"TE DI TODO MI AMOR @@.COM"

El lugar donde se conocen la mitad de las parejas: así han cambiado las relaciones

Un estudio ha descubierto que conocer a alguien por internet es la forma predominante en la que los heterosexuales encuentran a su media naranja. ¿Qué puedes aprender?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Lo de salir a una fiesta y conocer a la que será la madre o padre de tus hijos cada vez se lleva menos. Dentro de unos años, si en el colegio preguntan a tus nietos cómo se emparejaron sus abuelos, no dudarán en responder que en eDarling, Meetic, Tinder, Grindr o cualquier otra red social.

En pocos años internet se ha convertido en la forma principal en la que los heterosexuales encuentran a su media naranja, según el último estudio 'How Couples Meet and Stay Together' realizado por la Universidad de Standford. La investigación asegura que el 39% de los hombres y mujeres se conocen a través de la red, un aumento del 22% en comparación con el año 2009 cuando se analizaron los datos por última vez.

No se te ocurriría pensar que la gente hace 60 años utilizaba internet para ligar, básicamente porque la red se creó a finales de ese decenio y, aunque su desarrollo fue abismal, no fue hasta mediados de los 90 con la creación de GeoCities que los usuarios empezaron a establecer conexiones más personales. ¿Qué es lo que más llama la atención? Que desde esa década el crecimiento ha sido espectacular gracias a las redes sociales: más de un 40%.

Desde 1940 hasta hoy la forma de conocer a alguien ha evolucionado de una manera espectacular. Si antes las personas se emparejaban por verse en la iglesia, por ser vecinos o amigos de la escuela primaria o secundaria, a medida que pasan los años lo hacen en el trabajo, a través de amigos o por las redes sociales, la forma que gana por goleada.

La evolución de la comunicación

Abraham tiene 29 años y conoció a su expareja por internet. "La relación duró siete años. Empezamos a hablar por una nueva red social que apareció alrededor de 2008. Casi no se podían subir fotos y hablábamos por messenger. Estuvimos así durante un tiempo hasta que quedamos para ver una película y desde entonces seguimos juntos. Poder ver un perfil determinado nos ayudó a no llevarnos apenas sorpresas", confiesa.

Las redes sociales nos lo han hecho todo más fácil. Ahora es posible conocer a la otra persona antes de verla en persona y saber si te gusta o no

"Lo bueno de las redes sociales es que ya vas directo a lo que buscas. Si conoces a alguien en una fiesta tienes que empezar de cero y vivimos en una sociedad llena de prisa en la que no tenemos tiempo para nada. Gracias a internet, aunque a veces tiene cosas malas también, puedes elegir lo que buscas tanto física como emocionalmente. Desde el principio puedes saber si esa persona tiene los mismos gustos que tú o no. Es más fácil", añade.

"En mi caso han supuesto una gran ayuda", afirma Patricia de 25 años. "No era de las típicas de quedar con alguien por haberlo conocido solo por Instagram. Me daba pavor. Pero fíjate qué cosas, acabé enamorándome de esa persona, aunque luego no saliese bien. Creo que es un atajo en el que también se pueden hacer trampas (te puedes encontrar con psicópatas o 'fakes') pero al final te arriesgas a lo mismo que cuando conoces a alguien a fondo, a quien sí has visto previamente: a que no te convenza ni te guste. Es cierto que, en general, he tenido suerte y no me he topado con ningún pirado, pero tampoco debemos pecar de ingenuos. Y en cuanto a 'apps', estuve en algunas que no eran para mí, de hecho, me di de bruces con pervertidos. Pero quitando eso, hay que ver el lado bueno", añade.

Si ligas en persona, sueles depender de encontrar a alguien de tu entorno, de tu trabajo o sector, o amigo de un amigo de otro amigo, o que se mueva en tus mismos bares, o que conozcas a una persona en una discoteca y haya 'feeling'. ¿Somos demasiado exigentes? ¿Por qué la gente prefiere ahora las redes sociales?

El lado bueno de las cosas

"Nunca me han gustado porque hay un cambio de concepto. Cuando conoces a alguien 'a la vieja usanza' las expectativas son bajas, y cuando pasa, pues te sorprendes y te gusta. Lo disfrutas de verdad. Si no pasa nada, pues ya está, es lo normal. En cambio, con las redes sociales para ligar ya llegas con ellas a tope, con lo que lo mejor que puede pasarte es que te quedes igual y que cualquier otro resultado sea una decepción", explica Antonio de 31 años.

"Pues para mí siempre han sido buenas experiencias. Las aplicaciones me ayudaron a comunicarme más y mejor con esas personas y nunca he tenido una mala pasada en este sentido. Es cierto que es algo peligroso si encuentras a gente celosa, pero por lo general creo que ayudan a afianzar lazos y conocerse mejor", asevera Gerardo de 33 años.

Antes el 'que la muerte nos separe' era real. Ahora, por suerte o por desgracia, es muy fácil conocer a otra persona y la gente teme comprometerse

"Creo que tienen su lado bueno y malo. De hecho, con tantas oportunidades todos tienen miedo al compromiso. La gente ya no quiere pasar el resto de sus vidas con otra persona y hay muchas facilidades para terminar con tu pareja y conocer a otra. Antiguamente tenías que aguantar 'hasta que la muerte nos separe', pero de verdad. Ahora no hay necesidad. Hay una doble línea, está bien poder rehacer tu vida rápidamente después de un disgusto, pero nadie quiere comprometerse", afirma Mirta de 36 años.

Sin compromisos

En internet puedes ligar con toda la calma del mundo, o al menos eso parece. Puedes poner filtros y no debes ceñirte a tus contactos normales, a tu barrio o tu ciudad. Muchos piensan que desnaturaliza las formas y todavía existen muchos prejuicios, pero para otros es el entorno perfecto porque tienen más libertad y pueden mostrarse tal y como son.

"Cuando conocí a mi chico no se llevaba prácticamente Tinder, por lo que nunca he usado ese tipo de aplicaciones, pero sí creo que otras como Facebook o Instagram te hacen imaginar e idealizar un poco a la persona. Que levante la mano quien no haya agregado a alguien que le interesaba para 'stalkear' un poco su vida y ver sus intereses. De igual manera conozco parejas que han cortado y se han vuelto muy obsesivas mirando los perfiles de sus ex para ver qué hacían, si lo estaban pasando bien o no, hasta el punto de que han tenido que bloquearse porque sufrían. Creo que, en general, las redes sociales no han hecho mucho por las parejas, te crean ilusiones y expectativas que no existen y puedes volverte más celoso o controlador por ellas, aunque también sirven para acercar y conocer mucha gente nueva que, en otras situaciones, quizá nunca se habría podido conocer", explica Adriana de 28 años.

Antes las personas se conocían por verse en la iglesia o ser vecinos/amigos: ahora se emparejan a través de redes sociales

"Influencia total para conocer a varias parejas. Y lo mejor de todo, que ninguna de las 'historias' que he tenido con personas que he conocido en redes han sido a través de las que están pensadas para ligar. Twitter ha sido para mí la mejor para esto (sin buscarlo). Está guay, porque puedes llegar a conocer bastante a la persona por lo que tuitea y cómo lo escribe, así como sus gustos, antes de decidirte por dar el paso de conocerle en persona o no", comenta Sara de 43 años.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios