Bahamas leaks

Cuando los españoles prefieren Bahamas: del 'rey Midas del Ibex' al negocio familiar

Decenas de españoles recurrieron a las espectaculares islas caribeñas para abrir sociedades opacas

Lavadora

Más de 700 islas vírgenes, palmeras y aguas cristalinas surcadas por viejos barquitos de remo que acarician los corales. Es la clásica postal de Bahamas, su cara más amable. Al otro lado, sin embargo, se esconde una jurisdicción opaca que ha dado cobijo a evasores de impuestos, narcotraficantes, políticos de todos los continentes y grandes empresarios que buscaban escaparse del fisco nacional.

La información de las miles de sociedades 'offshore' registradas en Bahamas está teóricamente accesible a través de internet. Pero los datos de la página web del registro son incompletos y no permiten acceder a los verdaderos dueños de cada compañía. El Confidencial y La Sexta, en el marco de una investigación coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung', han tenido acceso a más de 175.000 compañías registradas en esta jurisdicción entre 1990 y 2016.

Por primera vez, esta información estará disponible de forma pública en una página web. A partir de la noche de este miércoles, y junto a decenas de medios internacionales, este diario detallará qué personalidades de interés público utilizaron esta jurisdicción. La base de datos pública trazará las relaciones de estos nuevos documentos con las sociedades creadas por el despacho Mossack Fonseca, cuyos secretos se dieron a conocer con los papeles de Panamá.

Bahamas acoge más de 15.000 sociedades 'offshore' creadas por este bufete panameño, como la del médico Eufemiano Fuentes o la del exministro José Manuel Soria. Nassau era, para el bufete panameño, una de las jurisdicciones más vendidas a los clientes que buscaban secretismo.

España firmó un acuerdo para intercambiar información tributaria con Bahamas en 2011, pero el país sigue siendo una zona oscura

Además del ya famoso despacho, hay 539 intermediarios, todos registrados en la capital de las islas. Se dedican a crear, mantener y administrar sociedades 'offshore'. Entre ellos destacan grandes bancos internacionales, como Credit Suisse y UBS, y las principales firmas de auditorías a nivel mundial, KPMGEY y PwC, cuya mayor actividad se concentra a finales de los años noventa, cuando el país estaba en la ‘lista negra’ de paraísos fiscales de la OCDE. 

España firmó un acuerdo para intercambiar información tributaria con Bahamas en 2011. Pero el país sigue siendo una zona oscura, según las autoridades oficiales y expertos fiscales. El Gobierno de Nassau se resiste a firmar el sistema de intercambio estandarizado de información (Common Reporting System o CRS), que desde 2017 hará que ese intercambio sea automático. Este verano se comprometió a firmar dicho documento en 2018, un requisito considerado por la misma Hacienda española como “un fundamental salto de calidad” para la gestión tributaria. 

Fernández Pujals, entre España y Bahamas

La imagen de postal hace pensar que arena y palmeras son todo lo que hay, pero no es lo más abundante en Bahamas, país adscrito a la Commonwealth pero independiente del Reino Unido desde 1973. Los activos que acumulan sus bancos suponen 36 veces el producto interior bruto del país. El 94% del dinero guardado en estas entidades pertenece a extranjeros que no residen en las islas, según datos oficiales.

La capital está a una hora de vuelo de Miami y a otra de Cuba. Es un perfecto punto medio. Un dato importante para Leopoldo Fernández Pujals, expresidente de Jazztel y apasionado de los caballos españoles (posee más de un millar, según aseguró en una entrevista), que tiene su residencia en las islas desde finales de los años noventa. Cubano de nacimiento pero nacionalizado español, su primer gran éxito fue Telepizza, que fundó y vendió por 300 millones de euros. En mayo de 2015, ingresó más de 480 millones gracias a la venta de Jazztel, un éxito sobre el que Hacienda investiga su dudoso pago de impuestos.

El empresario Leopoldo Fernández Pujals.
El empresario Leopoldo Fernández Pujals.

El apodado 'rey Midas del Ibex', el único hombre que ha conseguido llevar dos empresas entre las 35 de mayor capitalización de la bolsa española, asegura vivir “entre Miami, España y Bahamas”. Pujals llegó a Nassau en 1999. Acababa de vender Telepizza por 50.000 millones de pesetas y decidió mudarse. Su entramado empresarial siempre ha buscado lugares lejos de Hacienda. De hecho, sus acciones de Jazztel estaban en manos de Prepsa Traders, una sociedad en Luxemburgo que cerró en agosto pasado.

