Es noticia
Menú
Qué ver en Cracovia, la ciudad de la belleza medieval que sangra historia
  1. Viajes
viajar

Qué ver en Cracovia, la ciudad de la belleza medieval que sangra historia

La mezcla entre interesantes lugares propios del medievo y la historia de la Segunda Guerra Mundial no deja indiferente a nadie y es un destino ideal para las vacaciones

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si tu motivación principal este caluroso verano es mantenerte con vida, debido a las temperaturas extremas, quizá es buena idea comenzar a buscar sitios frescos y bonitos en los que pasar unos días. Hacer turismo también puede ser otra razón, así como conocer la historia de otros pueblos. Y Cracovia, la ciudad más bella de Polonia, es un destino ideal si quieres un cóctel de todo ello.

Lo mejor de la ciudad polaca es que puedes verla en tres días y hacerte una idea general, o aprovechar más tiempo y visitar otras zonas. Hay algo que se puede garantizar: la mezcla de belleza medieval y sucesos trágicos pasados no deja indiferente a nadie. Cracovia sangra historia.

Plaza del mercado

No es solo una de las plazas más bellas de Europa, también es el lugar más famoso que visitar en Cracovia. Casas medievales, mucho color y lugares tan fundamentales como la Basílica de Santa María, la Torre del Antiguo Ayuntamiento, la pequeña iglesia de San Adalberto o la estatua del poeta polaco Adam Mieckiwicz. Además, claro, de multitud de terrazas donde puedes tomar algo y admirar la burbujeante vida de la ciudad, después de haber hecho un merecido tour por la zona.

placeholder Foto: (iStock).
Foto: (iStock).

Castillo de Wawel

Tus pasos deberían encaminarte después hacia la colina Wawel, donde aguarda el Castillo de Wawel, construido a instancias de Casimiro III el Grande en torno a 1330-70, y después reconstruido en el siglo XIV.

placeholder Foto: (iStock).
Foto: (iStock).

Visitarlo significa no solo encontrarse ante uno de los mejores museos de arte del país, sino ver el lugar histórico y cultural más importante de Polonia (residencia de los reyes durante siglos). En la actualidad cuenta con importantes salas como la del tesoro de la corona, la armería, los apartamentos reales y las salas de estado.

Barrio judío

Polonia es uno de los países con mayor concentración de católicos de Europa, lo que es fundamental para entender y conocer su historia posterior. Kazimierz, el barrio judío de Cracovia, fue en otro tiempo una ciudad independiente fundada en 1335 por el rey Casimiro III. En un principio, igual que Cracovia, era una ciudad católica en la que vivía una comunidad judía a la que el rey protegía, pero con su muerte y la posterior sucesión de Juan Alberto I, fueron obligados a trasladarse por decreto a la parte este de la ciudad, pues esta se segregó definitivamente en la parte católica y la judía, divididas por un muro.

placeholder Foto: (iStock).
Foto: (iStock).

Desde la Sinagoga de Isaac al antiguo cementerio de Remuh (de los más antiguos de Polonia), pasando por la calle Szeroka, corazón y centro de la vida judía en Kazimierz, que incluye una estatua en homenaje a Jan Karski (héroe de la resistencia polaca), lo ideal es empaparte de esta parte de la ciudad para entender mejor la rica historia de una ciudad que sufrió tanto.

La calle Szeroka, corazón y centro de la vida judía en Kazimierz, incluye una estatua en homenaje a Jan Karski (héroe de la resistencia polaca)

Auschwitz-Birkenau

Quizá eso de hacer turismo de campos de concentración no es lo tuyo. Pero si quieres conocer más sobre la historia de la Segunda Guerra Mundial, el campo de exterminio es una visita obligada. Es recomendable comprar la entrada online (a diferencia de otros campos europeos, sí que hay que pagar por Auschwitz) y hacerse a la idea de que se encuentra a unos 70 kilómetros de la ciudad, por lo que a las dos horas aproximadas de visita debes sumar el tiempo de ida y vuelta en autobús.

placeholder Foto: (iStock).
Foto: (iStock).

El lugar en el que sobrevivieron figuras tan importantes como Primo Levi o Vladek Spiegelman (padre de Art Spiegelman, autor de la aclamada 'Maus') sigue sorprendiendo a los turistas, acercándoles a una historia inexplicable, aunque dolorosamente cercana, fruto del sinsentido de una época.

Minas de sal de Wieliczka

Situadas a 14 kilómetros al sureste de Cracovia y declaradas Patrimonio de la Humanidad, sus primeras referencias se remontan a la Edad Media y se extienden por más de 300 kilómetros de túneles. Se pueden visitar por libre o en viaje organizado (se puede combinar con la visita a Auschwitz), y es tan grande que solo se puede visitar un 2% de las galerías.

placeholder Foto: (iStock).
Foto: (iStock).

Una vez que bajes te quedarás impactado porque todo lo que verás es sal, como su propio nombre indica. Probablemente, la Capilla de Santa Kinga es la que causa mayor impacto, donde se siguen celebrando misas.

Fábrica de Oskar Schindler

"Quien salva una vida, salva al mundo entero" dice el Talmud. También lo repite el personaje protagonizado por Ben Kingsley en la famosa 'La lista de Schindler'. La historia de Oskar Schindler era digna de contar en una novela y una película posterior, y por supuesto también es fundamental visitar su fábrica. Tras adquirir esa fábrica de menaje maltado en 1939, comenzó a emplear a judíos a los que salvó de la deportación gracias a sus contactos en la Abwehr. Aunque en un principio sus razones eran económicas, más tarde empezó a emplear a trabajadores judíos que realmente no necesitaba para mantenerlos a salvo.

placeholder Foto: (iStock).
Foto: (iStock).

En la actualidad, alberga una exposición permanente titulada 'Cracovia bajo la Ocupación Nazi entre 1939 y 1945', que muestra la historia de la ciudad durante aquella época. También hay un museo de arte moderno. El precio general es de unos seis euros (26 zlotys), aunque también hay visitas guiadas por unos 13 euros aproximados.

Zakopane

No dejes de visitar la capital de invierno polaca. No serás el primero en perderte en sus montañas, pues en el siglo XVIII ya se hacía turismo por su naturaleza. A los pies de los montes Tantras y famosa por su particular estilo arquitectónico, de madera, es un lugar ideal para los amantes de los deportes de invierno o, en caso del verano, el senderismo y el montañismo. Y, por supuesto, para todos los fans de las vistas impresionantes o las aguas termales. Se puede llegar a sus montañas (Kasprowy Wierch y Gubałówka) en funicular o teleférico. Un 'must'.

placeholder Foto: (iStock).
Foto: (iStock).

Si tu motivación principal este caluroso verano es mantenerte con vida, debido a las temperaturas extremas, quizá es buena idea comenzar a buscar sitios frescos y bonitos en los que pasar unos días. Hacer turismo también puede ser otra razón, así como conocer la historia de otros pueblos. Y Cracovia, la ciudad más bella de Polonia, es un destino ideal si quieres un cóctel de todo ello.

Polonia Historia Edad Media
El redactor recomienda