"no entran moscas"

Intenté dormir con la boca cerrada y estos fueron los sorprendentes resultados

Pernoctar con esta parte del cuerpo abierta no solo produce la incomodidad de despertarse con la boca seca sino que puede ocasionar problemas más graves

Foto: Marta Etura en 'Mientras duermes'.
Marta Etura en 'Mientras duermes'.

Dormir con la boca abierta puede ser motivo de estar padeciendo problemas respiratorios y provocar ronquidos o mal aliento. Quizá ni te hayas dado cuenta de por dónde respiras cuando estas en pleno sueño, pero si te levantas con ella seca cada mañana puede significar que lo estés haciendo por la vía incorrecta. Es posible que padezcas algún tipo de afección y puedas sufrir otras, por ejemplo en las encías, si continúas sin ponerle remedio.

Además, científicos del Instituto de Investigación Sr John Walsh en Nueva Zelanda han descubierto que las personas que tienen este hábito tienen más riesgo de que su esmalte dental se erosione y, como consecuencia, desarrollen caries.

Karenna Meredith, editora de 'Pop Sugar', conoce todas estas consecuencias y ha decidido intentar cambiar su estilo a la hora de dormir y ver cómo reaccionaba su cuerpo al irse a la cama y descansar con la boca cerrada durante una semana: "Si bien la forma en la que descanso es bastante habitual, recientemente noté que la calidad disminuía. No es que sea terrible, pero a menudo me despertaba en mitad de la noche, a veces con dolor de garganta, lo cual me hacía tener alergias estacionales y pasaba el resto de las horas persiguiendo el escenario REM", explica.

"Vi una publicación de un amigo sobre el uso de "cinta adhesiva" por la noche; al principio fui escéptica y estaba un poco asustada. Su objetivo es forzar la respiración de la nariz mientras duermes en lugar de depender mucho de tu boca. La idea me pareció un poco incómoda, pero no podía abandonar la sensación de que podría ser la solución a mis problemas", continúa.

Muchos beneficios

Algunas marcas que venden este tipo de tiras especiales para la boca aseguran que gracias a ellas tendrás un sueño profundo, un intercambio más eficiente de dióxido de carbono y oxígeno y una reducción de las molestias nasales y sinusales. "Así que me decidí a probarlo. Mentiría si dijera que no estaba intrigada por lo raro que sonaba hacerlo", explica.

Meredith afirma que la primera noche no se sentía muy segura con lo que iba a hacer, pero que gracias a algunas instrucciones útiles, supo exactamente cómo colocar la tira: "Tardé un poco en acostumbrarme a la sensación de tener mis labios pegados. Podía respirar a través del pequeño panel ventilado, pero me llevó un tiempo amoldarme".

Es recomendable dormir con la boca cerrada cuando has consumido sedantes o alcohol, tienes dificultades respiratorias o la presión baja

Además, utilizó una 'app' para monitorizar su ciclo de sueño y así ayudar a rastrear sus movimientos nocturnos, lo que le permitió anotar y ver una estimación de lo inquieto que era su descanso. "Por lo general, mi sueño tiene una calidad del 70 al 80%, asi que bajar hasta un 60 fue anormal para mí. Sin embargo, no quería deshacerme de las tiras tan fácilmente, así que continué hasta la segunda noche".

Dudas resueltas

"Llegado a este punto, cualquier miedo que tenía sobre este remedio se había desvanecido. La anterior no había sido increíble, pero había sobrevivido sin quitarme la tira de la boca. Todo un éxito. Me sorprendió gratamente cuando volví a estar en un 80%. Supuse que la anterior vez fue que simplemente mi cuerpo se estaba acostumbrando a esta sensación restrictiva y ahora estaba inconscientemente abrazando el poder de este método", comenta.

Esta editora asegura que la tercera noche fue un poco rara y volvió a las primeras sensaciones. "¡No tan rápido!, volví a tener un sueño inquieto con ronquidos incluidos. Sé que todo el mundo lo dice, pero yo nunca ronco. Si bien la correlación no es igual a la causalidad, y se supone que estas tiras combaten este problema, me confunde que tenga un hábito que al principio no existía", explica.

Dormir con la boca abierta conduce al daño de encías, pérdida de esmalte, caries y problemas serios en las vías respiratorias

Noche 4. En este punto, Meredith no sabía qué esperar. Pero lo cierto es que fue una mejora definitiva de la noche anterior y pudo arrancar la cinta por la mañana sin pensarlo dos veces, pero todavía era escéptica dadas las inconsistencias nocturnas. Las siguientes noches la calidad de su sueño regresó a su territorio habitual de descanso y no me sentí más o menos cansada que al comienzo de este experimento.

Además de la urgente necesidad de salir corriendo de la cama y cepillarse los dientes justo después de despertar (el aliento de la mañana es igual de malo cuando se cierra la boca durante siete horas), asegura que no notó un gran cambio ni para bien ni para mal. "Me sorprendió lo poco que me afectó en mi rutina". "Si tienes intriga por probar, adelante. Pero después de estos días lo he vuelto a intentar y creo que esos supuestos beneficios son ciencia ficción. Consultaría al médico antes de ponerme con ello porque, de hecho, suelen recomendarlas cuando has consumido sedantes, alcohol, tienes dificultadres respiratorias o la presión baja".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios