horas, en espacios desconocidos y, seguramente, sin poder descansar adecuadamente debido al agotamiento físico".

placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Porque, contrariamente a lo que se cree, un gran esfuerzo físico no va a implicar que durmamos mejor. La falta de descanso supone un desgaste añadido que afecta a la recuperación, el estado emocional y el rendimiento. La gestión del sueño de los deportistas y sus equipos es crucial y diferencial de cara a conservar el máximo rendimiento y mantener el descanso suficiente para la demanda fisiológica durante la prueba deportiva.

Para ello, especialistas de las unidades del sueño realizan estudios de sueño, de ritmos circadianos y de estado neurocognitivo con el objetivo de realizar un plan de sueño, adaptación a las pautas, horarios y seguimiento del mismo por parte de los deportistas. El objetivo es conseguir un mejor rendimiento deportivo.

En una primera consulta se elabora la historia médica del paciente sobre el sueño y su calidad; se realiza un estudio mediante una polisomnografía; se estudian los ritmos circadianos y se realizan unos cuestionarios de atención, concentración y estado de ánimo. En función de los resultados se elabora un plan y tratamiento personalizado. Esto redundará en un mejor rendimiento deportivo, tanto en deportistas profesionales como 'amateurs'.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Universitari General de Catalunya

El sueño es un pilar básico en la vida del deportista y un factor decisivo en su rendimiento. El entrenamiento, la competición y la recuperación se ven condicionados claramente por estar más o menos descansado, hasta el punto de que dormir bien previene lesiones, aumenta la capacidad de aprendizaje, mejora el estado de ánimo e incrementa el nivel de motivación.

Sueño Salud Quirónsalud La salud del deporte Brands Salud
El redactor recomienda