PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO 2017

Rajoy se garantiza un sólido crecimiento en 2017 y 2018 por si adelanta las elecciones

Las probabilidades de que haya elecciones anticipadas son inciertas. Pero lo que es seguro es que el horizonte está despejado. Al menos, hasta 2018. Se trata de un arma electoral

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

El horizonte económico a corto plazo parece despejado. Eso, al menos, es lo que se desprende del cuadro macroeconómico que acompaña al proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2017, aprobado este viernes por el Consejo de Ministros.

Esto significa que si el presidente Rajoy decide adelantar las elecciones generales -por ausencia de apoyos parlamentarios o por pura estrategia política-, los comicios se celebrarían en un contexto de robusto crecimiento. El PIB avanzará, de hecho, por encima del 2,5%, tanto este año como el próximo, si no hay circunstancias económicas sobrevenidas, y que hoy descarta la mayoría de los institutos de coyuntura. Incluidos el FMI, la Comisión Europea y la OCDE, que prevén un avance del PIB, en todos los casos, por encima del 2% gracias al impulso de la política monetaria ultraexpansiva del BCE, a las reformas realizadas y a la moderación en los precios de las materias primas. Los célebres 'vientos de cola' de la economía.

El ministro Cristobal Montoro. (Reuters)
El ministro Cristobal Montoro. (Reuters)

También la Autoridad Fiscal Independiente (AiRef), un organismo habitualmente enfrentado al Ministerio de Hacienda, avaló este viernes las cuentas públicas y consideró que las previsiones del cuadro macro son “prudentes” en su conjunto. Según el organismo que dirige José Luis Escrivá, los supuestos con los que el Ministerio de Economía ha construido los Presupuestos: el contexto exterior, la evolución de los precios del crudo, el coste de financiación de la deuda y el tipo de cambio, materializan los “riesgos asociados” a una evolución más desfavorable de estos factores. Es decir, tienen en cuenta riesgos al alza.

Con elecciones en los países centrales del euro, España podría mostrarse ante la inversión extranjera como un símbolo de estabilidad política

Rajoy, por el momento, lo que ha expresado en público es que el Gobierno no tiene ninguna intención de adelantar las elecciones, previstas para 2020. Entre otras cosas, porque en un contexto de intensas incertidumbres en Europa, con elecciones en los países centrales del euro, España podría aparecer ante la inversión extranjera como un símbolo de estabilidad política. Algo que ha buscado el Gobierno a toda costa al presentar el proyecto de ley de Presupuestos sin contar para su aprobación con una mayoría holgada.

Muy al contrario, la aprobación de las cuentas del reino depende de un solo voto, lo que da idea del riesgo que ha contraído Rajoy al presentar en el Congreso (el próximo martes lo hará de manera formal) el texto presupuestario.

Cómo capitalizar los presupuestos

Y es que en Moncloa existe la idea de que a medida que se vaya consolidando la recuperación económica, las causas que explican la aparición de nuevos partidos (en particular Ciudadanos) se irán diluyendo. Y no hay que decir que el partido de Albert Rivera se ha nutrido, fundamentalmente, de antiguos votantes del PP. Algo que explica que Rajoy esté muy interesado en prologar la legislatura lo más posible.

La aprobación de las cuentas depende de un solo voto, lo que da idea del riesgo que ha contraído Rajoy al presentar el texto presupuestario

Ciudadanos, por su parte, insiste en su idea de ser un partido “útil” para el país, lo que significa que tampoco forzará la maquina electoral siempre que sea capaz de capitalizar políticamente determinadas decisiones, como la nueva ley de autónomos o ciertas políticas sociales incluidas en los presupuestos.

Rajoy, igualmente, al presentar los presupuestos de 2017, se asegura de que en caso de no contar con el respaldo parlamentario suficiente para sacar adelante las cuentas de 2018 -el proyecto de ley tiene que entrar en el Congreso antes del 1 de octubre- está en condiciones de prorrogar las cifras de este año. Algo que hubiera sido difícil de explicar si las cuentas de 2017 no salen adelante. Entre otras cosas, porque las actuales se aprobaron en verano de 2015, lo que significa que España hubiera estado sin presupuestos durante prácticamente tres años.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell. (EFE)
El presidente de la CEOE, Juan Rosell. (EFE)

Sin olvidar que, como señaló la patronal CEOE, la orientación de la política presupuestaria no es neutral, sino expansiva, lo que favorece un clima políticamente más amable, como de hecho lo es la conversión de puestos de trabajo temporales (interinos o eventuales) en fijos. En palabras de la patronal, el aumento del gasto social, junto con el incremento de la plantilla del sector público y del aumento del 1% de los salarios del personal del sector público, “son una señal del fin del ajuste de la política presupuestaria”. Como recuerda CEOE, el conjunto del gasto consolidado del Estado permanece al mismo nivel que el ejecutado en 2016.

El hecho de sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, en todo caso, no significa que Rajoy esté en condiciones de gobernar con cierta holgura en lo que queda de legislatura. Todo dependerá de lo que suceda en el Congreso del Partido Socialista. Algo que explica que algunas reformas política y socialmente muy relevantes, como la de las pensiones, se hayan colocado en vía lenta a la espera de saber quién se sentará en la planta noble de Ferraz.

Es más, el Gobierno es consciente de que una cosa es aprobar las cuentas del reino -una cuestión de dinero para atraer el voto de nacionalistas vascos y canarios- y otra bien distinta aprobar leyes, para lo cual necesita el apoyo de los diputados del PSOE, con los que puede configurar una mayoría suficiente que dependerá de quién gane las primarias.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios