OLVIDA TU ADICCIÓN

El mejor método para renunciar a la cafeína y que todo vaya bien

Estás siempre como una moto, nervioso y no puedes parar ni un minuto porque el café y los refrescos forman parte de tu día a día. ¿Qué puedes hacer para remediarlo?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Te levantas y lo primero que haces es beberte un café. A media mañana, otro. Después un refresco de cola y mientras comes, te tomas otro más. Terminas y pides uno con leche y a media tarde otro con hielo. ¿Antes de cenar? Venga, un . Algunas personas no pueden ni mantener una conversación cuando se levantan hasta que no hayan desayunado su cantidad diaria necesaria de cafeína.

¿Crees que eres adicto? Las bebidas con esta sustancia como el café o el té están llenas de antioxidantes y pueden reducir el riesgo de diabetes, pero existen razones válidas para tomar un poco menos y reducir su ingesta. Si tienes problemas estomacales, te sientes nervioso o no puedes dormir bien, pueden ser señales de que debes disminuir su consumo diario.

"Eliminarla por completo no es una opción fácil ni realista para la mayoría de las personas", asegura Karel Ansel, autora de 'Healing Superfoods for Anti-Aging', a 'Men´s Health'. Entonces, ¿qué deberías hacer? Estos son los consejos de esta experta en alimentación para dejarla de la manera correcta.

Poco a poco

Para empezar no creas que debes dejar de salir a tomar algo fuera. Piénsalo de nuevo. ¿Crees que puedes aniquilar de un plumazo tus antojos evitando la cafetería o el bar? Spoiler: no. "No querrás que tu cerebro tenga una reacción violenta. Los efectos secundarios son diferentes para cada persona, pero generalmente incluyen dolores de cabeza, fatiga y problemas de concentración", asegura Ansel.

La tolerancia varía según la persona, pero la mayoría de los adultos pueden consumir de forma segura hasta 400 mg al día

En lugar de adoptar un enfoque de todo o nada, la experta recomienda ir recortando la cantidad durante un período de tiempo. Ponte un objetivo y reduce el consumo en aproximadamente un 25% cada semana. Si normalmente tomas 30 cafés cada siete días, intenta beber 20 en su lugar. Además, la alimentación también es importante.

Algunos estudios sugieren que comer dietas ricas en carbohidratos está relacionado con una peor calidad de sueño. Un estudio publicado en 'Sleep' descubrió que los niños que consumían más hidratos de carbono descansaban menos horas cada noche. Según la experta, ingerir un menú rico en proteínas ayuda a aumentar la energía porque proporciona una combinación saludable.

Crea hábitos

No todos beben café para estimularse. Si tomas una bebida energética o un refresco todos los días a las 14:00, seguramente sea una costumbre que te cueste perder. Reemplázalos con una caminata de 10 minutos para obtener algo de sol, ejercicio y energía. Las personas que subieron las escaleras durante un cuarto de hora obtuvieron tanta energía como los que ingirieron 50 miligramos de cafeína (un expreso), según un artículo publicado en 'Physiology & Behavior'.

Los efectos secundarios son diferentes para cada persona, pero generalmente incluyen dolores de cabeza, fatiga y problemas de concentración

Por supuesto, no es necesario que abandones esta sustancia si no interfiere con en tu sueño, en tu salud gastrointestinal o en tu sistema nervioso. "Mucha gente piensa que necesita deshacerse de ella y no lo hace", explica. Simplemente no te sobrepases. La tolerancia varía según la persona, pero la mayoría de los adultos pueden consumir de forma segura hasta 400 mg al día. Aunque es el máximo recomendado, la dosis que mejora rendimiento en labores físicas e intelectuales es entre 75 y 300, tres tazas de café diario máximo, según apunta la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria​ (EFSA, por sus siglas en inglés).

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios