SALUD SIN MITOS

Qué lugares y aparatos pueden causar interferencias con un marcapasos

Los pacientes no deben preocuparse por los arcos de seguridad si el contacto no es prolongado, pero deberían evitar lugares como las centrales eléctricas

Foto:

Un corazón que late de forma lenta puede producir fatiga, mareos o incluso pérdidas de conocimiento. Un electrocardiograma o el llamado registro continuo mediante Holter puede detectar esa pérdida del número de latidos del corazón, un ritmo más lento e intermitente. El ritmo cardiaco de nuestro corazón lo marca un tejido específico (el nodo sinusal) que genera el impulso eléctrico que pasa a los ventrículos, a través de lo que conocemos como nodo auriculoventricular.

"Cuando el estímulo llega a los ventrículos, se desencadena la contracción y el bombeo de sangre al resto del organismo", explica el Dr. Antonio Berruezo, director del Departamento de Arritmias del Instituto del Corazón del Centro Médico Teknon. Ya sea por causa de la degeneración propia de la edad o por algunas patologías cardiacas específicas, puede ocurrir que no se generen los impulsos eléctricos necesarios o que estos no lleguen correctamente a los ventrículos y, en estos casos, la solución pasa habitualmente por la implantación de un marcapasos.

¿Cómo le cambia la vida a un paciente cuando llega la implantación de este aparato? En primer lugar, es importante destacar que lo primero y lo principal que nos va a cambiar es que nuestro corazón recuperará su latido regular y saludable. Sin embargo, gran cantidad de mitos y falsas creencias en torno a ellos tienen como consecuencia que muchos pacientes modifiquen su estilo de vida e incluso lleguen a abandonar sus actividades diarias por temor a que interfieran con el funcionamiento del marcapasos. “Practicar deportes como el senderismo, 'running' y el ciclismo no es solo seguro sino muy recomendable para una correcta salud cardiovascular”, apunta el especialista. Pero sí hemos de evitar "deportes de impacto o de alto esfuerzo, como la halterofilia".

Otro tema que preocupa a los pacientes son las posibles interferencias con otros aparatos electrónicos, como el paso por detectores de metales. Si bien no debemos preocuparnos por un paso accidental, "es recomendable evitar el contacto prolongado con ellos, ya que pueden interferir en la programación del marcapasos". Los pacientes pueden evitar pasar por este tipo de arcos si presentan la tarjeta europea de registro de marcapasos.

El móvil puede producir alguna interferencia, pero, dado que el marcapasos está en el lado izquierdo, es suficiente con colocar el teléfono en el derecho

En cuanto a los electrodomésticos, como el microondas o el ordenador, a pesar de los mitos que circulan, no suponen ningún problema, siempre y cuando estén en buen estado y cuenten con una buena toma de tierra. No es así en cuanto a los móviles, que sí pueden producir alguna interferencia, pero, dado que el marcapasos se sitúa en el lado izquierdo del cuerpo, es suficiente con usar el teléfono en el lado derecho.

También hay ciertos lugares que deberíamos evitar, como las centrales eléctricas e industrias siderúrgicas, ya que generan campos magnéticos que pueden crear interferencias, así como las instalaciones de radar, los hornos de fundición y los cables de alta tensión.

También es importante recordar cuando acudamos al médico o vayamos a realizarnos algún tipo de prueba el hecho de que llevamos un marcapasos.

Marcapasos sin cables

Los numerosos avances tecnológicos han permitido reducir el tamaño de los marcapasos, disminuir el riesgo de interferencias y aumentar sus funciones. De hecho, la tecnología ha conseguido avanzar hasta desarrollar unos sin cables que, “a diferencia de los convencionales, se pueden colocar directamente en el interior del corazón, con lo cual no presentan ningún signo externo visible, se evitan las complicaciones derivadas de la presencia de los cables o electrodos y se colocan mediante un procedimiento mínimamente invasivo que no deja heridas ni cicatrices”, explica el Dr. Berruezo.

Este tipo de dispositivos ya se desarrollaron hace algunos años, pero contaban con una importante limitación: no eran capaces de sincronizar las aurículas y los ventrículos. Esto hacía que en aquellos pacientes donde era necesaria esta sincronización tuvieran que seguir empleándose marcapasos convencionales de dos electrodos. Pero ahora, en Centro Médico Teknon han implantado con éxito el primero de una nueva generación de marcapasos sin cables, que soluciona ese problema.

"Esta intervención supone un importante avance en el tratamiento de las patologías relacionadas con el bloqueo cardiaco, ya que este nuevo dispositivo que es capaz de sincronizar aurículas y ventrículos nos permitirá aumentar de forma notable el número de pacientes que se pueden beneficiar de él", subraya el especialista. Además, cuentan con una batería que puede durar entre diez y doce años, "lo que hace que sean completamente funcionales", añade el Dr. Berruezo.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Centro Médico Teknon.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios