Las claves de esta madre de gemelos para adelgazar 40 kilos en un año
  1. Alma, Corazón, Vida
La dieta antes y después

Las claves de esta madre de gemelos para adelgazar 40 kilos en un año

Llegó a pesar 112 kilos (127 en pleno embarazo), pero no podía jugar con sus pequeños y no quería aparecer en sus fotos porque se avergonzaba

placeholder Foto: Leah llegó a pesar 112 kilos y ahora está en unos fantásticos 72 (Instagram)
Leah llegó a pesar 112 kilos y ahora está en unos fantásticos 72 (Instagram)

Leah Fragomeni es una mujer australiana de 28 años que, a su edad, ya es madre de tres hijos: Isaiah, de cuatro años, y las gemelas Isla y Mia, de dos. El problema es que, a pesar de su corta edad, arrastraba problemas de sobrepeso que los embarazos solo lograron empeorar. Así que en 2018, tras dar a luz a las dos pequeñas, su báscula había llegado a alcanzar los 112 kilos.

Esta australiana vive en la ciudad de Perth, donde trabaja como enfermera. Pero, aunque siempre ha estado muy cerca de médicos y nutricionistas por motivos laborales, nunca se había cuidado y utilizaba la comida "como una recompensa". Por eso, se daba atracones a menudo comiéndose tabletas de chocolate o tarrinas enteras de helado sin pestañear.

El problema es que con tres hijos pequeños, su vida se convirtió en un infierno porque su peso no le permitía moverse con facilidad. Así que en marzo de 2020, aprovechando el confinamiento, tomó la decisión de adelgazar y en menos de un año ha conseguido su propósito de manera absoluta. Hoy pesa 40 kilos menos que hace un año por estas mismas fechas.

Cómo adelgazar 40 kilos

Los problemas de Leah venían de lejos: siempre había tenido sobrepeso, por lo que no hizo nunca deporte y siempre comió más de lo necesario. Las patatas fritas caían por bolsas; los helados y chocolatinas, por decenas. Y comía raciones enormes de todo que, además, engullía en pocos segundos. Así que la llegada de los gemelos y sus primeros años de vida fueron la excusa perfecta para perder peso.

Foto: Fuente: iStock

Leah reconoce que una de las peores cosas de ser obesa era que no quería hacerse fotos con sus hijos, pero también sufría cuando jugaba con ellos: "Estaba demasiado avergonzada para estar en las fotos y, por eso, tengo muy pocas imágenes, lo cual es bastante perturbador. Mis hijos y yo nos perdimos muchas oportunidades porque estaba muy insegura por mi cuerpo y temía que me juzgaran. Todo esto definitivamente ha mejorado ahora que he perdido peso".

A finales de 2019, Leah se planteó hacerse una cirugía de estómago, pero no reunía los criterios necesarios para pasar por el quirófano. No le quedó otra opción que perder peso por su cuenta y, aunque en los primeros meses su cuerpo se comportó como un yoyo, subiendo y bajando de peso, finalmente decidió contar las calorías que ingería cada día y así comenzó a adelgazar.

placeholder El cambio de Leah ha sido radical (Instagram)
El cambio de Leah ha sido radical (Instagram)

En marzo de 2020 comenzó a tomarse las cosas más en serio: "Desde entonces, he estado comiendo alrededor de 1.500 calorías al día y no he excluido ningún alimento de mi dieta. Todavía disfruto de las golosinas casi todos los días". Para conseguirlo, siempre que sea posible se decanta por alimentos integrales y evita los alimentos "densos en calorías".

Dieta y deporte

Tal y como ha explicado a 7 News, Leah también añadió el deporte a su día a día: primero, saliendo a caminar en sus ratos libres; después, con sesiones de entrenamiento que encontraba en YouTube; finalmente, fue al gimnasio por primera vez en su vida, donde trabajó "con un entrenador personal para desarrollar un programa de cuatro a cinco sesiones de entrenamiento de fuerza a la semana junto con algo de cardio".

Leah llegó a pesar 112 kilos (127 durante el embarazo) y ahora está en solo 72

En solo un año, Leah Fragomeni ha perdido 40 kilos y ahora quiere compartir sus trucos para adelgazar con otras personas que lo necesiten. No solo se siente "como nueva, como con 10 años menos", sino que reconoce que "tengo tanta energía y resistencia como para pasar el día sin una siesta por la tarde corriendo con los niños y disfrutando del ejercicio".

Esta joven australiana también ha comenzado a estudiar nutrición y se ha abierto una cuenta en Instagram para ayudar a otras personas que quieran cambiar su vida. Allí ha explicado cómo era su dieta antes de su cambio de vida radical y cómo es ahora, cuando se cuida y disfruta comiendo sano y haciendo deporte. Y no tienen nada que ver.

En sus peores momentos, Leah desayunaba dos tostadas con queso fundido y tomate, se tomaba un café con galletas a media mañana y varios sándwiches a la hora de comer. A media tarde atacaba una bolsa de patatas fritas y cenaba uno o dos platos de pasta, antes de comerse una ración o dos de helado de postre. Así, no es de extrañar que hubiera alcanzado los 112 kilos.

Sin embargo, desde que comenzó su proceso de adelgazamiento, todo cambió. Ahora desayuna una tostada con requesón, a media mañana toma un yogur griego con frutas y un puñado de fruto secos y a la hora de comer se conforma con un filete de pollo con ensalada. Para merendar toma un café con galletas integrales o una pieza de fruta y, para la cena, carne con verduras. Eso sí, sigue tomando una pieza de chocolate negro sin azúcar como postre, porque no renuncia a sus alimentos favoritos.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Trucos adelgazar Adelgazar Perder peso Adelgazamiento
El redactor recomienda