CÓMO QUEMAR MÁS CALORÍAS DE LAS QUE SE TOMAN

5 trucos para perder peso sin pasar hambre reduciendo el tamaño de las raciones

La clave para comer menos engañando al cerebro con pequeños consejos que nos ayudarán a perder peso a largo plazo

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Uno de los motivos que llevan a ganar peso es que las personas comemos más de lo que realmente necesitamos. En unos casos se trata de un tema social y el mejor ejemplo es el de la abuela o la madre que nos dice lo delgados que estamos y siempre nos incita a comer más. En otros, es el tamaño de las raciones que ingerimos, bastante más grandes de lo estrictamente necesario.

El problema es que, para adaptarnos a esa situación de comer más de lo que nos hace falta, el estómago también se agranda y la situación se convierte en la pescadilla que se muerde la cola: si comemos más el estómago se hace más grande y, para llenar un espacio más grande, necesitamos comer más. Un círculo vicioso del que no es fácil escapar.

Sin embargo, cuando tomamos la decisión de adelgazar, es importante comer las raciones necesarias ya que, de lo contrario, los esfuerzos que estemos llevando a cabo podrían no servir para nada. Y para tratar de reducir el tamaño de las raciones, sin riesgo de pasar hambre, hemos preparado unos trucos para adelgazar que serán muy útiles en nuestro proceso.

Cómo reducir el tamaño de las raciones

Para adelgazar hay que partir de la base de que se debe comer bien y eso significa alimentarse de manera sana, saludable y equilibrada. Si lo conseguimos y, además, hacemos un poco de ejercicio, perder peso será posible. Pero hay que tener en cuenta que es demasiado fácil comer demasiado, algo que puede boicotear nuestro proceso de adelgazamiento sin que nos demos cuenta.

Reducir el tamaño de las raciones, sin llegar a pasar hambre, puede servir para adelgazar a largo plazo de forma sencilla

Para evitarlo, los expertos de Times of India han creado una lista con cinco trucos para reducir el tamaño de las raciones. Una forma de ingerir menos alimentos, pero sin caer en el error de pasar hambre, ya que eso, a la larga, nos llevará a abandonar el proceso. Comer demasiado poco y pasar hambre es sinónimo de que la dieta que estamos llevando a cabo no es la adecuada.

El primero es utilizar platos y cubiertos más pequeños para comer. Es uno de los métodos más sencillos y, al mismo tiempo, útiles. La mayoría de las personas tienden a llenarse el plato de comida, por lo que, si reducimos el tamaño del plato, estaremos reduciendo el tamaño de la ración. También es muy útil usar cubiertos más pequeños: eso implicará tener que llevarnos el tenedor o la cuchara más veces a la boca, lo que nos llevará a pensar que estamos comiendo más.

Es tan importante qué comemos como la cantidad que comemos (Adam Jaime para Unsplash)
Es tan importante qué comemos como la cantidad que comemos (Adam Jaime para Unsplash)

El segundo truco es no comer directamente de la fuente común. Si comemos directamente de grandes fuentes o de envases de comida de gran tamaño, será mucho más fácil comer en exceso. Tanto si se trata de compartir una ración de pasta con nuestra familia como si atacamos una bolsa de patatas fritas, la mejor idea es servir los alimentos en platos individuales para tratar de no comer de más.

Comer lo justo para adelgazar

Un magnífico truco para perder peso es utilizar nuestra mano como medidor de la ración. Si tenemos en cuenta que nuestra alimentación se compone de proteínas, hidratos de carbono y grasas, este truco lo divide de esta manera: comida rica en proteínas: una ración del tamaño de un palmo; verduras y ensaladas: una ración del tamaño del puño; alimentos ricos en carbohidratos: una ración del tamaño de medio puño: alimentos ricos en grasa: una ración del tamaño del dedo pulgar.

El cuarto truco pasa por llevar un registro de los alimentos que ingerimos cada día y de la cantidad que tomamos de cada uno. Ese seguimiento nos permitirá tener el control de todo aquello que comemos y será muy importante para no salirnos del camino cuando estemos embarcados en pleno proceso de adelgazamiento.

Por último, todos los expertos recomiendan beber mucho agua a lo largo del día, pero un buen truco es beber un vaso de agua 30 minutos antes de comer. Eso puede llevarnos a que el hambre desaparezca y, por tanto, a comer menos. La razón es que, en muchas ocasiones, hambre y sed se confunden y al beber estaremos eliminando esa posible confusión con las ganas de comer.

Controlar nuestro cerebro nos puede ayudar a perder peso sin necesidad de pasar hambre

Cuando se trata de adelgazar, la dieta es imprescindible. Sin embargo, no debemos olvidar que también es necesario hacer algo de ejercicio a diario para conseguir el conocido como déficit calórico: solo cuando quememos más calorías de las que ingerimos conseguiremos perder peso a largo plazo para lograr el físico que buscamos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios