BUENOS, RICOS Y SANOS

Los 4 alimentos que aceleran tu metabolismo y te harán adelgazar

Si llevas tiempo intentando perder unos cuantos kilos, lo primero de todo es comer con conciencia. Tan solo necesitas ayudar a tu organismo a impulsar la quema de calorías

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si estás intentando por todos los medios estrechar tu cintura, probablemente ya conozcas la relación entre el metabolismo y el peso. Normalmente es la excusa a la que muchos se aferran para justificar esos kilos de más. Se trata del conjunto de procesos químicos que realizan las células de los seres vivos para llevar a cabo todas sus funciones, lo que se traduce en la transformación de los nutrientes de los alimentos ingeridos en energía.

Tener un metabolismo "lento" o "rápido" se refiere a la velocidad con la que nuestro cuerpo realiza todas estas funciones. Y esto es de suma importancia a la hora de afrontar un plan de adelgazamiento. Sobre todo, puede ayudarte a alcanzar tus objetivos de perder peso rápidamente, incluso en menos de una semana, y sin tener que hacer un gran esfuerzo o seguir una dieta excesivamente baja en calorías.

Las sardinas o el salmón mejoran la circulación y previenen sufrir enfermedades cardiovasculares

Cuando nuestro metabolismo es más rápido, el cuerpo quema más calorías, aunque no se encuentre haciendo ninguna actividad física: es el conocido como metabolismo basal, o la energía que nuestro cuerpo consume diariamente para funcionar sin ningún tipo de actividad adicional más allá de las funciones esenciales, como por ejemplo, las que quedan activas mientras dormirmos. A continuación, veremos una serie de alimentos que dispararán tu tasa metabólica.

Huevos o carne (a la plancha)

Se ha demostrado que ingerir más proteínas aumenta el metabolismo y acelera la quema de calorías, lo que está directamente relacionado con la pérdida de grasa. Además, tomar suficientes proteínas te ayudará a sentirte más lleno, lo que acaba resultado en un mayor consumo de carbohidratos. La proteína también produce saciedad, mantiene la tasa metabólica y previene la pérdida de músculo.

Una de las mejores dietas con una gran fuente de proteínas es la cetogénica o keto, cuyo objetivo es llevar al cuerpo a un estado de cetosis, en el que convierte la grasa en el principal combustible de nuestro organismo. La cetosis se produce cuando creamos un déficit de carbohidratos y nuestro cuerpo comienza a producir los llamados cuerpos cetónicos, capaces de descomponer las grasas y hacer que pasen a ser la principal fuente de energía. Este régimen incluye alimentos como los huevos, las carnes y pescados (siempre que los cocines a la plancha), yogures y demás productos lácteos o frutos secos.

Pescado azul

Las sardinas, la caballa o el salmón son alimentos ricos en grasas omega 3. Incorporar este elemento a nuestra dieta es indispensable, ya que además previene de enfermedades cardiovasculares y contribuye a mantener el corazón saludable. También mejora la circulación y disminuye toda clase de inflamación. El aceite de oliva, sin ir más lejos, contiene 8,3 gramos por cada 100 de omega 3.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El efecto que tiene el omega 3 en relación al metabolismo es que promueve la quema de calorías a partir de la activación de las grasas parda o beige. También reduce la producción de leptina, lo que acelera el proceso metabólico.

Frutas y verduras

Comer de 3 a 4 porciones de frutas y verduras frescas bajas en azúcares una de las mejores maneras de mantenerse alimentado y saciado. Como siempre, una dieta alta en fibra y baja en azúcar suele ser la manera más eficaz de perder peso. Esto también aumenta tus niveles de energía y facilita muchísimo la pérdida de grasa. Aquellas frutas con mayor concentración de fibra son las manzanas, las peras, las papayas, las fresas o las granadas.

Agua

La clave para adelgazar siempre es mantenerse hidratado. Si bebes agua de forma frecuente, mantendrás activo el metabolismo. Además, eliminarás toxinas y necesitarás comer menos. Según la Comisión Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el consumo recomendado de agua a partir de los 14 años debería ser de 2,5 litros al día para los hombres y de 2 litros para las mujeres.

Para que tu metabolismo acelere mucho más, un consejo es tomar parte de esa cantidad de líquido en forma de té de limón, menta o jengibre. Y si lo ingieres acompañado de frutas y fibras, el efecto será doblemente rápido. ¿Qué mejor que una macedonia con té nada más volver de realizar tus entrenamientos diarios?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios