LLEGÓ A PESAR 163 KILOS

Así adelgazó Maryn más de 90 kilos: utilizando el agua como arma secreta

Su transformación ha llamado la atención de miles de personas en las redes sociales, que la tienen como referente después de conseguir cambiar radicalmente su físico

Foto: Maryn Teed ha pasado de 163 kilos a sólo 70 en dos años (Foto: Instagram)
Maryn Teed ha pasado de 163 kilos a sólo 70 en dos años (Foto: Instagram)

En julio de 2016, Maryn Teed pesaba 360 libras, el equivalente a 163 kilos. Era una persona obesa, infeliz y que pasaba por la vida triste y deprimida. Ese mes tuvo una reunión familiar y se juntó con primos, tíos y un montón de familiares más. Cuando vio las fotos se dio tanta vergüenza que decidió cambiar para siempre. No quería volver a verse en ese estado físico.

Hoy, dos años y medio después, Maryn es una persona nueva. Pesa 155 libras, es decir, 70 kilos, lo que significa que en este espacio de tiempo se ha dejado más de la mitad de su peso: en total, 93 kilos y, lo que es más importante, ha recuperado su autoestima, sus ganas de vivir y su amor por las cosas que le rodean. Es, en definitiva, una persona feliz.

El antes y el después de Maryn Teed (Foto: Instagram)
El antes y el después de Maryn Teed (Foto: Instagram)

Cuando dio el paso y decidió ponerse a dieta, dedicó un tiempo a pensar qué era lo que tenía que cambiar en su vida: en su alimentación y en el resto de cosas que hacía cada día. Analizó sus hábitos y preparó una lista de acciones a las que necesitaba dar la vuelta si quería tener éxito. El 1 de agosto de 2016 todo estaba preparado: comenzaba su nueva vida.

Cambios saludables

Tal y como explica Maryn en su cuenta de Instagram, lo primero que hizo fue reducir la cantidad de las raciones que tomaba de alimentos que no eran precisamente sanos. Así, fue bajando la ingesta de helados, mantequillas, quesos y pasta de tal manera que llegó un momento en el que se dio cuenta de que no necesitaba tomarlos.

Al mismo tiempo descubrió su arma secreta: el truco para adelgazar era el agua. Empezó a beber agua y se dio cuenta de que le venía muy bien a su organismo, tanto que decidió tomar cada día la mitad de su peso. Si pesaba 350 libras se bebería 175 onzas de agua a diario, el equivalente a 5 litros aproximadamente. Se preparaba cada día las botellas y sabía que se las tenía que beber antes de irse a la cama.

Maryn explica en Instagram que no se reconoce en las fotos: “¡Quién diablos es esa chica (de rosa en una foto! Esa "camisa" que llevaba puesta era en realidad un vestido de verano, qué desagradable. Esa chica sabía que no estaba bien, de ninguna manera ni forma”. Empezó a perder peso y supo que el agua iba a ser su gran aliado y lo convirtió en un hábito alimentario más.

Después llegó el momento de hacer ejercicio. Contrató los servicios de un entrenador personal y le pidió ayuda: quería dejar de ser esa persona obesa e infeliz de las fotos para convertirse en la nueva Maryn. Abandonar los viejos hábitos alimentarios, comenzar a hacer deporte y beber esa cantidad de agua fue decisivo para conseguir su propósito.

Llegan los resultados

El primer año de su nueva vida trajo una gran noticia para Maryn: había adelgazado 47 kilos y su transformación física era evidente. Su motivación era impresionante y era consciente de que iba a conseguir cualquier meta que se propusiera, como se puede leer en sus mensajes en las redes sociales, en los que explica su proceso.

Eres humano. No se trata de lo rápido que lo puedas hacer, sino de hacerlo

Al año y medio de comenzar su dieta colgaba este mensaje: “Antes pesaba alrededor de 163 kilos. Llevaba camisas 3XL y una talla 30 de vaqueros. No tenía cuello y mis brazos eran del tamaño de los muslos. Ahora peso 90, uso camisas M/L y mi talla de vaqueros es la 10. Tengo mandíbula y el brazo comienza a estar definido. Soy mejor, no lo mejor, pero sí mejor de lo que solía ser”.

Maryn ha cambiado radicalmente su vida: reconocía en ese mensaje que aún no había alcanzado la meta que buscaba, pero estaba “trabajando y en constante progreso. Ahora puedo ir a una tienda y mirar toda la ropa, tengo un montón de opciones cuando antes, con suerte, apenas había una sección en la que tuviera 5 cosas para elegir”.

Maryn no estaba satisfecha con su cuerpo ni su vida y decidió cambiar (Foto: Instagram)
Maryn no estaba satisfecha con su cuerpo ni su vida y decidió cambiar (Foto: Instagram)

Hoy Maryn pesa 70 kilos y es una persona feliz, por lo que no sorprende que diga que es “la mejor decisión” que ha tomado en toda su vida: “Es la decisión que realmente me dio una vida para vivir”. Maryn Teed tiene 29 años y toda una vida por delante gracias a que una vez tomó la decisión de analizar qué quería cambiar en su vida. Y lo hizo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios