Golpe de calor: qué hacer si empiezan los primeros síntomas
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

Golpe de calor: qué hacer si empiezan los primeros síntomas

Lo primero es llevar a la persona a la sombra, colocarla en posición semisentada y darle agua para rehidratarse y bajar la temperatura, pero en pequeños sorbos

Foto:

No hace falta que las autoridades alerten de riesgo de altas temperatura para que una persona sufra un golpe de calor en verano. La exposición continua a una temperatura elevada o la realización de ejercicio físico pueden aumentar el riesgo de sufrir este problema, que se produce cuando la temperatura del cuerpo aumenta rápidamente y este no tiene la capacidad de enfriarse por sí mismo.

La doctora Mayte Resta, coordinadora del Servicio de Urgencias de Hospital Quirónsalud Valencia, explica que “cuando los mecanismos que tiene el cuerpo para regular la temperatura, como es el sudor, no reaccionan y el cuerpo llega a alcanzar los 40 grados, entonces se produce un fallo generalizado, que puede dañar el cerebro, el corazón, los riñones y los músculos. La persona que sufre el golpe de calor entra en 'shock' y puede tener consecuencias mortales”.

Foto:

¿Cómo sabemos si alguien o nosotros mismosestá sufriendo un golpe de calor? Existen dos fases. En la primera, hay un aumento de la temperatura corporal, sed intensa, dolor de cabeza, mareos, nauseas o vómitos y alteraciones en la piel, que se pone roja, caliente y seca. En una segunda fase, ya se acelera el pulso y aparecen los calambres e incluso hay una "alteración del estado mental y del comportamiento, llegando a cierta irritabilidad, delirios y convulsiones. También es normal la respiración acelerada, llegando a la taquicardia", detalla la doctora.

Ante cualquiera de estos síntomas, lo primero que hay que hacer es avisar a los servicios médicos de urgencia. Mientras llegan, es conveniente llevar al paciente a la sombra, despojarle de la ropa que pueda dar más calor y colocarlo en posición semisentada. Hay que enfriarle con los medios que tengamos a mano: agua, aire acondicionado o un abanico. Podemos ponerle agua fría en la frente, nuca o cuello. Debe beber para rehidratarse y bajar la temperatura, pero en pequeños sorbos.

La importancia del sudor

Las olas de calor pueden evitarse si seguimos unos consejos básicos, como mantenerse constantemente hidratado y no esperar a tener sed para beber. La hidratación ayuda al cuerpo a sudar y a mantener una temperatura normal. Consumir frutas, verduras o zumos y evitar las bebidas alcohólicas o la cafeína también suman a la hora de mantener la temperatura corporal. Hay que estar muy pendientes de los niños y de las personas mayores, ya que son “más propensos a deshidratarse y a olvidarse de beber hasta que no tienen sed, que suele ser el primer síntoma del golpe de calor”, apunta la doctora Resta.

También debemos evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, entre las 12:00 y las 16:00, cuando la radiación solar es más elevada y nuestra piel sufre más. También apostar por ropa ligera y holgada, con colores claros —que atraen menos luz solar— para acumular menos calor. Es importante tomarse las cosas con calma durante los momentos más calurosos del día e intentar realizar el ejercicio o los trabajos físicos que no podemos dejar atrás por la mañana temprano o por la noche, cuando la temperatura es más aceptable.

El sentido común es otro gran aliado: no se debe dejar a nadie en el interior de un vehículo mientras está estacionado, sobre todo si esta al sol, ya que puede elevar la temperatura interior hasta ocho grados en 10 minutos, y evitar actos públicos o juegos en espacios cerrados sin ventilación.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Valencia.

Ejercicio físico ECBrands Brands Salud Quirónsalud
El redactor recomienda