Según la información a la que ha tenido acceso este diario, Pujals es director de al menos tres sociedades en Bahamas, donde aparece con Pedro Español, uno de sus colaboradores más cercanos. Desde 2013 comparte cargo en ellas con su mujer, María Linarejos Vilches Jordán, jienense residente en España. Marilina, como es conocida, colabora en la gestión de la finca familiar en Toledo, la yeguada Centurión. Un nombre utilizado también para una de las sociedades, Centurion Productions Limited, registrada en Bahamas desde 2006. Este diario ha intentado, sin éxito, contactar con Fernández Pujals.

Un país sin impuesto de sociedades

"Deseo de mantener la privacidad frente al público o razones de edad para aminorar el impacto de impuestos de sucesiones" son las principales razones que han convertido Bahamas en un destino de referencia para los ricos españoles, explica el abogado Nielson Sánchez Stewart. Además, claro, “ofrece una cierta relajación en los controles sobre el origen del dinero, mayor libertad para disponer de los fondos, opacidad y confidencialidad”, explica.

La falta de transparencia y la inexistencia de un impuestos de sociedades son ‘factores de riesgo’ para el lavado de dinero

Unas características no desdeñables para la Comisión Europea. El organismo incluyó este paraíso terrenal en su listado de jurisdicciones no cooperativas en junio de 2015. En su último informe, las instituciones comunitarias apuntan a la falta de transparencia y la inexistencia de un impuesto de sociedades como ‘factores de riesgo’ para el lavado de dinero en el país.

La posición y las ‘facilidades’ fiscales convirtieron el archipiélago en una zona clave para las empresas petroleras. En un mercado que obliga a la compraventa continua de carbón y fuel, las multinacionales "no podrían estar pagando el IVA de cada movimiento", explica un experto del sector. Necesitan un lugar menos regulado, como Bahamas. Fue el caso de Carboex International Limited, filial de Endesa. En 1999 quedó registrada en Bahamas. Sus directores eran Ignacio Domínguez Urquijo, consejero de la cotizada, y Edmundo Rodríguez Sobrino, entonces asesor de Carboex y que, según explica a este diario, ejercía de secretario no consejero. Sobrino dimitió recientemente de la gestión del Canal de Isabel II tras desvelar El Confidencial su relación con sociedades en Hong Kong. 

El caso Malaya, el narco Dorado...

Uno de los datos a los que el registro 'online' no permite acceder es el nombre de los accionistas, es decir, de los verdaderos dueños de una sociedad. Junto al secreto bancario, es uno de los aspectos que han llevado al GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) a indicar en su último informe (de diciembre de 2014) que Bahamas no cumple la mitad de los estándares internacionales requeridos en las directivas antiblanqueo. 

Crear una sociedad es muy sencillo. Algunos bufetes especializados en la creación de sociedades 'offshore' garantizan que bastan "dos o tres días". "Como mucho en dos semanas se puede montar una sociedad de comercio internacional (IBC), la típica sociedad para hacer negocios 'offshore", explica Víctor Altimira, abogado especialista en blanqueo de capitales asociado de Rousad Costas Duran. "Se pueden usar para operar en bolsa, gestionar fondos sin tributar ni hacer auditorías contables y para abrir cuentas bancarias", añade.

La conexión entre los bancos suizos y los paraísos fiscales ya quedó al descubierto tras hacerse públicos los datos del HSBC de Ginebra, obtenidos por el informático Hervé Falciani. Las Bahamas no quedan exentas. Aquí acabó el Juzgado Número 5 de Marbella tras seguir el rastro de dos cuentas en Credit Suisse de Singapur a nombre de las compañías The Jar Trust y The Beautiful Mind. Las dos sociedades eran de Juan Antonio Roca, cerebro del caso Malaya, una de las primeras grandes investigaciones judiciales contra la corrupción en España.

