CUENTA ATRÁS FINAL: LOS PLAZOS QUE IMPIDEN EL 26-J

¿Falta un mes? 20 días para que Sánchez use su última bala o habrá elecciones en España

Un acuerdo 'in extremis' es posible, pero no a la catalana. La tercera semana del mes se sabrá si hay acuerdo o no, porque el Rey deberá convocar ronda y fijar un nuevo debate

Foto: Felipe VI recibe a Pedro Sánchez el pasado día 2 de febrero en la segunda ronda de consultas previa a su designación como candidato presidenciable. (EFE)
Felipe VI recibe a Pedro Sánchez el pasado día 2 de febrero en la segunda ronda de consultas previa a su designación como candidato presidenciable. (EFE)

Empezó la primavera y el tiempo se agota. El día 2 de mayo a las 23:59 se cumple el plazo de dos meses desde la primera votación de investidura, recogido en el artículo 99 de la Constitución y según el cual, en caso de que no haya un acuerdo entre las distintas fuerzas parlamentarias para investir a un candidato presidente del Gobierno, se convocarán nuevas elecciones generales. El real decreto de convocatoria -que lo firmaría el Rey y refrendaría Patxi López, entrando en vigor el mismo 3 de mayo- establece un periodo de 54 días hasta celebrarse los comicios, siempre desde la primera votación de investidura. Por eso, si los partidos no se ponen de acuerdo, la fecha en que los españoles acudirán a las urnas por segunda vez en seis meses ya está señalada en el calendario: domingo 26 de junio.

Aunque con la agenda en la mano puede parecer que los líderes políticos cuentan todavía con el mes de abril para encontrar un entendimiento y evitar la repetición de elecciones, lo cierto es que el plazo real se ciñe a unos 20 días. Las dos próximas semanas deberán destinarse a conversaciones bilaterales y reuniones a tres bandas -a partir del lunes, podría celebrarse el primer encuentro entre los equipos negociadores de PSOE, Ciudadanos y Podemos- para que en la tercera semana del mes se pueda saber con certeza si hay posibilidades para que una investidura fructifique y el Rey se decida a nombrar de nuevo un candidato. La cuarta, por tanto, sería la del trámite final, debate y votación en la Cámara Baja en caso de acuerdo, o correrán los días hasta que se firme el real decreto de convocatoria de elecciones.

Semanas 1 y 2: la negociación

Felipe VI decidió no abrir una nueva ronda de contactos al entender que en el escenario actual no había posibilidad de entendimiento e instó a los grupos políticos a hacer los deberes y abrir nuevas mesas de diálogo. Ya han pasado más de 100 días desde el 20 de diciembre y, tras el rechazo rotundo del PP a entrar en las negociaciones -últimamente pidiendo como condición un encuentro previo de Rajoy y Pedro Sánchez-, las relaciones congeladas entre el dirigente socialista y Pablo Iglesias y un acuerdo de Gobierno pactado por PSOE y Ciudadanos que ninguna otra formación respalda, no hay opciones encima de la mesa que cuenten con avales suficientes para asegurar que un candidato lograría la confianza de la Cámara para salir investido.

Aun así, en los últimos días los socialistas retomaron las conversaciones con la formación morada y Ciudadanos también está dispuesto a entrar en esa mesa de diálogo, aunque fuentes internas reconocen que creen que hay poco que hablar. Los vetos entre emergentes prevalecen: ninguno se abstendrá -dicen- si el otro entra en el Gobierno con Sánchez. El propio Rivera se da 15 días para resolver el bloqueo actual o dará por hecho que se convocarán elecciones. El líder naranja descarta la posibilidad de entenderse con Podemos, en tanto que la esencia del pacto firmado con Sánchez no podrá sufrir grandes cambios, y presiona a su vez para que el PP mueva ficha de una vez por todas.

Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera coinciden en la Gala de los Premios Goya. (EFE)
Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera coinciden en la Gala de los Premios Goya. (EFE)

En estas primeras dos semanas y hasta el 17 de abril, los distintos partidos están obligados a hacer cesiones y entablar diálogo si pretenden realmente que exista algún tipo de acuerdo. Rajoy, por su parte, no se sentará con Pedro Sánchez mientras continúe abierta la negociación con Podemos.

Semana 3: los días más cruciales

Sin duda, el periodo del 18 al 24 de abril está llamado a ser la semana crucial de la negociación. Teniendo en cuenta los plazos constitucionales y los mecanismos legal-administrativos que impiden que en el caso estatal se produzca un acuerdo 'in extremis' a la catalana, en estos días los líderes políticos sabrán ya si hay un acuerdo que garantice a Pedro Sánchez suficientes apoyos como para plantear un proyecto al Rey o definitivamente España estará abocada a nuevas elecciones.

Son los plazos que manejan todas las fuerzas políticas y que incluso el presidente de C's verbalizó, al poner como 'límite' el día 24 para desarrollar negociaciones con otros partidos. Las últimas reuniones podrían celebrarse a lo largo de esta semana que, con toda probabilidad, capitalizarán las conversaciones más intensas. Si existen opciones de constituir un Gobierno, Felipe VI deberá nombrar un candidato y fijar una fecha para el debate de investidura en la última semana del mes, por lo que se hace necesario conocer unos días antes (en la tercera) las circunstancias reales.

Además, también en este fin de semana podría producirse la consulta que Podemos hará a las bases, según anunció el pasado sábado en su consejo ciudadano estatal para que sea la militancia la que decida sobre la postura final de la formación cuando concluyan las negociaciones en caso de haber una nueva votación de investidura. También el PSOE prometió consultar a las suyas si sufría cambios sustanciales el acuerdo firmado con Ciudadanos -al que los militantes ya dieron su visto bueno antes del primer debate de investidura-. Por otro lado, Sánchez aseguró asimismo que convocaría al comité federal -máximo órgano de dirección entre congresos del partido-. Con toda probabilidad, estas consultas deberían producirse en los últimos días de la tercera semana o, como muy tarde, los dos primeros de la semana 4.

Semana 4: tramitación de investidura o elecciones

Es la semana final. Si efectivamente prosperase la posibilidad de que Sánchez reúna apoyos suficientes, el Rey convocaría una ronda de nuevas consultas con dirigentes de todas las fuerzas parlamentarias. Para que el monarca haga un nombramiento oficial, debe tener toda la información necesaria y actualizada de los planes de cada partido con el fin de comprender si realmente el candidato que nomine contaría con la confianza de la Cámara. Tras la investidura fallida del socialista, Felipe VI decidió no llamar a los distintos líderes hasta que estos negociaran nuevamente para no arriesgarse a una situación similar.

El presidente del Congreso, Patxi López, comparece en rueda de prensa. (EFE)
El presidente del Congreso, Patxi López, comparece en rueda de prensa. (EFE)

En caso de que las conversaciones no prosperen y ningún líder político -en estos momentos solo Sánchez tendría opciones- pudiera tener bastantes avales, el Rey podría no nombrar un candidato y dejar pasar los días hasta que el 2 de mayo por la noche venciera el plazo, y al día siguiente don Felipe firmaría el real decreto de convocatoria de elecciones. En todo caso, la última semana del mes estará dedicada a todos estos trámites.

Si hay nuevo debate de investidura, el Rey podría apurar al máximo los tiempos y celebrar la ronda de consultas en un solo día o día y medio. Como tarde, debería hacerlo entre el miércoles y el jueves para después acordar con Patxi López -que refrendará la decisión de Felipe VI- fijar el debate de investidura para el viernes 29 o sábado 30. Como tarde, el debate y la primera votación se harían el sábado para que a las 48 horas, tal y como establece la Carta Magna, se celebrara la segunda votación, que sería el mismo lunes en que termina la cuenta atrás. Podría haber acuerdo 'in extremis', pero los españoles lo sabrán días antes.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios