Una joven inglesa logra adelgazar 44 kilos bailando en casa
  1. Alma, Corazón, Vida
RECETA PERFECTA EN LA CUARENTENA

Una joven inglesa logra adelgazar 44 kilos bailando en casa

Pesaba 109 kilos y ha bajado hasta los 65 gracias a sus rutinas diarias de baile y a una alimentación saludable

placeholder Foto: Trinity, antes y después de su increíble adelgazamiento. Foto: Instagram
Trinity, antes y después de su increíble adelgazamiento. Foto: Instagram

Con los gimnasios cerrados y con la imposibilidad, por el momento, de practicar ejercicio al aire libre a causa del confinamiento obligatorio por la crisis del coronavirus, aquel que quiera perder peso haciendo deporte lo tiene complicado.

Bien es cierto que se puede adelgazar evitando la visita continua al frigorífico y siguiendo una dieta más o menos estricta, pero, reconozcámoslo, con la tensión, la soledad y la incertidumbre de la cuarentena, esto se nos hace bastante cuesta arriba.

Foto: Descubre los ejercicios isométricos. (Elijah O'Donnell para Unsplash)

¿Solución? Pues, aunque no lo creas, la hay. Por ello, te traemos una historia inspiradora que nos viene del Reino Unido y que nos cuenta el diario The Sun. Se trata de Trinity Wills, una joven británica de 20 años que ha logrado deshacerse de 44 kilos y pasar de una talla 50 a una 38, de la manera más divertida: bailando en su casa.

El baile de graduación, el desencadenante

Para Trinity bailar se convirtió en la mejor y casi la única solución para adelgazar, ya que odiaba el ejercicio y se sentía cohibida en los gimnasios. Por ello, se estableció sus propias rutinas de baile tomando como base sus canciones favoritas y ha logrado bajar de los 109 a los 65 kg. "Estoy muy orgullosa de lo lejos que he llegado y definitivamente voy a seguir bailando", afirma la joven. "Había alcanzado un peso aterrador una edad muy temprana. Odiaba cualquier forma de ejercicio, pero seguía comiendo emocionalmente".

"Me costaba mantenerme al día en educación física o correr tan rápido como mis amigos. Fue vergonzoso"

La lucha contra el peso de Trinity proviene de su más tierna infancia. "Siempre había sido la niña más grande de mi clase en la escuela y a medida que crecía lo era más. Me conocían como 'la gorda' y solía engordar unos 6 kilos al año”, recuerda Trinity.

"Empecé a sufrir dolor en las articulaciones de mis rodillas debido a mi peso, lo que me hizo volverme más perezosa. Me costaba mantenerme al día en educación física o correr tan rápido como mis amigos. Fue vergonzoso", explica. "Un simple paseo me dejaba sin aliento, haciéndome evitar cualquier forma de ejercicio. Cuanto menos hacía, más aceptaba que no iba a cambiar cómo era".

placeholder Trinity, antes y después de su pérdida de peso. Foto: Instagram
Trinity, antes y después de su pérdida de peso. Foto: Instagram

Esto se juntaba con su especial predilección por dulces y golosinas. "Comía un montón de chocolate, galletas y pasteles. Recuerdo que me despertaba antes que nadie y devoraba todo un brazo de gitano de chocolate para desayunar".

La música, su salvación

No fue hasta el momento en el que Trinity se estaba preparando para su baile de graduación, en junio de 2016, cuando se dio cuenta de que tenía que cambiar. "Mi baile de graduación estaba destinado a ser un día especial y memorable, pero no podría haberme sentido peor. Todas las chicas quieren sentirse increíbles en su día de graduación, pero me sentí repugnante e incómoda", rememora. "Lloré antes de llegar. Me sentí fuera de lugar. Quería hacerme fotos con mis amigos, pero odiaba cada una de esas fotos. Ese día sentí tanta pena por mí misma que me di cuenta de que ya no quería sentirme así más", recuerda la joven.

"Al principio el baile era duro y perdía el resuello pero me esforzaba por no rendirme. Después de un par de veces, me acostumbré. Estaba decidida"

Sin saber por dónde empezar, pero sabiendo que le encantaba la música, Trinity compró un DVD de fitness que se basaba en música de hip-hop que podía seguir en su sala de estar. "Al principio el baile era duro y perdía el resuello constantemente, pero me esforzaba por no rendirme. Después de un par de veces, me acostumbré. Estaba decidida"

"Desde entonces, me encantaba bailar por la casa sola. Me ponía canciones optimistas de Beyonce y Bruno Mars, inventando mis propias pequeñas rutinas. Nunca había sentido esa sensación de libertad", explica Trinity, que añade que apenas sentía que estuviera haciendo ejercicio, por lo que, de hacerlo una o dos veces por semana, pasó a bailar diariamente.

Foto: La dieta Atkins promete adelgazar de forma rápida. (Brooke Lark para Unsplash)

Trinity también se puso seria con su alimentación, abandonando los snacks y los dulces y cambiándolo por comidas más saludables. "No podía creer lo rápido que el peso comenzó a bajar. Había estado allí toda mi vida y en cuestión de meses, estaba desapareciendo".

"El baile se hizo más fácil con cuanto más peso perdí, así que podía esforzarme más. Mis amigos empezaron a comentar que parecía mucho más feliz… y yo también lo sentía". Ahora, la joven se ha puesto a ganar algo de fuerza gracias a las pesas, pero el baile sigue siendo la base de sus rutinas. "Voy a seguir bailando en mi sala de estar, y lo recomendaría a todo el mundo para que se sienta bien".

Adelgazar Perder peso Beyoncé Bruno Mars Música Coronavirus
El redactor recomienda