Es noticia
Menú
La frecuencia con la que lavas el comedero de tu perro también puede afectar tu salud
  1. Alma, Corazón, Vida
¡MUCHO CUIDADO!

La frecuencia con la que lavas el comedero de tu perro también puede afectar tu salud

La forma en que alimentamos a nuestras mascotas, almacenamos su comida y lavamos sus platos puede tener consecuencias negativas para la salud si no se hace correctamente

Foto: La frecuencia con la que lavas los tazones de comida de tu perro te evitará enfermedades (Pixabay)
La frecuencia con la que lavas los tazones de comida de tu perro te evitará enfermedades (Pixabay)

La forma en que alimentamos a nuestras mascotas, almacenamos su comida y lavamos sus platos puede tener consecuencias negativas para la salud si no se hace correctamente, tanto para los humanos como para los animales. Por eso, reducir el riesgo de contaminación es especialmente importante para las poblaciones vulnerables, como las personas inmunodeprimidas o las que sufren enfermedades zoonóticas.

Según revela un estudio publicado en la revista PLOS ONE, ha quedado demostrado el contagio de enfermedades entre humanos después de la exposición a alimentos para perros contaminados con E. coli y salmonela. Esto se debe a que gran parte de los alimentos de los perros necesitan de una preparación previa en la cocina.

Foto: Fuente: iStock

Los investigadores encontraron que solamente el 4,7% de los 417 dueños de perros encuestados conocían las pautas de la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos para la manipulación de alimentos de mascotas y de higiene de los comederos. El 43% de los participantes almacenó comida para perros a menos de 1,5 metros de la comida para personas, solo el 34% se lavó las manos antes de comer y el 33% preparó la comida para sus perros en superficies destinadas al uso humano.

Mucha agua caliente y jabón

Además, 50 propietarios (con un total de 68 perros) participaron en un experimento de contaminación de tazones que duró ocho días. Los autores dividieron a los propietarios en tres grupos: el grupo A siguió los consejos de la FDA, que incluían lavarse las manos antes y después de manipular alimentos para mascotas, no usar el tazón para servir la comida, lavar el recipiente y los utensilios con jabón y agua caliente después de usarlos, desechar los alimentos no consumidos y guardar los alimentos secos en su bolsa original.

El grupo B tuvo que seguir los consejos de manipulación de alimentos de la FDA tanto para mascotas como para humanos, que también requerían lavarse las manos durante al menos 20 segundos con agua tibia y jabón, raspar la comida de los platos antes de lavarlos, lavar los platos con agua y jabón a 71º C durante al menos 30 segundos, secarlos completamente con una toalla limpia o usar un lavavajillas certificado por la Fundación Nacional de Saneamiento para lavar y secar. Al grupo C no se le dio ninguna instrucción. De todos los grupos se tomaron muestras de los tazones en busca de poblaciones bacterianas, lo que se conoce como recuentos de placas aeróbicas.

El 33% de los dueños preparó la comida de sus perros en superficies destinadas al uso humano

Las prácticas seguidas por los grupos A y B condujeron a reducciones significativas en la contaminación de los platos de comida, en comparación con el Grupo C. Los platos lavados con agua caliente o lavavajillas redujeron entre un 90% y un 99% los microorganismos en comparación con los lavados con agua fría o tibia. Sin embargo, ninguno de los propietarios del grupo C lavó los tazones de sus perros en los ocho días, lo que demuestra que dar a conocer las recomendaciones actuales de la FDA no es suficiente. De hecho, solo el 20% de las personas de los grupos A y B dijeron que seguirían las instrucciones de higiene a largo plazo y solo el 8% aseguró que llevarían a cabo todas las pautas dadas.

La forma en que alimentamos a nuestras mascotas, almacenamos su comida y lavamos sus platos puede tener consecuencias negativas para la salud si no se hace correctamente, tanto para los humanos como para los animales. Por eso, reducir el riesgo de contaminación es especialmente importante para las poblaciones vulnerables, como las personas inmunodeprimidas o las que sufren enfermedades zoonóticas.

Animales Perro Intoxicación alimentaria Estudio científico
El redactor recomienda