historias de la insulina

El factor ignorado que dispara la diabetes de tipo 2 en las mujeres

Si trabajas en turnos nocturnos, cuidado: un nuevo macroestudio descubre que alterar los ritmos circadianos y llevar una vida no saludable puede revertir en esta enfermedad

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La diabetes es cada vez más común en nuestro país. Un estudio de la Fundación para la Diabetes cifró en 5,3 millones el número de adultos afectados por este problema de salud, un 13,8% de la población total española. Suele aparecer a partir de los 40 años y provoca amputaciones y ceguera, pero puede prevenirse y retrasar siguiendo algunos consejos. Una de las peculiaridades de esta enfermedad es que muchos que la poseen no están diagnosticados. La Fundación resalta que el retraso en la detección provoca que el 50% de casos presente algún tipo de complicación.

Un macroestudio publicado en el 'British Medical Journal' realizado por expertos médicos de tres países (Estados Unidos, China y Australia) ha descubierto que las mujeres que trabajan en turnos nocturnos o tienen horarios poco regulares se enfrentan a un alto riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2. Esta es más preocupante que la de tipo 1, ya que aunque los pacientes reciben insulina que su cuerpo no puede producir, las células no responden a ella. Es mucho más común en adultos de mediana edad o mayores. Ahora, tras este nuevo descubrimiento, se sabe también por qué es tan frecuente en mujeres.

Si trabajas por la noche y encima llevas un estilo de vida poco saludable, tienes el 78% de posibilidades de sufrir este tipo de diabetes

Para elaborar la investigación, los científicos extrajeron datos sobre exactamente 143.410 mujeres sin diabetes tipo 2, algún tipo de enfermedad cardiovascular o cáncer, y las sometieron a cuestionarios sobre sus aspectos médicos, de dieta y de estilo de vida durante intervalos. Las enfermeras fueron seleccionadas debido a sus turnos cambiantes de día, tarde y noche, algo que sin duda puede alterar sus ritmos biológicos.

De manera similar, el factor de estilo de vida poco saludable se definió utilizando cuatro categorías: sufrir sobrepeso u obesidad, haber fumado alguna vez, hacer menos de treinta minutos de ejercicio por día, y una dieta poco recomendable, baja en frutas y verduras y alta en carnes procesadas, grasas trans, azúcar y sal. Se realizó un seguimiento completo a intervalos de 22 a 24 años y, finalmente, el estudio contabilizó que 10.915 de las 143.410 enfermeras poseían un diagnóstico de diabetes tipo 2.

En este sentido, aquellas que reportaron un estilo de vida nada saludable aumentaban más del doble las probabilidades de ser diagnosticadas con esta enfermedad. También se reparó en aquellas que reunían las cuatro categorías de vida poco saludable y a la vez trabajaban en turnos nocturnos, quienes, evidentemente, poseían un riesgo muchísimo más alto. Los datos reflejaron que por cada factor negativo, las mujeres de este último grupo y que trabajaban en horarios bastante irregulares aumentaron hasta en 2,83 veces la probabilidad de desarrollar diabetes de tipo 2.

Cambia de hábitos

En resumen, los investigadores calcularon que el trabajo nocturrno rotatorio representaba aproximadamente el 17% de riesgo, el estilo de vida nada saludable el 71%, y el 11% restante la interacción de ambos factores. "La mayoría de los casos de este tipo de diabetes se podrían prevenir simplemente mediante la adaptación a un estilo de vida saludable, unos beneficios que se podrían notar de mejor forma en los turnos nocturnos", concluye el estudio. Esta es la primera investigación que aborda ambas categorías (la vida no saludable y el hecho de trabajar de noche) publicado hasta la fecha. Sin embargo, admiten que no se podría aplicar a otros grupos sociales, como los hombres u otros grupos raciales y étnicos.

"Cuando los ritmos circadianos se interrumpen con el trabajo por turnos, los efectos a corto plazo pueden incluir insomnio, y a largo plazo pueden revertir en obesidad, diabetes tipo 2 y tensión arterial alta", explican los autores. "Si tu trabajo te exige tener un horario irregular, lo mejor que puedes hacer es cambiar el estilo de vida. ¿Cómo? Enfocándote en tres aspectos: dieta (planificación de comidas, almuerzos y meriendas), actividad física y sueño".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios