la misiva no está firmada por los socialistas

El PP rechaza reunirse con Ciudadanos hasta que se vean Rajoy y Sánchez a solas

Los populares rechazan por segunda vez al partido liderado por Rivera en apenas unos días y se muestran contundentes: primero debe producirse una cita entre los dos grandes líderes

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una reunión. (Efe)
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una reunión. (Efe)

El empeño de Ciudadanos por sentar en la misma mesa a PP y PSOE antes de Semana Santa con el objetivo de escenificar un primer acercamiento oficial se saldó con una carta firmada por el secretario general del grupo parlamentario naranja y dirigida al portavoz popular, Rafael Hernando, al que emplazó a celebrar la primera reunión entre las tres fuerzas constitucionalistas este mismo viernes. “La urgencia de los plazos constitucionales” fue lo que justificó la iniciativa del partido de centro que, sin embargo, será desechada en breve por Génova. El PP no se mueve un ápice de su exigencia inicial y así lo hará saber a Ciudadanos por cuarta vez en pocas semanas: no participarán en una reunión de trabajo a tres hasta que los dos principales líderes, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, mantengan una reunión cara a cara.

La misiva dirigida al PP recordaba que desde hace semanas la formación nacida en Barcelona emplaza al grupo dirigido por Rajoy a "iniciar un diálogo sincero, basado en un compromiso alcanzado con el PSOE, en el que se recogen las reformas que consideramos impulsarán la regeneración política, económica y social que necesita España". Ciudadanos intenta presionar al PP al asegurar que la mayoría de las reformas acordadas en la hoja de ruta conjunta son “perfectamente asumibles" por sus votantes. "Estamos convencidos de que solo desde el trabajo conjunto es posible construir la confianza necesaria para lograr aquellos acuerdos de reforma que los ciudadanos, trabajadores, representantes sociales y económicos, están haciéndonos llegar en las reuniones que estamos manteniendo con todos ellos en estos días", afirmaba la carta. El secretario general del grupo naranja, Miguel Gutiérrez, reconoció creer "una lástima" que los populares no se quieran sentar a hablar "de lo que España necesita" y piensen ya "en clave electoral".

De hecho, la idea del encuentro a tres pretendía forzar que el PP señalara sobre el papel aquellas reformas que de verdad son supuestamente contrarias al partido y sus votantes como tantas veces ha asegurado el propio Rajoy. "Que se retraten", insisten altos cargos del partido nacido en Barcelona. Para la formación encabezada por Rivera, desbloquear la situación actual es un asunto capital y con una primera toma de contacto, los de centro lo ven factible. "También parecía imposible que se sentaran PSOE y PP y ahora públicamente han dicho que lo harán", asegura un miembro del equipo negociador. Ciudadanos ha contado siempre con desarrollar su estrategia teniendo en cuenta los plazos. "Dos meses dan para mucho", aseguran integrantes de la Ejecutiva, convencidos de que el PP en un sentido u otro deberá ceder.

Albert Rivera y Rafael Hernando, en el Congreso de los Diputados. (Efe)
Albert Rivera y Rafael Hernando, en el Congreso de los Diputados. (Efe)

Sobre todo porque Pablo Iglesias y Pedro Sánchez se reunirán antes de la Pascua, según confirmaron ambos partidos este miércoles, por lo que el PP deberá dar un paso al frente si no quiere verse fuera de toda mesa de negociación como sucedió en la primera ronda antes de la fallida investidura del socialista. Podemos aceleró sus movimientos para sentarse con Sánchez en un intento de dar carpetazo a la crisis estructural interna que atraviesa el partido morado, y que terminó con la fulminante destitución de su número tres de su cúpula, Sergio Pascual anoche de madrugada.

Difícil entendimiento Rajoy-Rivera

Aún así, los populares no parecen estar dispuestos a dar un paso más allá sin un previo entendimiento entre los dos partidos más votados. El PP insiste en que el acuerdo de Gobierno firmado por Sánchez y Rivera se convirtió en papel mojado el pasado 4 de marzo cuando el socialista no logró la confianza de la Cámara para ser investido. Génova apuesta por iniciar una negociación sobre el documento que Rajoy llevó a sus reuniones con los líderes, que giraba en torno a cinco puntos fundamentales.

PSOE y Ciudadanos por su parte, no pretenden ceder al respecto porque consideran que cualquier nuevo acuerdo debe constituirse alrededor del documento de las 66 páginas elaborado por su equipo de negociadores. Para más dificultad de entendimiento, Albert Rivera emprendió una ofensiva contra el presidente del Gobierno en funciones al insistir públicamente en que el líder del Partido Popular no puede abanderar la nueva etapa política española.

Elecciones Generales