¡qué estrés!

Los hábitos más insoportables de la gente muy eficiente

Si crees que emular todo lo que hace tu jefe te convertirá en una persona exitosa y que lograrás llegar a lo más alto estás equivocado: solo lograrás que ellos ganen más

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Cuál es el secreto para ser una persona existosa? ¿Es la productividad la clave para conseguirlo? Puede que nunca lo sepamos. En la era en la que casi nunca nada es suficiente y siempre se puede un poco más, la eficiencia está a la orden del día. Pero, ¿cómo se logra? ¿Qué hacen las personas altamente efectivas para ello? ¿Se puede identificar un patrón en su estilo de vida que sirva para saberlo?

Cuando se habla de la resistencia del director ejecutivo de Apple, Tim Cook, muchos esperan que se maravillen con sus cualidades. Se levanta a las 3:45 de la mañana para revisar sus con correos electrónicos. Pero ahora piensa en sus subordinados. Sus iPhones vibran a las 4:00 y aunque algunos tengan una gran fortaleza de no hacerle caso, otros serán culpados de responder a su jefe, según relatan en 'Medium'.

No copies a tu superior

Muchos aseguran que emular la ética de trabajo de los líderes es la manera de llegar a lo más alto. Un peligro particular para los ejecutivos es que sus ejemplos supuestamente inspiradores los hacen parecer inalcanzables. Jeff Bezos, fundador de Amazon, dijo recientemente en una conferencia que le gusta "holgazanear" por la mañana, leer un periódico, tomar un café y desayunar con sus hijos. No programa su primera reunión hasta las 10 de la mañana, y las importantes siempre antes de comer. Todo suena muy relajado y perfecto. Pero esa opción no está disponible para sus trabajadores en muchos de sus almacenes. Solo hace falta ver las numerosas huelgas que montan sus empleados.

Ningún jefe va a admitir que los viernes por la noche toma pizza y ve series hasta dormir

Richard Branson, fundador de Virgin Group, declaró recientemente que: "Hay muy pocas cosas que me molesten en la vida, pero que las personas que lleguen tarde, realmente me irrita mucho". Los pasajeros del servicio de trenes de esta empresa traspasaron rápidamente sus pensamientos a las redes sociales para señalar que a ellos también les gustaba llegar a tiempo, pero que uno de cada cinco de sus servicios no lo había hecho en los últimos 12 meses. También es más fácil evitar llegar tarde si no tiene que preocuparse por dejar a los niños en la escuela o tener que lidiar con las vicisitudes del transporte público. Los altos ejecutivos están rodeados de personas cuyo trabajo es ayudarlos, desde asistentes ejecutivos y chóferes personales hasta limpiadores y cocineros en casa.

El tiempo vale oro

Madrugar, despertarse pronto y salir a hacer ejercicio. Los altos ejecutivos afirman que además de ayudarte a sentirte bien contigo mismo y sentirte sano, estarás más alerta durante el día, reducirás el estrés, mejorará el sueño y sabrás qué es la disciplina. Por lo visto, los jefes también compiten entre sí en sus rutinas matutinas del gimnasio. Una vez más, un padre que trabaja duro y tiene hijos a los que cuidar puede que no disponga del tiempo o del dinero para hacer lo mismo. Un gerente intermedio bien pagado podría ser capaz de unirse o apuntarse a un centro, solo para descubrir que cada vez que se suben a una de las máquinas reciben una llamada o un correo electrónico de un superior.

Es fácil confundir correlación con causalidad. Cook probablemente sería igual de eficiente si se levantara a las 6.45 de la mañana. Tendrá algunas cualidades además del trabajo duro y un ritmo circadiano inusual para explicar su ascenso. Si aprovechar más horas fuera la clave del éxito, después de todo, las personas que tienen más de un puesto de trabajo o las enfermeras con turno de noche estarían acumulando riqueza. Ronald Reagan llegó a la presidencia a pesar de decir: "He oído que el trabajo duro nunca mató a nadie, pero digo, ¿por qué arriesgarme?"

El recreo es para los mediocres

Ningún jefe va a admitir que los viernes por la noche toma pizza y ve series hasta dormir. En su lugar, afirmarán que meditan o leen libros para mejorar. Muchos perfiles de negocios se parecen a la vida que tenían los santos medievales y que quedaban inmortalizados en los murales eclesiásticos.

Algunos hábitos ejecutivos pueden ser inofensivos, como la preferencia de Steve Jobs y Mark Zuckerberg por usar el mismo atuendo todos los días. Pero el peligro es que las excentricidades y puntos de vista de un líder estén tan arraigados en la cultura que dañen la empresa a largo plazo. Henry Ford logró un gran éxito con el Modelo T, pero no lo cambió cuando se convirtió en algo anticuado; su disgusto por el crédito también lo detuvo cuando otros productores permitieron a los consumidores comprar en cuotas.

Si aprovechar el tiempo fuera la clave del éxito, las personas que tienen más de un puesto de trabajo estarían acumulando riqueza

Los pasatiempos también pueden ser destructivos. Cuando Bear Stearns, un banco de inversión, estaba a punto de quebrar en 2008, Jimmy Cayne, su director ejecutivo, estaba jugando al bridge en un torneo profesional en Nashville y fuera de su alcance por correo electrónico o por teléfono. El peligro de copiar los hábitos de los gerentes, encargados y superiores es que parece que sus actividades estén de moda y te hagan creer que te harán mejorar tu efectividad y éxito y en verdad crezcan sus ganancias y el rendimiento de los precios de las acciones.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios