Los protagonistas reales de 'La Fortuna' descubren el origen de la serie de Amenábar
  1. Televisión
  2. Series TV
DISPONIBLE EN MOVISTAR+

Los protagonistas reales de 'La Fortuna' descubren el origen de la serie de Amenábar

Hablamos con los protagonistas reales de la historia de 'La Fortuna', la serie de Alejandro Amenábar en Movistar+ basada en la recuperación del tesoro de La Mercedes en 2007

Foto: Amenábar durante el rodaje de 'La fortuna'. (Movistar )
Amenábar durante el rodaje de 'La fortuna'. (Movistar )

Era el 5 de octubre de 1804. A la altura del Cabo de Santa María, en el sur de Portugal, cuatro buques británicos atacaron por sorpresa un convoy español que viajaba de vuelta de América cargado de riquezas. Los ingleses, comandados por el vicealmirante Graham Moore, no temblaron a la hora de romper el Tratado de Paz de Amiens ni de hacer saltar por los aires la fragata Nuestra Señora de las Mercedes. Fallecieron cerca de 250 personas, en su mayoría civiles, y con ellos se hundió uno de los mayores tesoros jamás rescatados de las profundidades del mar.

Esta historia es solo el origen de la trama de 'La Fortuna', la serie de Alejandro Amenábar para Movistar+ que narra otra batalla, la judicial, para recuperar el tesoro por parte de funcionarios del Ministerio de Cultura de España. Y es que casi 200 años después del naufragio, en 2007, unos cazatesoros de la empresa Odyssey Marine (Atlantis en la ficción) dieron con el pecio de la Mercedes desatando así un conflicto internacional que se saldó con la vuelta del tesoro a puerto español.

Foto: La serie está ambientada en 1804, poco tiempo después de que España empezase a usar la bandera tal y como la conocemos. (Movistar)

La de 'La Fortuna' es la historia de un grupo de funcionarios que tuvieron que enfrentarse a una aventura en la que había piratas y botines submarinos, pero también abogados e intereses geopolíticos. Basada en el cómic ilustrado por Paco Roca 'El tesoro del Cisne Negro', la serie ofrece un relato que no dista mucho de la realidad. No obstante, el autor de la novela gráfica en la que está basada es el verdadero protagonista de aquella batalla judicial que se libró hace poco más de una década.

Hoy, Guillermo Corral, aquel funcionario encargado de devolver el tesoro de la Mercedes a España, es el embajador de nuestro país en Estonia y desde allí nos atiende para hablar de la aventura que un día vivió y que hoy se ha convertido en producto televisivo.

PREGUNTA. ¿En algún momento de todo aquel proceso judicial llegaste a pensar que de aquello podría salir una serie de televisión?

RESPUESTA. Lo que pensé es que era algo muy cinematográfico. La historia tenía ritmo y elementos de una producción audiovisual. Eso explica que cuando decidí contar la historia lo hice en forma de cómic y no en un libro o en un reportaje, que también lo pensé. La idea estaba ahí, pero lo que no esperas es que le vaya a llegar a un director como Alejandro Amenábar y que él quisiera adaptarla. Eso fue una sorpresa sobrevenida y estupenda.

P. ¿Y cómo se siente uno siendo adaptado a la televisión por Alejandro Amenábar?

R. Alejandro llegó a esta historia por interés propio, la leyó y le enganchó. Tuvimos una reunión y enseguida vimos que la entendía y la hacía suya. Y yo creo que eso se ve en pantalla. Su gran mérito es recuperar la emoción y el sentimiento de aventura, pero haciéndolo de una forma adulta. Consigue que una historia que transcurre en una oficina y entre papeles sea tan evocadora como una batalla. Y yo creo que Alejandro logra ese espíritu, el de Tintín, el de las películas de piratas, el de Spielberg… y eso el público lo va a descubrir y disfrutar.

placeholder Álvaro Mel y Ana Polvorosa son los protagonistas de 'La Fortuna'. (Movistar+)
Álvaro Mel y Ana Polvorosa son los protagonistas de 'La Fortuna'. (Movistar+)

P. ¿Y te reconoces en tu alter ego televisivo a pesar de la juventud de Álex Ventura (interpretado por Álvaro Mel)?

R. Algo hay. Es verdad que cuando yo escribí al personaje escogí que fuera más joven de lo que yo era entonces porque es útil que la historia se vea a través de los ojos de alguien que es nuevo en ese mundo y acompañarle en ese descubrimiento. Yo, en realidad, tenía treinta y tantos años y llevaba ya un tiempo como diplomático. Pero sí me reconozco. Es más, en el poster promocional, el personaje que interpreta Álvaro Mel sale con una gabardina que es idéntica a la que me he comprado hace unas semanas. Ellos evidentemente no lo saben, pero se nota que me tienen calado.

P. No eras un novato como Álex Ventura, pero la aventura de recuperar el tesoro de La Mercedes te pilló recién llegado al Ministerio de Cultura, ¿no?

R. Sí, me pilla recién llegado al Ministerio, pero ya te digo, con diez años de experiencia y recorrido administrativo. En la realidad, el caso había empezado un poco antes de que llegáramos al Ministerio. Era una patata caliente con la que no se sabía muy bien que hacer. No había evidencias de que el pecio en cuestión fuese español. Había sospechas, pero no certezas. Y en el momento en el que nombran a César Antonio Molina ministro de Cultura y yo le acompaño como asesor diplomático, algunos técnicos del Ministerio pensaban que era un barco español y que había reclamar. Pero no se sabía muy bien qué hacer. Era un pleito internacional que iba a costar mucho dinero y podías arriesgarte a perderlo. Al final, fue una decisión política basada en el criterio de los expertos, pero tomada por el ministro.

P. ¿Con otro ministro y en otra época hubiese sido imposible embarcarse en una batalla así? Un año después estalló la crisis económica…

R. Seguro que no. En 2008 no sé, pero en 2010 desde luego yo creo que no hubiera habido capacidad política para tomar esta decisión. César Antonio Molina además era un ministro que llegó al Ministerio con la idea de que la cultura es lo que nos representa en el mundo y lo que conforma un país. Y es el que tomó la decisión, a pesar de que había mucha gente en el Gobierno que no lo veía claro.

placeholder César Antonio Molina en una imagen de archivo. (EFE)
César Antonio Molina en una imagen de archivo. (EFE)

El papel clave de un ministro

César Antonio Molina llevó la cartera de Cultura en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero entre 2007 y 2009. Previamente, había sido el director del Instituto Cervantes. Un hombre de letras que nos reconoce al teléfono que ha tenido que "tomar a lo largo de mi vida muchas decisiones complicadas, pero esta la tuve muy clara". Y coincide con Guillermo Corral: "Si no hubiera tomado aquella decisión no habría pasado lo que pasó. Y era una decisión muy complicada porque íbamos a la contra de las opiniones generales. Pero yo estaba convencido que llevar a cabo este rescate de una propiedad española, de la historia y del honor de los muertos, era lo suficientemente importante como para arriesgarnos".

En 2009, un juez de Florida determinó que el tesoro de la Mercedes le pertenecía a España, pero no fue hasta 2012 cuando fue trasladado a la base aérea de Torrejón de Ardoz. Cerca de 600.000 monedas de oro y plata que se trasladaron al Museo Arqueológico de Cartagena (donde se pueden ver actualmente) y que años más tarde se descubriría que no eran el único botín del pecio.

"Ayudar a corregir un dato de la historia me ha animado mucho"

De aquel proceso judicial, el por aquel entonces ministro de Cultura recuerda que le impresionó que "incluso la armada norteamericana se personó en el juicio apoyando a los abogados que defendían nuestra causa y contra la empresa saqueadora de pecios". Y es que el caso "tuvo trascendencia tanto en Hispanoamérica como en Europa", apunta Molina, que lo llevó "a las cumbres hispanoamericanas y eso concienció a varios países para defender el patrimonio común que son los barcos hundidos".

"Era un tema con una gran trascendencia cultural y había mucha gente que estaba en contra, pero para mí la cultura está por encima de los partidos", dice el escritor y político que recuerda que "incluso un periódico, cosa que sigo sin comprender, se opuso. No comprendo cómo se puede estar en contra del patrimonio de tu país. El honor de tu país está por encima de todo, y nosotros no lo hicimos por una cuestión económica. Además, ayudar a corregir un dato de la historia me ha animado mucho", confiesa Molina.

placeholder Karra Elejalde como ministro de Cultura en la serie 'La Fortuna'. (Movistar+)
Karra Elejalde como ministro de Cultura en la serie 'La Fortuna'. (Movistar+)

El ministro de Cultura de 'La Fortuna' está interpretado por Karra Elejalde, un actor al que César Antonio Molina le gustaría conocer: "Estamos a tiempo. Es un honor que después de haber interpretado a Unamuno, me interprete a mí". En el reparto de los seis capítulos de la serie hay una interesante mezcla de intérpretes españoles entre los que están los mencionados Álvaro Mel y Karra Elejalde, además de Ana Polvorosa, Manolo Solo, Pedro Casablanc o Blanca Portillo. En el bando americano podemos ver los rostros de Clarke Peters, que da vida al abogado Jonas Pierce, y del premiado Stanley Tucci, que interpreta al cazatesoros Frank Wild, el malo de la función que no sé si era tan villano en la realidad.

placeholder Stanley Tucci en la serie 'La Fortuna'. (Movistar+)
Stanley Tucci en la serie 'La Fortuna'. (Movistar+)

PREGUNTA. Guillermo, ¿en la aventura que tú viviste había buenos y malos como en la serie?

GUILLERMO CORRAL. Pues mira, sí. A ver, los malos no eran malos malísimos de película, pero buenos no eran. Ellos se envolvían en la bandera de la arqueología cuando realmente era una empresa que quería hacer dinero de forma especulativa con las acciones y no tanto con el valor real de lo rescatado. No niego que el fundador, que era un tipo bastante carismático, tuviera cierto espíritu aventurero, pero utilizaron métodos poco respetuosos y se dedicaron básicamente a aspirar el fondo marino y a llevarse las monedas destrozando mucho patrimonio.

P. ¿Y tú no te sentías un poco Indiana Jones o Tintín?

R. Cuando estás metido en ello estás en ello, pero si tienes cierta sensibilidad literaria hay momentos en los que vas como anotando, aunque no te permites mucho porque estás en lo que estás. Yo tengo apuntes, fotos y dibujos de dónde estaba el tesoro, de cómo eran los guardias de seguridad, del juicio. Apuntes que usó Paco Roca para el cómic.

placeholder Guillermo Corral, embajador de España en Estonia y protagonista real de 'La Fortuna'. (Cedida)
Guillermo Corral, embajador de España en Estonia y protagonista real de 'La Fortuna'. (Cedida)

P. Imagino que te cayera una historia como esta no entraba en tus planes como diplomático ¿no?

R. Obviamente no te esperas que pase esto, pero luego la realidad es que siempre ocurren cosas. Esta fue especialmente aventurera porque ir al rescate de un tesoro se sale de lo normal, pero pasan cosas interesantes casi todos los días.

P. ¿Cosas con potencial de convertirse en una serie de televisión?

R. Bueno, pasan muchas cosas. Igual no descartamos que haya segunda parte [risas]. Pero, de verdad, una de las cosas más bonitas de la carrera diplomática es que estamos en muchos escenarios y estás en contacto con grandes historias. Esta es una historia de primera, pero preguntas a cualquier diplomático y el que no ha estado en un terremoto, ha estado en una guerra civil, en un volcán o en un gran conflicto político.

P. ¿Llegaste a hacer carrera de esta aventura?

R. No, ni para mí ni para la gente que trabajó conmigo. No me quejo de la carrera que he tenido, pero lamentablemente en España no somos muy buenos a la hora de reconocer las cosas que hacemos bien y valorar a los grandes expertos que tenemos. A mí me ha ido bien, pero aquel caso no me sirvió de mucho a nivel carrera, más allá de la satisfacción de haberlo resuelto.

P. Bueno, y que de ahí salió una de las mejores novelas gráficas de los últimos años y una serie de televisión. Tampoco es poca cosa…

R. Bueno, eso es una satisfacción mucho mayor que cualquier otra cosa.

P. Por cierto, la tuya, la de 'El tesoro del Cisne Negro' y la de 'La Fortuna', de Amenábar, es una historia con piratas (actuales y pasados), tesoros, conflictos internacionales… Y de estas en España no tenemos pocas. ¿Todavía hay que abrir camino en el audiovisual español?

R. Sin duda. España ha estado presente en medio mundo durante cientos de años y hay gran cantidad de historias de grandes hazañas, derrotas y de todo. Hay grandes historias personales, aventuras, logros científicos… Acompañados a veces de abusos y de graves problemas, pero en general una historia muy rica. Lo que pasa es que hemos tenido unos 200 años muy malos entre el siglo XIX y XX y luego hemos coincidido con una etapa de dominio anglosajón terrorífico que ha sepultado una historia en la que hay infinidad de aventuras que contar.

El redactor recomienda