Juan Antonio Roca, durante su declaración por el caso Malaya. (EFE)
Juan Antonio Roca, durante su declaración por el caso Malaya. (EFE)

Los paraísos fiscales supusieron una "notabilísima dificultad de la investigación" también para el fiscal que rastreó la red de sociedades del narcotraficante Marcial Dorado, según consta en la sentencia del Supremo que confirmaba, en 2016, la condena al gallego a seis años de cárcel por blanqueo de dinero. Este narcotraficante utilizó "legislaciones que facilitaban la ocultación de activos" como la de Bahamas. Aquí, la investigación encontró alrededor de 2,5 millones de francos suizos (2,3 millones de euros) en dos cuentas de la sede en las islas del banco helvético Ferrier Lullin Bank & Trust.

Los bancos europeos han jugado un papel fundamental en la creación de sociedades 'offshore'. Según los datos a los que ha tenido acceso este diario, UBS y Credit Suisse son las entidades que más sociedades crearon: más 8.000 cada una. Solo el despacho de Nassau de Mossack Fonseca registró más, superando las 15.000. Además de bufetes y bancos, las grandes auditoras crearon compañías a través de sus filiales en Bahamas. PwC abrió más de 55, KPMG, 151 y EY, 96. Gran parte de la actividad se concentró a finales de los años noventa y decayó desde el año 2000, cuando la OCDE sacó al país de su ‘lista negra’ de paraísos fiscales. Contactadas por este diario, las tres auditoras coinciden en que respetan "las leyes nacionales e internacionales" y en que no comentan casos de clientes específicos.

Una clínica en concurso

Los últimos datos del modelo 720, con el que Hacienda permite repatriar dinero desde el extranjero, indican que Bahamas ha sido una de las cinco jurisdicciones con mayor descenso en los saldos declarados en 2015 con respecto a 2012. Es decir, es de donde más cantidades han aflorado, confirman desde la Agencia Tributaria.

No solo los grandes nombres han utilizado este refugio fiscal que no exige hacer públicos accionistas ni beneficiarios y exige cero impuestos. Estas condiciones ventajosas también llevaron hasta el Caribe a los médicos Martí Sirvent, dueños de la Clínica Delfos de Barcelona. En 2012, con la clínica a punto de presentar un plan para concurso de acreedores, abrieron Socapi Ventures Limited en Bahamas. Fue disuelta 12 meses después, una vez cerrado el acuerdo para el concurso.

Ese mismo año, Trident Trust, bufete especializado en abrir compañías 'offshore', registraba en Bahamas Rustraductus Corporation. Como administrador en la documentación de Bahamas aparece Gustavo Pérez-Carballo Villar, hijo de un exconsejero de la Junta de Castilla y León. La compañía tiene el mismo nombre de la española Rustraductus, conocida sociedad de inversión del empresario Javier Tallada, quien no figura en la documentación y explica a este diario desconocer la existencia de la 'offshore'. En 2013, un año antes de que se cerrara la sociedad, la CNMV multó a Pérez-Carballo con 50.000 euros por la realización de prácticas de manipulación de mercado, hechos que se remontan a junio de 2008. Carballo asegura "no tener nada que ver" con la firma.

Gran parte de la actividad se concentró a finales de los años noventa y decayó desde el 2000, cuando la OCDE sacó al país de su ‘lista negra’ de paraísos fiscales

A día de hoy, Bahamas sigue vendiendo con éxito su modelo en el exterior. Presentan una forma de trabajar "única" para proteger a sus clientes 'offshore'. El hecho de no haberse adecuado a los estándares de la OCDE, sino de privilegiar los acuerdos país por país, es razón de orgullo en los folletos para inversores extranjeros. No obstante, según Ignacio Gordillo, director del Departamento de Fiscalidad Internacional del despacho Montero Aramburu, "la comunidad internacional ve cada vez más agresivas y abusivas las estructuras societarias que usan esta jurisdicción, cuando no van acompañadas de la correspondiente sustancia económica y de motivos empresariales distintos del mero ahorro fiscal".

Tras recibir las preguntas del consorcio de medios que colaboran en esta investigación —que han quedado sin respuesta—, el Gobierno de Bahamas ha emitido un comunicado para asegurar que en 2018 implementará el nuevo estándar de intercambio de información. Esto es, un año más tarde que los 103 países que ya han firmado y entre los que se cuentan varios paraísos fiscales. Por el momento, solo este año Bahamas se embolsará 17,7 millones de dólares en pagos de cuotas de sociedades 'offshore', un millón más que en 2015.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios